Los márgenes

yhkhucmhxaak8nttjekh

Cavani no quiere jugar en la banda. Se lo ha dicho a Blanc. Quiere ser un nueve de los de siempre. Centrado, directo, referencial. Isco está incómodo escorado. Él quiere asumir responsabilidad en el gajo del área. Mandar en mitad del lío, en la sala de máquinas. Willian José, en su etapa zaragocista, dijo “nunca he jugado en la banda, no sé cómo hacerlo” cuando Víctor le mandó al costado. “En la banda no quiero jugar más” concluyó.

El fútbol es centrípeto. Las porterías obligan. Los focos apuntan a las zonas calientes del campo, a los tres círculos -uno completo, dos incompletos- que son la espina dorsal del césped. Ocupar las bandas es vocacional. En la clandestinidad de los flancos el fútbol se vive de otra forma. Regate y velocidad. Centro corazonado. Esas cosas que tenía Michel, que centraba recto y medido; o la aparatosa vistosidad de Jairzinho, el regate lento de Figo, o cuando Navas ponía patas abajo el Sánchez Pizjuán.

Ayer dos jugadores habitaron los pasillos laterales con decisión: Cristiano Ronaldo y Mohamed Salah. Ambos dignificaron las afueras. Todo el fútbol nació y creció en las alas. El primer gol del Real Madrid fue todo lo que se le puede pedir a un jugador de banda: velocidad y desenvoltura si hay que encarar área. Salah lideró a la Roma y tuvo sus ocasiones, pero menos suerte y un equipo que no arrastraba a los defensas con tanta soltura como el rival. Fue un partido de extremos, de fútbol desembotellado, de oxígeno sobre la hierba.

Pensé en Cavani celebrando su gol contra el Chelsea el martes. Reivindicándose como delantero, pidiendo a su entrenador una hipoteca en el área rival, negándose a hacer fútbol en una posición que cree ajena e impura. En esa pugna entre extremos que encaran y delanteros que caen a bandas. Ese difícil equilibrio entre eso que llaman fútbol exterior y fútbol interior. Dos conceptos abrazados en jugadores como Cristiano Ronaldo y Salah, eclosionando desde un lado para morir en el centro. Encontrando oro en los márgenes del campo.

 

 

 

Imagen: www.asroma.com

Antonio Agredano. Córdoba, Málaga y ahora Sevilla. Escritor y músico. Autor de "En lo mudable" un libro sobre el Córdoba CF en la colección Hooligans Ilustrados de "Libros del KO". Escribe en El Mundo y publica sus movidas más personales en www.futbolistascalvos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *