La tarde de Rashford

CcUJMZJWEAQizJS

Old Trafford se volvió a convertir en el Teatro de los Sueños. Un joven de 18 años llamado Marcus Rashford, natural de Manchester, desconocido para el gran público hasta el pasado jueves cuando entró por accidente en la alineación del Manchester United en Europa League, devolvió por una tarde la magia al fútbol inglés, marcó dos goles al Arsenal e hizo explotar de júbilo a un estadio que no rugía de tal manera desde los goles en tiempo añadido en la era de Sir Alex Ferguson (3-2). He estado en estadios más ruidosos y visto goles que me han levantado del asiento. Recuerdo uno de Ross Barkley al primer toque desde fuera del área en Goodison Park frente al Manchester City. Al Kun Agüero remontar partidos él sólo. O las exhibiciones del Bayern de Munich en el Etihad. Derbis de Manchester, de Liverpool, partidos entre reds y red devils. Un sábado por la tarde en Stoke presencié a Asmir Begovic, el portero, meter un gol de portería a portería. Pero lo de ayer no tiene comparación.

Confieso. No tenía ni idea de la existencia de Rashford la semana pasada. Pero es que en aquél momento Van Gaal no pensaba ni en convocarle. Ha sido una casualidad. Una suerte enorme para el atacante, que ha disfrutado de la oportunidad gracias a la larga lista de lesionados del United. El holandés no tenía elección. Era ponerle a él o jugar sin delantero centro, aunque a favor de Van Gaal conviene resaltar que tiene plantillas cortas entre otras cosas porque si ocurren situaciones como estas, quiere apostar por la cantera. Es uno de los puntos básicos de su filosofía. Y resulta que marca dos goles al Arsenal en un partido brillante. A veces el ambiente que se vive en los estadios de la Premier se mitifica. Ni animan tanto ni están todos los estadios llenos. En realidad cuando nos han visitado equipos alemanes, sus aficiones siempre han estado muy por encima de las inglesas. Sin embargo, en situaciones especiales, como la de ayer en Old Trafford, son únicos. Fue un regalo vivirlo en primera persona. Una compensación a tanto 0 a 0 durante la temporada.

Hace dos semanas decidí que me quedaba en Manchester este domingo en vez de escoger la final de la Capital One Cup en Londres entre Liverpool y City. Era un mal menor. Me perdía la final pero tenía un gran partido cerca de casa. Menos mal que quise ahorrarme el autobús a la capital.

Desde la tribuna presidencial observaba el prometedor Anthony Martial, lesionado, que costó 50 millones de euros. En algún televisor lo vería Radamel Falcao, cuya estadística de 4 goles con los red devils lo ha empatado Rashford en cuatro días exactos. En una liga que cada vez gasta más cifras astronómicas, un juvenil de la casa robó todo el protagonismo. El club ni siquiera le incluía en la revista oficial del partido en un artículo que repasaba los 5 jugadores más prometedores de la academia. Quizás lo escribieron a principio de semana, porque el jueves Rashford ya se convirtió a sus 18 años y 117 días en el goleador más joven del club en marcar en Europa, superando el record de George Best.

Un animadísimo Louis Van Gaal protagonizó la anécdota final del encuentro, cuando salió al área técnica, protestó al cuarto árbitro y se lanzó al césped simulando un piscina como la que había protagonizado Alexis Sánchez segundos antes. El público agradeció la escena cómica final en un partido inolvidable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *