Cosas de ricos

58421

Chelsea y PSG son equipos vulgares. No hay nada más chabacano que el dinero, nada más ordinario que gastarlo. Ayer vi su eliminatoria de Champions con la mano en la boca para no devolver los Gublins que comía mientras que Ibrahimovic se celebraba a sí mismo y Willian correteaba inútilmente por la banda. Todo es dinero en este deporte del mercadeo y el tráfico de carne. Lo sé. Pero igual que están esos señores mal vestidos que toman café en la barra desapercibidos, con su cuenta del banco creciendo hasta el límite de la inmundicia; los hay que entran al bar con traje nuevo, gafas llamativas, señorona enjoyada del brazo e invitando a los viejos amigos grisáceos que sobreviven acodados entre chicharrones y servilleteros vacíos.

El rico puede serlo y parecerlo. Ayer sobre el césped vi dos bloques que rivalizaban en fortuna. De ahí las urgencias. El Chelsea es un nuevo rico pasando por apuros, al que se le ha desmoronado la empresa, que paga mucho y gana poco. El PSG es un nuevo rico que sabe que lo mejor está por llegar. Por fin ha encontrado el técnico el equilibrio adecuado, y la pasta y el talento parecen ir de la mano. Los dos son ejemplos de la cara menos amable del fútbol: la de las inversiones multimillonarias para acelerar los procesos naturales. La evolución propia del balompié: la que hace que Grecia gane Eurocopas y equipos sencillos como el Sevilla sean tetracampeones. Esos momentos que llegan a lomos de la fe y lo improbable, los que convierten esta mierda en una mierda mágica.

Ganó con poco el PSG y de nuevo están en cuartos. El Chelsea necesita agua caliente y mucho Fairy. Frotar hasta quitar la grasa. Ni Mourinho, su pata de conejo particular, pudo sacarlos del agujero en el que están. Sobran jugadores y falta mesura. Guus Hiddink transmite ternura con su aire a lo Chicken Little y ese ensimismado gobierno en los márgenes del campo. Temporal, como todo lo bueno, ya tiene sustituto: Antonio Conte. Será el quinto entrenador italiano del equipo azul tras Vialli, Ranieri, Ancelotti y Di Matteo. Ranieri, por cierto, lidera la Premier al frente del Leicester; el Chelsea va décimo.

Partidos como el de Hazard, Pedro o Courtois ayer sólo sirven para transmitir malas sensaciones en la gestión de un club con fama –reciente- de talentoso y aguerrido, protagonista de grandísimas noches europeas. Ayer penó sobre el césped de su feudo, ese que fue inexpugnable. Un PSG agarrado a Di María e Ibrahimovic volvió a ganar en la eliminatoria, dejando poco espacio para la defensa de los ingleses. Poca chicha para lo que se preveía, lo normal para la situación de uno de los contendientes.

Para los clubes ricos, todo castigo es poco. Me gusta verlos morder el césped. Está en el ser humano, aliarse con los que menos atesoran–porque tener, tienen todos- y esperar a que los más boyantes conozcan la cucharada amarga del jarabe de la derrota. Ayer no quería que ganara ninguno y casi perdieron los dos. El Chelsea fue un rico vulgar, mal conjuntado y con demasiado oro colgándole del pecho. El PSG, queriendo ser más chic, demostró más miedo a  perder que otra cosa tras noventa minutos de pura nadería. Supongo que cuando hablan de una Super Liga Europea se refieren a esto: a ricos gordos presumiendo de reloj en en el apartado de una discoteca de lujo mientras la gente se divierte fuera.

 

 

 

 

  • imagen: http://www.psg.fr/es/Pre-home/001001/Pre-Home
Antonio Agredano. Córdoba, Málaga y ahora Sevilla. Escritor y músico. Autor de "En lo mudable" un libro sobre el Córdoba CF en la colección Hooligans Ilustrados de "Libros del KO". antonioagredano@outlook.com www.futbolistascalvos.com

9 Comments

  1. Fran

    10 de marzo de 2016 a las 8:13 pm

    El PSG es un nuevo rico que se sabe con clase y aparte gasta disfrutando de la vida. Un rollo belle epoque/felices años 20. Se nota en su juego y sus jugadores. Su juego es alegre pero no tiene un ritmo muy alto. Disfruta controlando la situación. Hay partidos del PSG que siendo muy superiores no han sido capaces de aniquilar al rival. Esa falta de instinto asesino me hace dudar de que sean capaces de dar el último paso al frente en próximas eliminatorias. En cuanto a jugadores gasta con un criterio asombroso. Porque no se puede tener una plantilla de 14-15 jugadores básicos de mayor calidad.

    El Chelsea es el millonario excéntrico de toda la vida. Para él gastar es una forma de llamar la atención. Cada vez que sale al mercado a por el Torres, Shevchenko de turno muestra sus complejos e inseguridades. Ya hasta muestra un cierto cansancio porque gastar no le produce ni las satisfacciones ni los resultados esperados. Ante la aparición de otros nuevos ricos ni siquiera logra llamar la atención

  2. Eduardo

    10 de marzo de 2016 a las 9:35 pm

    Porque ese empeño en llamar vulgares y desacreditar a equipos que por una razón u otra cuentan con más dinero que otros fichar jugadores, más vulgar veo al sevilla, ya que lo pones como ejemplo, que cada año venden casi la mitad de su plantilla, o me vas a decir que los fanáticos del sevilla no vieran con buenos ojos la aparición de un jeke con sus “inversiones” para luego ganar alguna champions?…hasta me parece un escrito despechado por ver estos equipos “ricos vulgares” jugando en la champions y el sevilla comiendo el polvo en la Europa League cada año

  3. theblues

    11 de marzo de 2016 a las 10:16 am

    Es que la Champions es cosa de ricos. Los últimos campeones, además de Chelsea, son Barça, Madrid, Bayern, Inter, Milan y Liverpool, y no creo que ninguno de ellos sea especialmente austero. Si te gusta verles morder el polvo, has escogido un buen entretenimiento porque hay 12 o 14 equipos en Europa que gastan cantidades ingentes de dinero… y solo gana 1.

  4. Luis

    11 de marzo de 2016 a las 1:39 pm

    Si no te gustan los equipos ricos, porque no hablas de la preferente o 2ºB. O del Guangzhou que dice que es el equipo numero 1 en valor de mercado y quedo 4º en el mundialito. El Newcastle 17º equipo más rico y está en descenso o el Aston Villa 23º a 9 de la salvación. Everton, Inter, Milan, Liverpool, Manchester United…

    Con esto quiero decir, cualquier equipo tiene temporadas buenas y otras peores, Chelsea y PSG están en la mejor época de su historia.

  5. E45

    11 de marzo de 2016 a las 6:17 pm

    Hasta la temporada 2010-2011 me agradaba el PSG, ahora con tantas estrellas siento que la esencia se ha perdido. Pero dicho esto, no comparto el post, sí, son nuevos ricos (más el PSG, el Chelsea siempre ha tenido nombre) pero de ahí a tildarlo de vulgares, si se describe de esa forma, pues cuál es el concepto de Barcelona o más aún del Madrid, dónde dinero precisamente no es que haga falta.

    En cuanto al encuentro, que manera de llevarse el encuentro el PSG, cuanto anota Rabiot sentencia, se siente cómodo, incluso el empate no le molestó, de nuevo queda claro la importancia de Motta, además de la polivalencia de Marquinhos, saludos.

  6. Leon

    12 de marzo de 2016 a las 6:10 pm

    Antonio, estoy de acuerdo de principio a fin. El futbol actual es un chiste dirigido por agentes y dueños/presidentes cuyo dinero es de origen opinable.
    Y futbol,… poco. Menos que nunca.

  7. Pablo Calvo

    12 de marzo de 2016 a las 10:55 pm

    kkikiki

  8. Pablo Calvo

    12 de marzo de 2016 a las 10:57 pm

    Estoy de acuerdo, en parte, con el artículo, ya que en el fútbol actual, se funciona, tirando de chequera, y pagando cantidades astronómicas de dinero por jugadores de fútbol, que se supone que son grandes craks, y en muchos casos detrás de esos grandes nombres, solo hay negocio de los intermediarios, que venden, en casos en los que podemos pensar, mucho humo o auténticos pufos.

  9. kevin

    18 de marzo de 2016 a las 4:40 am

    bueno es algo que gastan los equipos en jugadores directores técnicos y los equipos que tienen buenos jugadores los usan para una ganancia económica, En cuanto al encuentro el PSG al anotar se siente agusto y no le logro molestar el empate