Llorente a la deriva

llorente-swansea

Un buen día, alguien de su confianza convenció a Fernando Llorente (Pamplona, 1985) de que el Athletic Club se le quedaba pequeño. El lugar donde el corpulento delantero había dejado de ser ‘Fernandito‘, como entre cariñosa y burlonamente le llamaba Javier Clemente en sus inicios como jugador blando y aniñado en la primera plantilla, para convertirse en ‘Llorente‘ parecía no poder ofrecer todo aquello a lo que el ya por entonces cotizado internacional creía aspirar. El sitio en el que, con infinitas dosis de paciencia, se le había llevado de la mano hasta la elite se le quedaba pequeño. Porque él y, sobre todo, esa peligrosa rehala que siempre sobrevuela la cabeza de cualquier futbolista de primer nivel en actitud claramente parasitaria, entendieron que lo que el Athletic estaba en condiciones de facilitarle se quedaba muy lejos de aquello para lo que parecía estar capacitado.

Y así, entre gritos, improperios y cajas destempladas, se fue a Turín. Se fue a donde se quería ir. Una decisión, la de marcharse, que fue sin duda valiente pero que no terminó de ejecutarse con la honradez que muchos entendimos entonces que el Athletic merecía.

Ya en el Piamonte, en donde gracias a formar en un equipo dominador sí consiguió engordar su palmarés de títulos, Fernando puso de manifiesto algo que muchos sospechábamos antes de su salida de Bilbao. Su fútbol, estratosférico en el Botxo, se quedaba algo más justito en un escenario más exigente y en el que la competencia se manejaba a dentelladas como las hienas compiten por su pedazo de carne ensangrentada. Llorente no era un delantero para ser referencia en un grande, porque Llorente necesitaba de un equipo diseñado en torno a su juego y, especialmente, en torno a sus aptitudes físicas. Y en la Juventus no parecían dispuestos a entregar su suerte y confiar su destino al acierto del riojano. Con todo, su primer año en la Juventus no fue ni mucho menos malo. La segunda temporada, ya sin Conte en el banquillo, si fue un evidente declive en el que fue desapareciendo de las alineaciones a medida que acumulaba minutos sin marcar. Fernando se había convertido en un hombre prescindible para Massimiliano Allegri. Tan prescindible, que acabó haciendo las maletas para buscar su redención en Sevilla.

Dudo mucho que Llorente tuviese en su cabeza el Sánchez Pizjuán en aquellos días en los que rumiaba su salida del Athletic. Su falta de convicción fue una constante durante toda la temporada. Ajeno a la empresa sevillista desde el primer día, el delantero contribuía a caricaturizar su imagen con un rendimiento paupérrimo cada vez que Unai Emery decidía darle minutos en busca de la racha buena. Pero Llorente, inane en cuerpo y ausente en alma, parecía decidido a arrastrar sus miserias en un equipo en el que jamás llegó a encajar. Como si hubiese decidido emprender una particular penitencia consciente de sus errores del pasado.

Swansea, un equipo menor y de escasa exigencia en un fútbol tan cercano a sus condiciones como el inglés, parecía un buen destino a sus 31 años. Fernando necesitaba algo más que un idioma futbolístico conocido para volver a brillar y ser protagonista. Fernando buscaba un club grande y poderoso en el que seguir optando a conquistar títulos, pero ningún club grande y poderoso parecía buscarle a él. Tan maltrecha estaba su imagen después de su salida de Bilbao.

Dos meses después de su llegada al Liberty Stadium, y con un solo gol en su haber, Fernando Llorente parece haber perdido su sitio en el once del equipo mientras su cotización sigue decayendo semana a semana y en Swansea siguen buscando hilillos de esperanza que broten del rendimiento ofrecido hasta la fecha por el atacante español. El mismo que, un buen día del año 2012, entendió que Bilbao y el Athletic se le quedaban pequeños.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

18 Comments

  1. @kapo_tillo

    25 de octubre de 2016 a las 6:45 pm

    El otro día escuché de Muniaín: “Se intuía que se acabaría marchando porque el Athletic se le iba a quedar pequeño y al final el que se ha quedado pequeño es Munaín para el Athletic.” Pues a este también se lo podemos aplicar. No le disputaría hoy el puesto a Aduriz ni en sueños

  2. Israel

    26 de octubre de 2016 a las 4:04 am

    Estoy de acuerdo con tu articulo. Creo que Llorente no es delantero de equipo grande (y ahora mismo parece que ni de equipo chico). Yo era de los que creía que Llorente era de equipo grande, cuando jugaba en el Athletic, pero me parece que ya demostró que no.
    Se equivocó, ni modo. La equivocación la ha pagado y la está pagando caro, no creo que vuelva nunca al nivel mostrado en Bilbao.

  3. Kurono

    26 de octubre de 2016 a las 5:35 am

    Llorente tuvo un rendimiento discreto, pero útil en su primer año en la “Vecchia Signora” (solía ser un suplente muy desatascapartidos). Luego, cuesta abajo y sin frenos. Llorente no actuó bien en su salida (sobre todo, siendo un canterano desde niño), pero ¿de verdad vale la pena recordar lo que podría ser un caso de “amor a los colores” donde cobra un sueldazo muy alto para el Athletic para un rendimiento infame?

    Luego, se fue a Sevilla. En Nervión, han pasado multitud de futbolistas que han resucitado, sin embargo Llorente prefirió caer fácil con los Immobile, Konoplyanka, Deulofeu o Marko Marin. Jugadores buenos, con antecedentes grandiosos o bien, carreras estancadas pero prometedoras. En lugar de aprovechar oportunidades, las tiró a la basura. Llorente no volverá a ser el Llorente perforarredes. Ese hombre ya no está.

  4. Carlos

    26 de octubre de 2016 a las 10:10 am

    Estando de acuerdo en muchas cosas, me parece que al articulo le obra ese tono de revanchismo de amante despechado de Borja Barba.

  5. javier

    26 de octubre de 2016 a las 11:06 am

    El articulo esta escrito con la bufanda propia de los seguidores del athletic que se siguen creyendo que jugar ahí es la máxima aspiración para un futbolista, cuando la realidad dice que es un equipo español mas de mitad alta de tabla.Como a javi martinez le salio muy bien, no podemos darle pero si a Llorente. Fernando hizo lo que tiene que hacer cualquier jugador con ambición y valiente, que es probar en uno de los grandes del mundo de verdad. No hay mas, no le salio del todo bien pero tres ligas de Italia ganadas, algo que con el athletic solo hubiera aspirado a alguna final de copa y gracias.

  6. Fernando

    26 de octubre de 2016 a las 12:45 pm

    En su momento era la decisión mas valiente para progresar.
    Ahora. A toro pasado. Es fácil atizarle.
    Otros, como Julen Guerrero por ejemplo, se quedaron y no les fue mejor.
    El por lo menos puede pensar que tuvo la oportunidad de tocar el sol y lo intentó.

  7. Borja Barba

    26 de octubre de 2016 a las 2:09 pm

    ¿Que ha Javi Martínez le salió ‘muy bien’???

  8. Borja Barba

    26 de octubre de 2016 a las 2:10 pm

    Por cierto, a los del “revanchismo” y el “toro pasado”.
    Artículo de julio de 2013, días después de su presentación en Turín: http://www.diariosdefutbol.com/2013/07/10/un-dia-un-fichaje-fernando-llorente/

  9. Alberto

    26 de octubre de 2016 a las 3:34 pm

    Javi Martinez y Ander Herrera vinieron a Bilbao pagando un pastizal por ellos, y se marcharon abonando la clausula. Poco se les puede achacar, por dinero vinieron y por dinero marcharon. Pero Fernando parecía diferente, en Lezama desde niño, mil oportunidades, durante temporadas fue el único delantero centro y lo jugaba todo, estuviera mal o estuviera regular…. y claro, al final pasa el tiempo, el equipo juega en función del delantero centro y empiezan a salir las cosas. Pero todo se enrarece, renovaciones de una única temporada, aplazar a que finalice la Eurocopa o Mundial de turno para volver a establecer contactos para renovar al jugador franquicia del Athletic hasta que ya la situación se vuelve insostenible: aficion le increpa en Lezama, Bielsa le aparta del equipo titular por falta de “interés” y Urrutia renuncia a su renovación. Recuerdo que comentó que nunca le habían planteado las pretensiones que quería su representante Txus. Creo que estuvo mal aconsejado y se dejó llevar por sus colegas de la Selección y ahí se demostró que prefirió ser cola de león en vez de cabeza de ratón. Fuera de Bilbao, hace mucho frio.

  10. Tomas

    26 de octubre de 2016 a las 4:41 pm

    Tres ligas italianas ganadas jugando solo dos temporadas en la Juventus! Wow, no sé cómo dejaron que se fuese!

  11. Fran

    26 de octubre de 2016 a las 10:19 pm

    Estrellita estrellada.

  12. Varipo

    27 de octubre de 2016 a las 12:48 am

    Parece que sea irracional el hecho de querer que un jugador de tu tierra, internacional se pueda quedar precisamente ahí en el equipo de toda su vida.
    Con menos aspiraciones a títulos, sí, pero es que nos hemos vuelto muy “globalizados”…o juegas para los tops o no eres nadie.
    Que todos quieren ganar más,ok. Pero nos han lavado el cerebro con eso un poco.Está mal visto por los grandes medios y la opinión general que alguien de la tierra que despunta se quiera quedar.

  13. Bilbaino11

    27 de octubre de 2016 a las 9:57 am

    El año que se fue ya hablamos unos cuantos, en diferentes foros, de que llorente seria titular hasta, máximo, la jornada 15 y no nos equivocamos.tevez, un gladiador del futbol y trabajador incansable,no quería verlo ni en pintura.A Fernando le metieron muchos pájaros en la cabeza sus compañeros de selección y por supuesto su hermanisimo.Bielsa y su concepto futbolístico puso a muchos jugadores en la agenda de muchos clubes de primer nivel y unos cuantos pensaron que era Bielsa el que les tenia que agradecer a ellos y no al contrario. Se equivocaron. Javi Martines, el mejor parado, no es titular en el bayern, ni mucho menos, lo mismo que ander Herrera. No hablemos de los dos Fernando. Muniain, susaeta y de marcos fueron otros que tuvieron la oportunidad de marchar y se quedaron. Donde estarían muniain y susaeta en este momento a tenor del rendimiento de los últimos 3 años? Pues en el Swansea de suplentes.

  14. Alfredo

    28 de octubre de 2016 a las 12:09 am

    quien me dijiese a mi hace 5 o 6 años que terminaria gritando los goles del “requete” garcia en el athletic, y observando el marchitamiento total de f.llorente en gales, lo hubiese tratado de loco….que ironias las del futbol

  15. pepe

    28 de octubre de 2016 a las 12:02 pm

    No sé si a Llorente le va bien o mal. Sé que no ha habido jugador de fútbol más guapo que él. Es una obra de arte, aunque el tiempo pasa para todos.

  16. Kabi

    4 de noviembre de 2016 a las 2:46 am

    Es gracioso como a un tio que se le dio todo y se le quiso tanto, nos destrofo y nos trato asi cuando se marcho, meses en silencio sin contar la verdad, para salir de aqui y creerse un dios que nosotros creamos y nunca existio, nunca biene mal que se den cuenta de que fuera no son ni la mitad de la mitad de lo que son en sus equipos cuando pones a 10 tios mas para el, un tio que para meter una necesitaba 5 remates a porteria no lo quiere ni el leganes (nada encontra de ellos), sinceramente tiene lo que el se a buscado ni mas ni menos, por mi particularmeten y sin desearle ningun mal podria acabar su carrera en el mirandes cobrando 400 euros por partido y que me demuestre hay si es capaz de hacer algo o tampoco….. bueno la respuesta el tiempo nos la dara, pero se le acabo el tiro en cuanto salio de la selva.
    Le deseo mucha suerte por que si es por mi la necesitara

  17. Jose

    4 de noviembre de 2016 a las 7:25 am

    Sin duda es el mayor fraude de de futbolista que habido en primera división y en los demás equipos ya Ni en juveniles juveniles valía siempre en el Athletic club todo el equipo tenia que jugar para el y de las 12 ocasiones marcaba uno o ninguno

    en el mundo del fútbol es el mayor fraude de la historia y se llama Llorente

  18. Mercedes

    8 de noviembre de 2016 a las 12:26 am

    Lo siento,pero chaval tu te lo has buscado.