La primera de Gibraltar

Todo surgió hace ya más de noventa años. Dos siglos después del Tratado de Utrecht y apenas una década más tarde del levantamiento de la popular ‘verja’ en el istmo que separa la península de Gibraltar del municipio de La Línea, un grupo de aficionados al football del pequeño territorio británico del sur de la Península Ibérica, decidieron que quizá había llegado el momento de medir fuerzas con algún rival de la vecina España. Cansados de retarse siempre con los mismos, en el mes de abril de 1923 aquellos intrépidos gibraltareños decidieron emprender camino hacia Sevilla, con el firme objetivo de enfrentarse al Sevilla FC. En la capital hispalense el combinado de Gibraltar disputó dos encuentros, cayendo derrotados en ambos por 2-0 y 5-0. La diferencia de nivel con un club de la envergadura del sevillano era evidente. Sin embargo, y pese a los pobres resultados obtenidos en su aventura allende la verja, aquel doble enfrentamiento con el cuadro sevillista sirvió de semilla para lo que estaba por venir y que hace apenas un puñado de años, pasado ya casi un siglo desde el histórico viaje, acabó definiéndose por fin de manera oficial.

Reunido en San Petersburgo en el otoño de 2012, el Comité Ejecutivo de la UEFA tomó la decisión de reconocer y admitir como miembro del máximo organismo futbolístico europeo a la Federación Gibraltareña de Fútbol (Gibraltar Football Association), como consecuencia de una sentencia del Tribunal Europeo de Arbitraje Deportivo y en contra de la firme postura de oposición del Gobierno español, que ya había advertido meses antes de forma expresa que España no renunciaría a su soberanía sobre el Peñón y que examinaría con detenimiento la decisión del Comité. Era el primer paso. Dicha decisión fue definitivamente ratificada unos meses más tarde en Londres por el XXXVII Congreso Ordinario de la UEFA con un aplastante resultado de 52 votos a favor y uno en contra: precisamente el de la delegación española.

Hasta entonces, el modesto bagaje internacional del equipo de Gibraltar se había limitado a partidos amistosos de todo tipo y color, incluyendo sus habituales participaciones en exóticos torneos no oficiales como la FIFI Wild Cup o los Island Games, una suerte de juegos olímpicos no oficiales y no reconocidos por ningún organismo federativo en la que selecciones de territorios como las Islas Shetland (Escocia), la Isla de Rodas (Grecia), las Islas Åland (Finlandia) o la Isla de Wight (Inglaterra) miden sus fuerzas y dan rienda suelta a su instinto competitivo e identitario. Gibraltar se alzó con el triunfo en el torneo de fútbol en la edición de 2007, al imponerse en la final por 4-0 al combinado de la isla de Rodas.

La primera participación oficial de la recién nacida selección gibraltareña se produjo con motivo de la fase de clasificación para la Eurocopa de 2016. Fue un 7 de septiembre de 2014 y el partido hubo de disputarse en el estadio Algarve de Faro (habitual sede de los partidos de Gibraltar), al no cumplir las instalaciones del Peñón con los requisitos mínimos impuestos por UEFA para partidos oficiales. Polonia arrasó por siete goles a cero a los de Jeff Wood en su debut. Fue la primera de un rosario de goleadas en una fase que se saldó con diez derrotas y tan solo dos goles anotados, uno frente a Escocia en Glasgow y otro frente a Polonia en Varsovia.

La fase clasificatoria para el Mundial de Rusia corrió por derroteros similares para los gibraltareños. Apenas tres goles a favor y una indiscutible última plaza del grupo con un total de cero puntos. Como resultado más meritorio cabe destacar las ajustadas derrotas (3-1 y 1-2) frente a la selección de Chipre, penúltima clasificada del grupo.

Pese a los duros resultados cosechados en sus dos primeras aventuras en competición oficial, Gibraltar continua dando pequeños pasos en su idea de hacerse un nombre en el panorama futbolístico europeo. Tras haber conseguido salir de la clandestinidad en la que llevaban casi un siglo confinados, el hecho de tener su sitio en las fases clasificatorias ya es un pequeño gran triunfo para la modestísima federación gibraltareña. Su historia continuará escribiéndose con calma. Con muy pequeños y casi insignificantes pasos. Como el que ayer dio tras derrotar en el Estadio Victoria a la selección de Letonia en partido amistoso por un gol a cero (Liam Walker de falta directa), en el que es el primer triunfo de su historia desde que fue oficialmente reconocida por la FIFA en 2016.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *