Dortmund: La banda del momento

El Borussia Dortmund de Jürgen Klopp tocó ayer en el Bernabéu como última prueba a su valía, ahora ya sobradamente contrastada. No fue uno de sus mejores conciertos, desafinó al principio en algunas notas y sufrió al final porque no supo con qué canción acabar, pero entre una cosa y otra se defendió con su repertorio innovador, sintiéndose cómodo bien contragolpeando o manteniendo el balón escondido. Pasaron la prueba del estadio blanco, que alimentó a los suyos hasta el último instante. Cualquiera habría entregado el partido con anterioridad y muy pocos, el Real Madrid es uno de ellos, son capaces de creer en cosas imposibles y estar a punto de conseguirlas, como ayer significaba marcarle tres goles a un equipo que, de no caer el partido en la locura absoluta, se mantenía inquebrantable. El Dortmund salió vivo y más unido que nunca de una situación límite. Vistas las imágenes del vestuario después del partido, nadie diría que una de sus jóvenes estrellas, como Mario Götze, vaya a dejarles en dos meses. No sería la primera vez ni parece ser el único dispuesto a abandonar la banda en las próximas semanas. Así las cosas, les queda al menos un último concierto. A lo grande. Tocarán en Wembley.

El catálogo de camisetas del Borussia Dortmund en Classic Football Shirts, la tienda especializada en camisetas antiguas.

Son jóvenes, atrevidos, se manejan entre el look más heavy de Hummels o Subotic y el peinado modernista de Götze o Reus y les lidera un manager que siempre va en chándal, excepto cuando juega en la Liga de Campeones. Klopp ha sufrido la pérdida de un miembro importante cada temporada y sin embargo ha hecho crecer a su equipo y está dispuesto a volverlo a hacer en julio -ya ha anunciado su continuidad-. Pero quizás la pérdida de Götze sea un poco más dolorosa que las anteriores. La salida de Götze hacia el Bayern de Múnich significa que para algunos ya no hay barrera, significa que incluso el canterano al que más han mimado en Dortmund puede firmar por la máxima competencia. Por eso, a expensas de la magia que pueda articular Klopp, la hazaña que han conseguido esta temporada tiene un punto de especial, de única. Un equipo de inexpertos, con una media de edad de 24 años, se ha colado en la final. Puede que Klopp vuelva a conseguirlo, pero hoy la fotografía del ’11’ actual vestida de amarillo y negro tiene aire de irrepetible.

Me imagino la cara de Robert Lewandowski el día después del anuncio de la marcha de Götze. Y después la de Kevin Grosskreutz (24), canterano como él, atacante, su sustituto anoche cuando se lesionó en el minuto 14. Grosskreutz es uno de los que más corre y uno de los que menos talento tiene. Lo apreció el Bernabéu cuando erró dos asistencias a Lewandowski que Götze habría medido al centímetro. Sin embargo, también es uno de los más queridos por la afición del Westfalenstadion. Básicamente porque era uno de ellos, un fanático que se pasaba los sábados por la tarde en el muro amarillo de la grada sur. Por eso le fueron a buscar al Rot Weiss Ahlen de Segunda División, aparte de sus virtudes físicas. El director de fútbol del club, Michael Zorc, lo confesaba hace unos meses a la revista británica Four Four Two: “Si este tipo de jugadores hace fallos, los fans les perdonan. Los jugadores jóvenes extienden tu crédito”.

Grosskreutz se recuerda perfectamente ganando el derbi contra el Schalke en 2007. Él estaba en la grada sur, por supuesto. También conserva algunos recuerdos de los campeonatos del 95 y del 96. Y por supuesto, de la Liga de Campeones de 1997, cuya camiseta encabeza este texto y que el Borussia Dortmund le ganó a la Juventus con esta alineación:

Stefan Klos, Matthias Sammer, Jürgen Kohler, Martin Kree, Stefan Reuter, Jörg Heinrich, Paul Lambert, Paulo Sousa, Andreas Möller, Karl-Heinz Riedle y Stephane Chapuisat.

Grosskreutz juega a repetir lo que hicieron sus ídolos. Dos Bundesliga consecutivas para asaltar la Liga de Campeones a la tercera temporada. Normalmente está en el banquillo. Anoche volvió a tocar con la banda que actualmente está de moda. Para él, que la siente de verdad, lo ha estado siempre.

Puedes comprar estas camisetas, y cientos más, en Classic Football Shirts.

7 Comments

  1. Barbarie

    1 de mayo de 2013 a las 12:12 pm

    Al final resulta que el Madrid no necesitaba épica, sino a Ramos de central en el partido de ida…que cosas tiene Mou…

  2. Maese Orangutan

    1 de mayo de 2013 a las 12:27 pm

    La final del 97 me pilló en un viaje de fin de curso a Andorra y creo que fue la primera de las dos únicas finales de Champions que me he perdido. Pedazo de alineación. Y qué grandísimo era Möller, en el que fue quizás el mejor año de su carrera pero prefirieron darle el balón de oro a Sammer.

    Del Borussia actual mi debilidad es Reus. Ayer se marcó una jugada por banda izquierda que casi acaba en gol, que si la hacen otros a Rivero le da un infarto en directo.

  3. Borja Barba

    1 de mayo de 2013 a las 1:53 pm

    ¿Es Großkreutz el nuevo Lars Ricken?

  4. Rober

    1 de mayo de 2013 a las 3:11 pm

    ¿Quién iba a decir que tras años sumido en la mediocridad el Borussia volvería a jugar una final de Champions? Fantástico el trabajo de Klopp, que sin necesidad de un jeque o ingresos de televisión descomunales, ni fichajes de relumbrón ha creado el equipo más chulo del momento. Lástima que los de siempre lo vayan a desmantelar (de hecho ya lo están haciendo).

    Un equipo de más calidad y talento que aquel que levantó la orejona en el 97. Eso sí, sin la experiencia y la competitividad de los Möller, Sammer, Kohler, Reuter, Riedle, Paulo Sousa… Y atención, que aquel Dortmund ganó con contundencia a una Juventus que iba de superfavorita en la final, como parece que también irá el Bayern este año.

  5. Álvaro

    1 de mayo de 2013 a las 3:35 pm

    El partido de Grosskreuz fue muy flojo, él juega mucho mejor que lo que hizo anoche, demasiado torpe y fallón en los pases. Por otro lado, Hümmels cometió demasiados errores, demasiados para jugar contra un equipo que necesita muy poco para golear, como el Madrid, y demasiados para un central de su categoría. Para mí, el mejor del Borussia fue Reus, interpretó muy bien el papel de jugar a la contra, dejó slaloms formidables llevados con talento e inteligencia, dirigió las grandes ocasiones de su equipo. Es todo un crack.

    Sobre el inevitable éxodo de los cracks del Borussia, llevo una semana triste y furioso por lo de Götze, es un golpe terrible, pero la baja de un jugador puede ser sobrepuesta (fichar a un Isco no sería mala idea), el problema está en si se van más jugadores, como parece ser probable. Toda Europa suspira por Hümmels, Gündogan, Reus y Lewandowski. El BVB está saneado, no necesita dinero, tiene mimbres para mantenerse en lo más alto, pero no paga salarios demasiado altos, la razón de la marcha de los jugadores se resume en la apestosa pasta, los maletines. Ojalá el Borussia consiga mantener a esos jugadores, pero eso depende también de la directiva del propio equipo.

  6. @rincondelfurbol

    1 de mayo de 2013 a las 4:53 pm

    Coincido plenamente con Alvaro, yo tambien ando muy triste-enfadado por lo de Gotze, cuando me lo dijeron no me lo creia. Una pena. Pero esto es el futbol actual, el que nos ha tocado vivir.

    Ojala Grosskreutz se convierta en el nuevo Ricken. Salga al campo en la segunda mitad, y marque un gol nada mas entrar al campo. Ojala gane el Borussia la champions, se lo merecen.

  7. Kurono

    2 de mayo de 2013 a las 3:56 am

    Comparar a una leyenda como Ricken con Großkreutz no me parece a lugar. Ricekn tenía talento para liderar la era más oscura del fútbol alemán, tanto él como Memet Scholls. Nunca llegaron a más que ser “los eternos chico de la pierna de cristal”. Ricken nunca se consolodió

    Großkreutz en cambio es pura garra y casta y lucha, pero fútbol, lo justo. Sin ser un “pakete” (como algunos maliciosamente podrían interpretarlo), no es un jugador de tanta calidad técnica y desentona mucho respecto a Göetze. Pero he aquí que podría volver a cumplirseles el sueño a los amarillos de ver de nuevo en su estadio una nueva “Champions League”.