Una generación consagrada

Es habitual mirar con cierta condescendencia a nuestras selecciones inferiores. No importa demasiado lo que hagan ni los resultados que obtengan porque no se entienden como algo definitivo, sino simplemente como una premonición o advertencia de lo que en un futuro cercano está por llegar en la absoluta.. Pero esa permisividad, fruto por un lado de la falta de interés y, por otro, de la confianza en que el margen de mejora de futbolistas que apenas han sobrepasado la veintena sea lo suficientemente amplio como para redireccionar sus pobres rendimientos, desaparece en determinadas ocasiones. La expectación levantada por algunas generaciones cada cierto tiempo vence a la habitual intrascendencia que suele rodear a los torneos de categorías inferiores. Y no puede ser de otro modo cuando todos los integrantes del once tipo de una selección de categorías inferiores son jugadores decisivos, o al menos indiscutibles, en sus respectivos equipos. No tengo el recuerdo de una selección sub lo que fuese en la que su once titular habitual estuviese formado por jugadores que llegasen a la convocatoria siendo tan decisivos en sus equipos de origen.

Kepa Arrizabalaga ha compartido titularidad en la pasada temporada en la portería del Athletic con Gorka Iraizoz, pero dicho reparto de minutos estuvo más justificado por hacer más progresiva la aclimatación del meta de Ondárroa a la máxima categoría que por rendimiento real bajo palos. Nadie duda de que la portería de San Mamés será suya a partir de la próxima campaña. Ya ha sido citado por Lopetegui.
Hector Bellerín, que ya ha debutado con la selección absoluta, lleva ya dos años siendo dueño y señor del lateral derecho del Arsenal. Su excelente rendimiento en Inglaterra le ha colocado como objeto de deseo del FC Barcelona, de donde ya saliese destino Londres con apenas dieciséis años, para reforzar una de las posiciones más débiles de su plantilla.
Jorge Meré, con veinte años recién cumplidos, ha sido el líder de la defensa del Sporting en la temporada recientemente terminada. Habitual de todas las selecciones inferiores, su futuro parece que está lejos del Principado. Valencia y Málaga ya llaman a su puerta con insistencia.
Jesús Vallejo, del 97 como Meré, llamó la atención del Real Madrid cuando aún era juvenil y comenzaba a despuntar en La Romareda. Una primera temporada cedido en el Zaragoza y una segunda haciendo méritos en la Bundesliga y siendo uno de los defensores más destacados en el Eintracht han sido suficientes para que Zidane se plantee su incorporación a la plantilla del campeón de Europa.
Jonny, uno de los veteranos del equipo de Celades, acumula ya tres tres temporadas y media como lateral izquierdo indiscutible en el Celta. Su experiencia al máximo nivel está más que acreditada y tras su excelente rendimiento en Balaídos ya hay varios clubes españoles y de otros países de Europa interesados en sus servicios.
Saúl Ñíguez es, probablemente, el jugador más resolutivo de esta selección que compite en Polonia y absolutamente decisivo en los planes de Simeone en el Atleti. Es ya, a sus veintidós años, un jugador consagrado en la Champions y un futbolista por el que cualquier gigante de Europa estaría dispuesto a pujar. Su partido de semifinales ante Italia será de los que se recuerden con el paso del tiempo.
Marcos Llorente, capital esta temporada en el excepcional rendimiento del Alavés finalista de Copa. Ha necesitado sentirse importante en su equipo para despegar definitivamente hacia aquello que ya apuntaba desde tiempo atrás. Tal es su momento, que a nadie le extrañaría que el Madrid apostase por incorporarlo definitivamente a filas.
Dani Ceballos es pura fantasía con el balón en los pies. El centrocampista bético pasó unos meses complicados mientras Poyet estuvo de inquilino en el banquillo verdiblanco, pero el cambio de entrenador supuso un repunte en su progresión. Con la tranquilidad de saberse capital en la selección, su rendimiento en Polonia está siendo sobresaliente. Tanto, que ya suena como posible sustituto de Luka Modric en el Bernabéu.
Marco Asensio llegó a este europeo siendo ya un jugador intocable, dentro de su rol de meritorio, en todo un Real Madrid. Su proyección ha sido intachable durante toda la temporada, hasta el punto de acabar coronándose como goleador en la final de Cardiff. Uno de los más evidentes pilares del Madrid que está por venir.
Sandro apenas tiene veintiún años, pero parece que lleva un lustro compitiendo en la elite. Después de ver como las puertas se le cerraban en el Camp Nou ante la abrumadora competencia en su puesto, Málaga fue la estación de su redención. Su final de temporada, tras un comienzo algo dubitativo, ha sido superlativo. Goleador y, sobre todo, creador de ocasiones. Es ya pieza codiciada en el mercado.
Gerard Deulofeu es ya el jugador español con más partidos acumulados en la historia de la selección sub 21. Tiene muchos kilómetros recorridos y en equipos de muy diversa índole. Barcelona, Everton, Sevilla, Milan… Pocos jugadores de este torneo, por no decir ninguno, acumulan la experiencia en la más alta competición del atacante de Riudarenes. Importante en el Milan, se especula con su vuelta a Can Barça desde hace meses.

Como el combinado de la cita de Israel en 2013 (Nacho, De Gea, Illarra, Thiago, Carvajal…), el de Dinamarca en 2011 (Azpilicueta, Parejo, Javi Martínez, Mata, Ander Herrera…) o aquel de Rumanía en 1998 (Guti, Valerón, Angulo, Míchel Salgado…), este equipo de Polonia 2017 ha captado la atención del aficionado en ese mes de esparcimiento y desconexión futbolística que siempre sigue a la conclusión de cada temporada. Pero a diferencia de aquellos equipos, campeones continentales de sus respectivas citas, este que hoy dirige Albert Celades es ya una realidad y una suma de individualidades perfectamente asentadas. Espera la final del próximo viernes frente a Alemania. Espera la dedicatoria especial, cumpliendo así la promesa, para Yeray Álvarez. Espera la gloria para un grupo que está ya preparado para todo lo que esté por venir.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *