Cultural

  • El penalti de Baggio

    Ayer aproveché el Día de los Enamorados para hacerle a mi chica una gélida confesión. “Tengo miedo”, le dije mientras compartíamos tostadas en el salón...