Parma, de pronto llegaron ellos

Captura de pantalla 2014-02-09 a la(s) 23.45.10

Cuando el fútbol italiano dominaba Europa con mano firme y chequera poderosa, nosotros aún acabábamos de salir de la adolescencia. Asistimos a las exhibiciones del Milan de Sacchi y los holandeses cuando todavía éramos unos niños y el fútbol nos interesaba de manera relativa, compartiendo espacio en nuestra organización cotidiana con los Lego o los Masters del Universo. Quizá por eso, por oír a nuestros mayores alabar las excelencias de aquel equipo que había despedazado sin remordimiento la enésima avanzadilla madridista en busca de la añorada Copa de Europa, el fútbol italiano era visto como una especie de ogro tenebroso y voraz. Recuerdo a mis primos mayores lamentarse y hablar con una mezcla de respeto, admiración y envidia de un equipo de fútbol que a mí, ajeno a toda aquella película, me parecía casi mitológico. Fue también la época en la que el FC Barcelona se hizo con los servicios de un tal Michael Laudrup, una estrella que languidecía en aquella Juventus huérfana de Boniek y Platini. Fueron además los extraños años en los que algunos conocidísimos jugadores españoles, como Martín Vázquez o Ricardo Gallego, se marcharon hacia el Calcio dejando atrás un futuro probablemente más estable en la liga española y condenando sus carreras en un fútbol en las antípodas del nuestro.

A mí, que todas aquellas noticias me llegaban un poco en sordina y medio de refilón, Italia comenzaba a parecerme un país asombrosamente fascinante, precisamente en esa etapa de la vida en la que como algo te asombre y te impacte, lo termina haciendo para siempre. Tal vez por eso, cuando ya entrada en mi adolescencia el fútbol comenzó a ocupar una parte muy generosa de mi tiempo y mi atención, el primer lugar hacia el que dirigí la vista fue Italia, el país que acababa de acoger mi primer gran Mundial.

Las páginas de la histórica Guerin Sportivo, que a Bilbao llegaba con cuentagotas, se terminaron por convertir en mi lectura de cabecera en aquellos años pre-Internet. Cada dos o tres semanas desfilaban ante mí los Maldini, Roberto Baggio, Signori, Bergomi, Vialli… las grandes estrellas de los grandes equipos eran los principales protagonistas de las páginas de la Guerin. Hasta que llegaron ellos. Con sus atípicas y vibrantes camisetas amarillas y azules, con sus onces repletos de futbolistas hasta entonces desconocidos, con esa firme apuesta por torpedear el orden establecido.

Captura de pantalla 2014-02-10 a la(s) 00.25.35

Con el músculo financiero de la por entonces poderosa Parmalat y bajo la dirección técnica de Nevio Scala, el Parma AC irrumpió en la Serie A con la fuerza de un tornado. Apenas unos meses después del primer ascenso de su historia a la máxima categoría del fútbol transalpino, el Parma coronaba un año de éxitos con la sexta posición final en la clasificación liguera. Era la puerta del continente. La llave para el que sería el escenario más exitoso del club de la Emilia-Romagna. Porque si por algo se recuerda al Parma de la década de los noventa es por una cadena de éxitos europeos sin precedentes en la historia del fútbol continental. La Coppa de Italia del año 92 fue supuso el primer título de su historia. Luigi Apolloni, Antonio Benarrivo y Lorenzo Minotti, que acabarían siendo internacionales, ya destacaban en la defensa de aquel equipo. El sueco Thomas Brolin y Alessandro Melli aportaban el gol. Sobre aquella sólida base, Parmalat comenzó a inyectar liras sin reparar en gastos. Llegó el Tino Asprilla y, con él, el primer título europeo: la Recopa de 1993. Aquel éxito sin precedentes en un club que tres años atrás peleaba los cero a cero en el campo del Catanzaro o de la Triestina, disparó la euforia y terminó por desatar una tendencia que a la larga terminaría siendo devastadora. Parmalat decidió hacer del Parma la nueva referencia del fútbol italiano. Gianfranco Zola, Néstor Sensini, Dino Baggio y Fernando Couto apuntalaron la plantilla del campeón de la Copa de la UEFA de 1995. La ambición parecía no tener límite. Y la década no iba a terminar sin ver de nuevo al Parma levantar un título continental.

parma-coppa

Con una plantilla profundamente renovada en la que sobresalían los nombres de Gigi Buffon, Fabio Cannavaro, Hernán Crespo, Lilian Thuram, Enrico Chiesa o Juan Sebastián Verón, el Parma repitió éxito al levantar la Copa de la UEFA de 1999. Sería, esta vez sí, su último título europeo. La resaca del éxito aún alcanzó para ganar otra Coppa en el año 2002. Pero el equilibrio logrado durante la década de los noventa comenzó a dar síntomas de podredumbre. Las desproporcionadas inversiones multimillonarias de Parmalat acabarían destapando un escándalo financiero que terminó llevando a la bancarrota al gigante de la industria de la alimentación. Con Parmalat, se hundió el Parma. Era el año 2004, y el glorioso Parma Associazione Calcio se veía obligado a renombrarse como Parma Football Club, desprendiéndose de sus mejores futbolistas para hacer frente a las cuantiosas deudas acumuladas, al mismo tiempo que abandonaba las camisetas amarillas y azules para recuperar el tradicional uniforme blanco con la cruz negra.

El fútbol en el Ennio Tardini no volvió a ser igual. El club llegó incluso a perder su sitio en la Serie A en la temporada 2007-08, tras dieciocho años consecutivos entre los grandes del país, aunque no tardó en recuperarlo apenas una temporada más tarde. A día de hoy, Parma ha recuperado el pulso, se ha estabilizado en la máxima categoría y aspira a volver a competir en Europa más pronto que tarde. Más de veinte años después de que llegaran ellos. Los que se empeñaron en cambiar el orden establecido en el fútbol italiano.

Puedes comprar camisetas del Parma AC, del Parma FC y de cientos de equipos más en Classic Football Shirts, la tienda online especializada en camisetas de fútbol de todo el mundo.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

19 Comments

  1. Dr. K

    12 de Febrero de 2014 a las 11:36 am

    El Parma ya tenía un jeque antes de que fuera mainstream 🙂

    Una curiosidad del Parma, que no recuerdo haber visto en ningún otro equipo, es que, en los casi 8 años y pico que pasaron desde que ganó la Supercopa Europea de 1993 hasta que ganó la Coppa Italia de 2001-2002, fue el único equipo que tenía más trofeos continentales que domésticos (ignorando trofeos domésticos menores).

  2. pavel

    12 de Febrero de 2014 a las 12:20 pm

    Qué rocosos eran, recuerdo que el Athletic de Irureta casi los elimina con un chut al poste de Óscar Vales (después de eliminar al Newcastle). Chiesa, Asprilla y Zola eran muy buenos, pero mi favorito era Sensini por el nombre tan musical que tenía, no por cómo jugaba, ya que en realidad era nocivo para la vista.

  3. Borja Barba

    12 de Febrero de 2014 a las 12:35 pm

    Otro detalle. El Parma sigue siendo el cuarto equipo italiano con mayor número de títulos europeos por detrás sólo de Milan, Juve e Inter.

  4. pavel

    12 de Febrero de 2014 a las 1:21 pm

    Lo que no entiendo muy bien es eso de la refundación. ¿Se refundaron sin bajar de categoría?

  5. Antonio

    12 de Febrero de 2014 a las 1:42 pm

    Qué grande ese Parma. Entonces ha sido refundado? O como ha sido eso? No tenía ni idea de que ya no se llamaban Parma AC.

  6. bazkidea

    12 de Febrero de 2014 a las 4:10 pm

    Estuve en los dos partidos, en San Mames, ganando con gol del cuco y en el partido de vuelta en el Ennio Tardini.

    Pa allí que fuimos 4 amigos en el coche del padre de uno, con 20 años, 4 duros y durmiendo dos días en el coche…. Que ilusión teníamos de eliminar al Parma, entonces líder en el calcio, tras eliminar al Newcastle que estaba intratable en la premier.

    Menudo equipazo tenían, en defensa Benarrivo, Mussi, Apolloni, Couto, Sensini de medio centro, Dino Baggio medio punta llegador, GianFranco Zola estrella absoluta… Asprilla..

    Y el frio que pasamos en la grada… esperando el gol que nos diera el pase (perdimos 4-2) de Julen, Cuco Ziganda…. A punto estuvo Andrinua al final….. pero no pudo ser….

    También el Athletic tenía un buen equipo, Andrinua, Urrutia, Larrazabal, Guerrero, Ziganda, Goikoetxea, Garitano…

    Seguimos esperando celebrar algo…

    Aupa Athletic

  7. Julen Garro

    12 de Febrero de 2014 a las 8:05 pm

    Hola Borja, soy un joven de Bilbao gran aficionado al futbol y al Athletic, que tiene desde hace tiempo varias camisetas fichadas en classicfottballshirt.com
    El problema es que siempre he sido muy esceptico con esto de las compras via internet, y como tu controlas, quisiera que me informaras un poco sobre esta web si eres tan amable.
    ¿Cuanto tardan en mandarte el pedido?
    ¿Es 100% segura?
    ¿No se equivocaran con el pedido o asi, y en tal caso, se podria reclamar?
    ¿Hay que registrarse para hacer un pedido?
    Muchas gracias

    PD: Muy grande el articulo, es una pena la enorme decadencia que ha sufrido el Calcio.

  8. Leon

    12 de Febrero de 2014 a las 8:11 pm

    El Parma es un equipo que siempre me resultó muy cercano. Quizá por esa capacidad de hacer frente a los grandes monstruos del calcio desde una ciudad pequeña. Las similitudes con mi equipo son muy evidentes. Incluido el golpe bestial con la realidad.
    Tuvo su dirección deportiva un ojo increible fichando jugadores, aparte de las toneladas de liras que ponía la familia Tanzi de Parmalat sobre la mesa. Y es que ganó 2 UEFAS, una si recuerdo haber visto los dos partidos contra la Juve y la final que palmó con el Arsenal de Graham en Dinamarca, un partido terrible de ver.

    El problema específico que tuvo su dueño Parmalat, para el que quiera curiosear sobre el enorme fraude financiero que supuso:
    http://www.wharton.universia.net/index.cfm?fa=viewArticle&ID=719

  9. Kurono

    13 de Febrero de 2014 a las 10:10 am

    Anterior a eso, el Napoli de Maradona había sido el primer club en romper el “Stablishment” italiano, de la mano de un ambicioso presidente que no le tembló el pulso de pagar por “El Die” todo el dinero que el Barcelona le pedía (el fichaje más caro de la época). El Napoli que hasta los 80’s solo poseía una Coppa Italia, se volvió en uno de los rivales a Vencer en Italia y Europa durante finales de los 80’s, si bien fugaz su éxito, aun memorable.

    El Parma fue algo aun más sorprendente: Venía de la nada, debutaba en Serie A y en menos de un lustro ya exhibía títulos europeos, contaba con cracks como Zola, Asprilla, Dino Baggio o Sensini y miraba a la cara a los titanes del Calcio. Luego pasó lo que pasó. Al menos no sufrió el horrible destino del Deportivo (ser un equipo ascensor) o el del Leeds United (estar ahí abajo todo el tiempo).

    Leon, la final perdida ante el horroroso (entonces) “Boring Arsenal” fue de la extinta Recopa de Europa. 8 títulos oficiales (2 UEFA’s, 1 Recopa, 3 Coppas, 1 Super Copa de Europa y 1 Super Copa Italian) y 2 subcampeonatos (uno de Recopa y otro de Liga), en tan solo ocho años (del 94 al 2002). Todo fue alegría para la Familia Tanzi y la ciudad de Parma mientras la farsa Parmalat duró. Y ahí, una de las razones de la decadencia del Calcio.

  10. Borja Barba

    13 de Febrero de 2014 a las 6:50 pm

    @ Julen Garro

    Sobre Classic Football Shirts todo lo que te puedo decir es muy bueno. Aparte de tener el acuerdo de colaboración con ellos desde hace ya más de dos años, soy un cliente asiduo de su tienda. Jamás he tenido ni un solo problema, más bien al contrario, si alguna vez ha habido algún pedido que ha tardado un poco más de lo debido se han apresurado para darme soluciones.

    El tiempo estimado de llegada a España de tu pedido es de una semana más o menos. Creo que no hay que registrarse ni hacer nada especial, simplemente meter tus datos y tu dirección de envío y ya está. Puede pagar mediante Paypal, que es lo más cómodo, o directamente con tu tarjeta.

    Te lo recomiendo al 100%.

  11. Borja Barba

    13 de Febrero de 2014 a las 6:51 pm

    @ Julen

    Si quieres más detalles sobre ellos, en su cuenta de Twitter @classicshirts suelen poner fotos de los pedidos que van recibiendo sus clientes de todo el mundo.

  12. tubilando

    13 de Febrero de 2014 a las 11:50 pm

    Recuerdo que Parmalat también esponsorizaba al gran Palmeiras de mediados de los 90, por donde pasaron Rivaldo, Roberto Carlos, Zinho, Djalminha… Tengo entendido que el Parma tenía preferencia a la hora de hacerse con jugadores del Palmeiras, pero cometió una pifia histórica: eligió a un tal Amaral en lugar de Rivaldo.
    Yo comparo un poco al Parma con el gran Lazio de final de siglo al que hace poco le dedicasteis un post. El periodo de esplendor del Lazio fue más corto, pero sí logro ganar el Scudetto. También me parece que el Lazio llegó a reunir una plantilla aún más impresionante de cracks. De todas formas el Parma formó equipos fantásticos, de los que me quedo con Zola y Asprilla, aunque a éste no le funcionaba muy bien el coco.

  13. Kurono

    14 de Febrero de 2014 a las 5:58 pm

    La Lazio y Roma, no te olvides que en la “Capital del Mundo” con el cambio de siglo ambos clubes romanos ganaron el “Scuetto” y eran más que dignos contrincantes para Europa (La Lazio ganó una Recopa contra el Mallorca).

    De hecho, esa Lazio se pareció mucho al Chelsea: A golpe de talonario reunir muchísimos cracks. E incluso me recuerdo que si el titular no estaba, el suplnete era incluso un crack (ahí etuvieron Verón, Crespo, Nedved, Nesta(. Vaya si fue un equipazo. Pero luego, se destapó la olla de grillos y eso fue un desastre.

  14. Full Norbert

    14 de Febrero de 2014 a las 9:59 pm

    Al hilo de lo que comentaba Kurono, que decía que antes de la irrupción del Parma estuvo el Nápoles de Maradona, justo cuando llegó el astro argentino a Italia, el Verona dio la sorpresa en el año ’85 ganando el Scudetto, algo impensable a día de hoy. Vi hace poco el reportaje que dieron en Fiebre Maldini, y, joer, no me sonaba ninguno de nombre. Dejo el enlace por si a alguno le interesa:
    http://www.youtube.com/watch?v=-wkWsv2oI5k

  15. tubilando

    15 de Febrero de 2014 a las 3:07 pm

    En 1980 se abrieron las fronteras a la llegada de extranjeros al Scudetto, todos los equipos podían tener un máximo de dos. No sé cómo tenían tanto poder económico, pero la cosa es que llegaron a Italia casi todos los mejores jugadores del mundo: Maradona, Platini, Zico, Sócrates, Junior, Passarella, Boniek, Laudrup… Más tarde llegarían Van Basten, Gullit, Mathaus, Ruben Sosa y otros. De esta forma, muchos equipos pequeños disfrutaron de cracks mundiales, como el Udinese de Zico.
    La Roma ganó en el 83, la Juventus en el 84, el Verona en el 85, luego repitió la Juventus, el Nápoles en el 87, el Milán en el 88, el Inter en el 89, el Nápoles repitió en el 90 y la Sampdoria ganó en el 91. El Verona fue el primer equipo campeón que recuerdo, y tanto Briegel como Elkjaer eran dos señores jugadores. No eran elegantes pero sí lo que se dice auténticos bichos. Recuerdo a Breitner parodiando el estilo de correr de Briegel aun reconociendo que era muy bueno. Del resto de la plantilla del Verona recuerdo a muy pocos.
    A medida que se levantaron las restricciones al cupo de extranjeros, los grandes equipos han ido construyendo megaplantillas y los equipos sorpresas han desaparecido prácticamente.

  16. Kurono

    16 de Febrero de 2014 a las 2:58 am

    Hubo otro factor, un tanto “extrafutbolístico”. Debido a la seguidilla de escándalos a principios de los 80’s en cuanto a apuestas y presuntas presiones a los comités de designación arbitral (como vemos, el “Calciopoli” no fue algo aislado, sino un lamentable episodio cíclico), esa fue la única temporada donde se empleó un sorteo para designar árbitros:

    https://en.wikipedia.org/wiki/Serie_A_1984-85

    No obstante, es bien cierto que casi cualquier equipo de la Serie A, contaba con al menos un supercrack y el Hellas Verona no fue la excepción. Hans-Peter Briegel y Preben Elkjær fueron los dos cracks que pudieron agenciarse los veronenses y vaya que dieron resultados extraordinarios. De ahí, solo los más fanáticos al Calcio pueden recordar a Pietro Fanna (uno de los pocos ganadores de la Serie A con tres equipos distintos) y Antnio di Gennaro. Todo un mérito para el humilde club de la ciudad de Verona.

    Durante los 80’s la Serie A era una especie de NBA europea de fútbol, casi todos los cracks y grandes jugadores de esa época fueron a Italia; pero algo que si terminó siendo consecuencia de esa época dorada de la Serie A fue el descontrolado gasto que se produjo, con los fichajes y salarios más altos de todo el continente (y del mundo), lo que llevó a la quiebra generalizada de muchísimos equipos de fútbol, consecuencia que muchos equipos tampoco eran sostenibles, ya que estaban establecidos en ciudades más bien pequeñas, o bien su masa social era escasa (lo que sucedió con la Sampdoria, Hellas Verona o Torino).

    Cuando aparecieron en el radar la Roma con la familia Sensi dispuesta a tirar la casa por la ventana, la Lazio de Sergio Cragnotti, la Fiorentina de Batistuta o el Parma de la familia Tanzi, el lujo del Calcio era evidentemente decadente, ya que habían desaparecido todos los grandes equipos forjados en los 80’s y los colosos tradicionales sufrían crisis de identidad y resultados (unos más agudas que otras). Como diríamos coloquialmente “estiraron el chicle más de la cuenta”, y bueno, ya sabemos en que terminó la historia, con el estallido de la burbuja del fútbol italiano. Por algo el Parma terminó así, mientras los clubes romanos se volvieron algo menos que animadores en todo lo que vamos del siglo. Incluso hubo movimientos raros para la refundación de la Fiorentina o el Napoli, clubes que quebraron y debido a los buenos millones de unos patrocinadores (como De Laurentis) y a la siempre inestimable ayuda de los políticos.

  17. Kurono

    16 de Febrero de 2014 a las 3:24 am

    PD: Una “pequeña” diferencia entre el Hellas Verona y el Napoli es que el primero tenía como objetivo solamente pasarla bien en la durísima Serie A, el Scudetto fue una oportunidad única que parecía nunca se daría y posiblemente no volvamos a ver lo mismo en muchos años; Corrado Ferlaino en cambio con Maradona, Giordano, Careca, Fernando De Napoli, Ciro Ferrara y Alemão, ambicionaban que su Napoli peleara por el Scudetto todos los años y ser temidos y respetados en Europa. Parcialmente lograron sus objetivos, pero Ferlaino nunca vio la tan ansiada Copa de Europa en sus vitrinas y desgraciadamente para él, luego vino el positivo de Maradona en dopping, la salida de los grandes cracks y campañas mediocres y desastrosas que dieron al club con un descenso que posteriormente sería la muerte para el club.

  18. Balan Gonzalez

    17 de Febrero de 2014 a las 12:07 am

    Me siento ofendido :), no habéis mencionado a los mejores jugadores: Bucci (gran portero), giovanni galli (mejor aun) crippa, gabriele Pin, Mussi, di Chiara, Vanoli (que se lo pregunten al marsella), fuser… Por cierto de aquella epoca sin duda el mejor (aunque no fuera del parma) taglialatela (por su nombre).
    Saludos.

  19. Luis Suárez

    7 de Marzo de 2014 a las 5:38 pm

    Ya que el post dio pie a muchos recuerdos en torno a Parmalat, me vino a la memoria justamente la Copa Parmalat, el torneo amistoso que jugaban Parma, Palmeiras, Boca Juniors y Peñarol, todos ellos patrocinados por la empresa de lácteos… Alguno la recuerda, yo era chico, pero me quedan algunas imágenes.