La oferta de Jesús Navas

Hace poco un amigo me dijo que el periodista Roberto Gómez sigue manteniendo como cierto lo de que Navas recibió en su momento una oferta para jugar en la Premier pudiendo mantener su residencia en Sevilla. A mí esta actualización sobre una de las noticias que más escándalo trajo a la opinión pública futbolera, me interesó relativamente. No teniendo un deseo particular por confirmar la veracidad de los hechos y dado que, cuando se me reveló el apunte me estaba tomando un batido, seguí con lo mío casi sin inmutarme. Eso sí, la evocación del suceso me obligó aclararle a mi interlocutor que, más allá de que fuese o no verdad, esto de entrenarse en un sitio para jugar en otro ya había pasado antes. En concreto, en 1950.

Aquel año, el Liverpool y el Arsenal jugaron la final de Copa. Ganó el Arsenal, por cierto. Pero lo curioso de todo esto es que el capitán que levantó el trofeo, Joe Mercer, entrenaba con el Liverpool. Lo hacía desde que el Everton le traspasó al conjunto londinense. Dado que nunca jamás se mudó a Londres y siguió viviendo en un resort a unos diez minutos de la ciudad de Liverpool, se entrenaba cada día como si fuera uno más de la plantilla del club de Anfield y, al llegar el sábado, defendía los colores del Arsenal allá donde tocara. Pese a lo rocambolesco de la situación, la cosa no le fue mal. Esa temporada del éxito copero, fue elegido jugador del año por la Asociación de Periodistas y todos en el Liverpool se alegraron por ello. Ahora bien, antes de disputarse la mencionada final, se le pidió amablemente que lo de la preparación, mejor que lo hiciera solo. Todavía en Anfield, eso sí, pero solo.

También Albert Stubbins, mítico delantero del Liverpool, había intentado hacer la misma unos años antes. Para ser exactos, en 1948. Siendo originario de Newcastle, pidió entrenarse con el club de su ciudad. El follón no fue pequeño aunque al final hubo acuerdo. Después de varios meses de negociación. Y todo para que Stubbins se pasara más tiempo lesionado que en el terreno de juego. Quizás el hecho de haberse puesto a punto por su cuenta hasta la resolución del conflicto, le pasó factura. O quizás fue cuestión de mala suerte. Por cierto, que a Joe Mercer tampoco le fue mucho mejor porque se acabó rompiendo una pierna jugando precisamente contra el Liverpool.

No sé si Navas hubiese corrido el mismo infortunio en caso de haber aceptado la supuesta proposición que Roberto Gómez afirmaba (y afirma) que había recibido pero, lo que sí sabemos es que, de haberse confirmado la exclusiva, no hubiese sido el primero en hacer eso que produjo tanto revuelo. Por lo menos, que yo conozca, hubo dos antes que él. Y no eran malos.

FOTO | Independent

Contacto: juan.liverpool@gmail.com

3 Comments

  1. Grada Sur

    14 de marzo de 2018 a las 1:00 pm

    Uff, ese haya/allá.

  2. Fallero

    14 de marzo de 2018 a las 1:09 pm

    Haya donde tocara… por favor que me duelen los ojos xD

  3. Juan Liverpool

    14 de marzo de 2018 a las 11:05 pm

    Disculpad, que el corrector nos ha jugado una mala pasada. Tenéis toda la razón. Suerte que los editores han estado rápidos. Estaré más atento la próxima.