Sheffield FC, orden entre el caos

Toda historia tiene un comienzo. Un chispazo, una reacción química y biológica que origina la vida. Esta que hoy vivimos con tanta pasión, esta que día tras día ocupa minutos de radio y televisión, esta que rellena páginas de libros y prensa a lo largo y ancho de todo el mundo y ocupa más conversaciones diarias que ninguna otra arranca en el año 1857 en Highfield, por aquel entonces una zona suburbial de Sheffield, South Yorkshire. Muy cerca del sitio donde siglo y medio más tarde Jarvis Cocker cantaría sobre lo mucho que todos hemos cambiado y crecido desde nuestra primera vez. Todos y todo, incluido el fútbol.

El deporte moderno, tal y como lo concebimos hoy día, tiene mucho que agradecer a Sir Nathaniel Creswick y a William Prest. Más allá de lo que a día de hoy es considerado, y como tal es reconocido por la FIFA y la Football Association inglesa, como la fundación del Sheffield Football Club, primer club de fútbol de la historia, la labor de Creswick y Prest tuvo una trascendencia aún mayor. A ellos les debemos el primer reglamento unificado de la historia del fútbol, las conocidas como Sheffield Rules. Aquel compendio de normas, que aún entremezclaba conceptos de rugby y foot-ball y aglutinaba normas utilizadas por unos y por otros en aquellos primeros días, puede considerarse como el primer intento formal de hacer del recién nacido deporte, por entonces solo un mero entretenimiento, algo realmente universal.

Aunque las formas aún eran demasiado rudimentarias como para ser consideradas en un fútbol como el que hoy conocemos (obsérvese que aún se permitía emplear las manos y que estaba considerablemente permitido el contacto físico entre los jugadores), el espíritu unificador de las Sheffield Rules propició que la semilla del incipiente foot-ball pudiese extenderse más allá de Highfield y germinar en multitud de jardines con un crecimiento exponencial. Una recopilación de normas que empezó funcionando únicamente en los partidos organizados por el Sheffield FC y que pronto fue adoptada por otros clubes de la región. Fue un primer intento, muy primitivo y germinal, de tratar de poner un poco de orden entre tanto caos y maneras tan diferentes de jugar a un mismo juego. Solo seis años más tarde, y al abrigo de la codificación promovida por Creswick y Prest, la Football Association inglesa hizo públicas las 17 reglas que acabarían conociéndose como Laws of the Game y que seguirían evolucionando y adoptando enmiendas a lo largo de los años hasta convertirse en el reglamento moderno que a día de hoy se aplica.

Classic Football Shirts y el Sheffield Football Club han unido sus caminos, convirtiéndose CFS en patrocinador principal de The Club, sobrenombre con el que se conoce al club más antiguo del mundo. Tienes a tu disposición las camisetas y todo tipo de merchandising del histórico club en la web de Classic Football Shirts.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com