La falta de Zaire

Quizá el momento más divertido y estrafalario de la historia del torneo fue el vivido en el Mundial de 1974 en Alemania en el partido entre Brasil y Zaire. La primera selección del África negra que participaba en un Mundial había comenzado su participación mundialista con decencia frente a Escocia (0-2), para ser destrozada en su siguiente partido por los yugoslavos (0-9). Se especulaba con qué le haría la potente Brasil a los zaireños. Incluso el presidente Mobutu Sese Seko, que pretendía utilizar a la selección zaireña como elemento propagandístico de su régimen dictatorial, amenazó a sus jugadores con un contundente ‘si pierden por más de tres goles, mejor que se queden en Alemania‘. Pero al final lo que quedó del partido para la posteridad no fue el resultado (tres a cero para la canarinha, por lo que los jugadores zaireños pudieron volver a su país), sino la estrambótica acción del zaguero africano Ilunga Mwepu, quien de repente sufrió un trastorno mental transitorio y pateó hacia el limpio cielo el tiro libre que debían lanzar los sudamericanos. Todo un momento irrepetible.

Matemático profesional, lector empedernido, escritor ocasional y esforzado blogger, se enamoró del fútbol como fuente de momentos inolvidables y como metáfora de la vida. Nada mejor que un buen debate sobre tal o cual jugador, golazo o táctica, y nada peor que el fanatismo, la polémica gratuita o el cotilleo. Apasionado de las viejas historias sobre enfrentamientos míticos y leyendas del balón que no tuvo ocasión de conocer, guarda en su memoria muchos goles y partidos con la sensación de que fue un privilegio vivirlos (ramon.flores@diariosdefutbol.com).

1 Comentario

  1. Javi

    7 de junio de 2018 a las 11:45 pm

    Detras de esta acción debe estar algo relacionado con las casas de apuestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *