Esperando al Ajax

ajax

Entre majestuoso y desafiante, el perfil del héroe griego, dibujado con once trazos representativos de los once futbolistas, corona una camiseta histórica, con tintes míticos. No hay otra igual en el mundo. La camiseta del Amsterdamsche Football Club Ajax es única. Esa gruesa franja vertical en color rojo (junto al blanco y el negro, los colores de la bandera de Ámsterdam) no tiene parangón en todo el planeta. Únicamente el Ajax Cape Town sudafricano, club convenido del original holandés que toma no sólo sus colores sino su escudo, comparte diseño de vestuario con los ajaccied.

Esa singularidad del club Amsterdammer, ese ser único y desbordante de personalidad, contrasta con su habilidad para automutilarse. Para cercenar sus miembros cuando estos han alcanzado su punto de máximo rendimiento. Es un club tendente a la autodestrucción, acostumbrado a reinventarse y reconstruirse cada cierto tiempo obligado por la voracidad de un fútbol que devora sus más tiernos brotes cuando apenas han comenzado a despuntar. Una tendencia que se hace extensiva a todo el campeonato holandés, cada vez más debilitado por las grandes ligas del continente y cada vez más cerca de ser un simple semillero con el que alimentar la voracidad de los clubes más pudientes.

Con todo, la profundidad de la cantera global del Ajax, en la que gracias a su excelente red de ojeadores diseminada por todo el planeta caben jugadores captados en Sudáfrica, en Bosnia, Marruecos o Finlandia, permite una regeneración inusitadamente veloz. No es sencillo explicar cómo una plantilla que cada verano pierde a sus futbolistas más destacados (este año fue el turno del prometedor delantero polaco Arkadiusz Milik y Jasper Cillessen) puede continuar alimentando la máquina y manteniendo un mínimo nivel de, al menos, dignidad. Sin embargo, los síntomas de agotamiento de las estructuras son cada vez más palpables. Las grandes empresas europeas hace tiempo que quedaron atrás y la evidencia de que los años dorados son poco más que un dulce recuerdo es puesta de manifiesto cada vez que al reciente Ajax le ha tocado hacer frente a cualquier rival de postín a lo largo y ancho del continente.

Sólo falta que los astros se alineen, que coincida una buena hornada de futbolistas, de esas que parecen repetirse únicamente cada quince o veinte años, para que el Ajax vuelva a devolver la efigie del legendario guerrero griego al lugar que por historia y tradición merece. No parece que, por el momento, eso esté cerca de ocurrir.

ajax-3

Puedes comprar camisetas del Ajax en Classic Football Shirts, la tienda online especializada en camisetas de fútbol de todo el mundo.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com