Los 160 de Coutinho

Tras la confirmación oficial, la primera pregunta era más que obligada. ¿Vale realmente Philippe Coutinho (Río de Janeiro, 1992) los 160 millones de euros, 120 más 40 en variables, que ha pagado el FC Barcelona por hacerse con sus servicios? Poniendo sobre la mesa el dato de que se trata del segundo fichaje más caro de la historia, tras Neymar y sus 222 millones de euros y a la espera de que se formalice el traspaso de Kylian Mbappé al PSG el próximo verano, todo apunta a que el precio del centrocampista brasileño es absolutamente desproporcionado. Ni está a la altura futbolística de Neymar, ni tiene la capacidad de resolver partidos que sí tiene el exbarcelonista. Tampoco tiene el recorrido que sí tiene, o debería de tener, el jovencísimo Mbappé. Sí, es verdad que es un jugador de enorme creatividad, vertical, muy rápido y con una capacidad asociativa que encaja, a priori, a la perfección con el ADN azulgrana. Es, además, un notable goleador. Llega al Camp Nou como autor de siete goles en la actual temporada con el Liverpool. ¿Suficiente para disparar su precio teniendo en cuenta que no podrá jugar en Champions League la presente temporada?

La razón más convincente de todas las que se han puesto sobre la mesa para justificar su sobreprecio es el previsto declive paulatino de Andrés Iniesta. El manchego, que solo ha ha escuchado el pitido final sobre el césped en un único partido de Liga en lo que llevamos de campaña, emboca la inevitable cuesta abajo de su carrera. En mayo hará 34 años y la llegada de Coutinho arroja algo de luz para ese futuro cercano, casi inmediato, en el que el pequeño interior de Fuentealbilla necesite dosificar su abrumador talento con cuentagotas. La posición de interior izquierdo parece, en principio, que será consagrada al fútbol del exjugador del Liverpool, Inter o Espanyol. Debería ser, por lógica posicional, el relevo generacional de Andrés.

Sobre la mesa quedan las dudas que probablemente acaban despejadas si el brasileño consigue acoplarse con celeridad y dejar para el recuerdo unos primeros partidos brillantes como futbolista del Barça. ¿Por qué no se cerró su contratación antes de su renovación con el Liverpool hace ahora justo un año? ¿Por qué precisamente ahora, sin posibilidad de jugar competición europea y con la Liga firmemente encarrilada a favor de los de Ernesto Valverde? ¿Miedo a un Mundial estratosférico el próximo verano que elevase su precio, por imposible que parezca, aún más? ¿En qué posición quedan dentro de la plantilla los Arda (defenestrado desde hace tiempo), Rafinha, Denis Suárez o André Gomes tras la llegada del carioca?

Lo que parece innegable es que la llegada de Philippe Coutinho, más la vuelta al césped del inédito Ousmane Dembélé, devuelve la idea de un Barça todavía más temible, dictatorial en la competición liguera y que ha dado muestras más que probadas de haber superado la tristeza post-Neymar. Aunque el coste del tratamiento antidepresivo haya sido disparatado.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

12 Comments

  1. Juni

    8 de enero de 2018 a las 4:28 am

    Arda lleva dos años siendo un exjugador, y André Gomes no tiene el nivel ni para ser suplente. Rafinha tiene que enlazar un ciclo largo sin lesiones para poder llegar a ser un jugador fundamental en este Barḉa, y Denis Suárez todavía está verde aunque sea necesario como fondo de armario.

    El precio es desproporcionado, pero la necesidad de un jugador así es evidente. ¿Iniesta para Champions y Coutinho para liga y copa?

  2. Taguers

    8 de enero de 2018 a las 11:04 am

    Como puedes decir que Iniesta ha jugado 1 partido si ha jugado 15…

  3. Borja Barba

    8 de enero de 2018 a las 11:31 am

    Mmm… Taguers, quizá estaba mal expresado. Quería decir que ha terminado sobre el césped en un único partido. A ver ahora.
    Gracias.

  4. Marcel

    8 de enero de 2018 a las 12:42 pm

    A mí como futbolista me encanta, pero el precio es un exabrupto, incluso en este mercado. Eso sí, a día de hoy me parece un futbolista más determinante que Dembele, así que más ruido me hace el fichaje del francés.

    Por otro lado, pienso que si Denis Suárez hubiera mostrado algo más de regularidad en las oportunidades que ha recibido, el Barça no habría actuado de forma tan desesperada con Coutinho.

  5. Martí

    8 de enero de 2018 a las 2:21 pm

    Es evidente que el precio es muy elevado, pero si es una locura o no lo sabremos este verano y el siguiente. Algún fichaje de Madrid, United o City este verano puede rondar esas cantidades. Está claro que lo que se adivina de Mbappé es estratosférico pero Coutinho tiene solo 25 años, está en plena madurez y todavía tiene margen de mejora. Es una pieza de relevo generacional que el Barcelona no tenía.

    Creo que el hecho de que llegue ahora se tiene que sacar de la ecuación cuando valoramos este fichaje. Está claro que dado como está la Liga, no era necesario de ahora a junio. Pero si se ha presentado la oportunidad, empezarás la 2018-19 con el futbolista ya en dinámica y con Ernesto buscando y encontrando soluciones y encajes des de ya.

    Como culé, lo que me preocupa es hasta que punto se está hipotecando la economía del club con este desbarre de 140 por Dembélé y 160 por Coutinho. Todos los jugadores que mencionas al final son vendibles. Como mucho uno seguirá en el club en septiembre, creo. Hay que vaciar y dar espacio también a Aleñá.

  6. Asier

    8 de enero de 2018 a las 6:36 pm

    Yo creo que no es adecuado comparar los precios de los fichajes de las últimas dos temporadas con los de años previos porque la burbuja del fútbol europeo ha alcanzado máximos históricos, al menos en lo que a los clubes de élite + Premier se refiere. Derechos de TV, magnates, jeques, fondos de inversión, patrocinadores… Las reglas del juego han cambiado y, como digo, no creo que sea justo juzgar los traspasos actuales con esa vara de medir. Lukaku (85M€), van Dijk (80M€), Higuaín (90M€), Naby Keïta (75M€), Mendy (57M€)… Las referencias para esos clubes son otras.

    Ahora bien, no creo que este tinglado sea sostenible ni deseable y pienso que la burbuja estallará por algún lado. Creo que el fútbol deberá dejar el show en estado puro y volver tarde o temprano a sus fuentes (los aficionados) para ser sostenible.

  7. @Kapo_Tillo

    9 de enero de 2018 a las 8:46 am

    A nivel de pasta echo de menos algún obispo criticando la obscenidad de la cifra y algún reportaje de cuantas quitanieves se pueden comprar con 160 millones de euros. Pero bueno, ya no me sorprenden estas cosas en la que importa más lo que pareces que lo que eres.
    A parte, se pagan 160 millones por un tipo que esta temporada no va a jugar ni copa ni champions. Se le ficha para 15-20 partidos de una liga que ya está ganada. Pero bueno, la inversión evidentemente no es pensando en este curso.

    A nivel futbolístico me parece un fichaje sencillamente BRUTAL. El Barça siempre ha jugado mucho a explotar el pase profundo al lado “débil”, esto es, el contrario del que ocupa Messi. Sólo hay que ver el desempeño este año de Jordi Alba. Ahora ese lado “débil” lo ocuparan Dembelé y Coutinho. El brasileño teniendo mucho fútbol no tiene tanto como Iniesta (cosa nada criticable) pero a nivel de cifras es muy superior al manchego. Vamos, que un lado tienes a Messi y en el otro a dos tíos super desequilibrantes, que por separado ninguno es Neymar, pero juntos al final son dos tipos muy buenos. A nada que el Barça mantenga el control de los partidos, a ver quien defiende eso.

  8. Full Norbert

    9 de enero de 2018 a las 11:53 pm

    Es más que evidente que el precio es obsceno, como lo son los 140 por Dembelé (este todavía más) y los 40 por Paulinho, por mucho que nos haya cerrado la boca a todos a pesar de que sigue teniendo sus defectos, pero ese es otro tema.
    Lo que yo creo es, o bien habría que haberlo fichado en verano pasado o para el siguiente, no veo la necesidad de traerlo ahora cuando ni siquiera va a poder disputar eliminatorias de Copa (primero hay que ganar al Celta, que ojo).
    Si el fútbol siempre ha manejado precios altísimos y los aficionados nos hemos acostumbrado a ello, lo del último año ya es que es algo alucinante e insostenible. Es que no puede ser, se tiene que caer todo este tinglado tarde o temprano. Lo de los 222 por Neymar tenían un pase porque era pago de cláusula y nadie dijo en su día que era una cláusula baja, nadie pensaba que se iba a pagar ese dineral. Pero que el Barça se los deje en sólo dos jugadores (más pasta) que sí, que son muy buenos, pero que no han empatado con nadie pues… Creo que el error es traer a Dembelé por ese dinero, más si se ponía a tiro como se ha puesto Griezmann, en fin, un lío todo.

  9. sebas.ra

    11 de enero de 2018 a las 3:26 am

    La apuesta del Barcelona con esta contratación, creo yo, es que Coutinho mejore su nivel futbolistico notoriamente. Por “suerte” ( pongo en comillas porque no es suerte) el mundial es una oportunidad para que Coutinho eleve sus cifras y así, complementario a lo que el Barcelona propone con el, el proximo verano puedan valorizarlo mas en lo que lo han comprado. Igual no deja de ser algo raro por así decirlo, pagar tanto por alguien que quizá no tenga las habilidades que otros, pero el Barcelona siempre piensa a futuro ( Apoyo la idea que sustentas de Iniesta) y creo que le dio en el clavo.

  10. mhm

    23 de febrero de 2018 a las 9:58 am

    Coutinho merece los 160 millones y estoy seguro de que los rentabilizará.

  11. mhm09

    23 de febrero de 2018 a las 9:58 am

    Coutinho merece los 160 millones y estoy seguro de que los rentabilizará.

  12. mhm09

    23 de febrero de 2018 a las 9:58 am

    coutinho ha llegado para ganar títulos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *