El bucle Jémez

paco 4

Paco Jémez acumula ya tres temporadas salvando al Rayo Vallecano. Y digo ‘salvando’ porque no puede afirmarse que el objetivo de la Franja sea otro que el de evitar el descenso de categoría. No ha demostrado en estos tres últimos ejercicios hechuras ni fundamentos como para considerar que sus pretensiones deban ser más ambiciosas. Habrá quien diga que con la diáspora anual de cada verano es complicado cimentar y que la imposibilidad de incrementar la enjundia de los objetivos radica precisamente en esa necesidad de reinventarse y de sobreponerse al vacío a la que se ha visto sometido el técnico canario desde su llegada a Vallecas. No deben ocultarse sus méritos. Tras haber contribuido a que el Rayo complete la trayectoria ininterrumpida en Primera más larga de su historia, Jémez se encuentra en una posición complicada de discutir y maneja unos argumentos difíciles de rebatir.

Sin embargo, los errores se repiten con desesperante reiteración. El Rayo de Paco siempre descarrila, año tras año, en las mismas curvas. Empeñado en mostrarse fiel al personaje que la prensa ha dibujado inspirándose en su figura, el técnico rayista mantiene una preocupante y cada vez más ridícula tendencia a la caricaturización de su imagen. Magnificando los rasgos más distintivos de su estilo hasta lo absurdo, Paco hace ver que si sigue tropezando en las mismas piedras de siempre es porque realmente quiere seguir tropezándose en ellas. Sabe lo que hace y es consciente de sus consecuencias más previsibles pero, a pesar de ello, no tiene interés alguno en cambiar o matizar su discurso y su propuesta. Y precisamente por eso, el Rayo no crece.

Siempre he interpretado que Vallecas es para el tren de Paco algo así como un apeadero de provincias, una simple estación de paso en la que parar a estirar las piernas y dejarse ver por el resto del pasaje. Sus miras, y que me disculpe la afición de la Franja, son más ambiciosas. Dirige al equipo pensando en lo que está por venir. Tal vez por ese motivo se empeña en vestir al modesto Rayo con un alta costura poco apropiado para acodarse en la barra del bar de barrio y pedirse un tercio con una de bravas. Como si quisiera demostrar que es un entrenador válido para cualquier empresa de la más alta enjundia. Los años pasan y ya van cuatro temporadas en Vallecas. Los años pasan y Paco sigue siendo un personaje abonado al histrión y completamente ajeno al término medio. Una anécdota permanente en rueda de prensa. Una montaña rusa emocional extremadamente agotadora para el abnegado seguidor rayista. El Rayo atrevido y valiente de Paco es un Rayo insensato y estancado.

En DDF| El debate Jémez

Puedes comprar las camisetas del Rayo Vallecano en Classic Football Shirts, la tienda online especializada en camisetas de fútbol de todo el mundo.

Captura de pantalla 2016-01-18 a las 0.40.47

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

8 Comments

  1. Manuel

    4 de enero de 2016 a las 1:44 pm

    Jémez es más bien cordobés. Nacer nació en Las Palmas, pero creció en Córdoba.

  2. Javier

    4 de enero de 2016 a las 2:30 pm

    Hacer un análisis de la situación del Rayo hablando solo de Paco es obviar muchas cosas que rodean al club.
    Su personalidad sigue siendo la misma que hace 4 años, y se le pueden criticar muchas cosas, pero decir que el Rayo no crece por culpa de su propuesta de juego es, con perdón, una estupidez.
    El Rayo no crece porque la presidencia esta a otras cosas (como hacer el ridículo comprando una franquicia en la NASL), la afición esta enfrentada, y parece imposible crear un proyecto duradero y de garantías.
    Decir que un entrenador que metió a un equipo en concurso de acreedores en 8vo puesto, marcando la mejor temporada de la historia, y que no entro en Europa League precisamente por su situación económica, no le ha ayudado a crecer…
    Entiendo que las formas de Paco son las que son, pero también creo que ha dado mas al Rayo de lo que el Rayo le ha dado a él.

    Un saludo

  3. Dr. K

    4 de enero de 2016 a las 2:39 pm

    “Tres temporadas salvando al Rayo”, pues bueno, técnicamente sí, pero si nos ponemos a mirar con más tranquilidad, resulta que en la 2012-13 se clasificó para la Europa League (aunque luego no la disputó por asuntos extradeportivos) y en la 2014-15 se mantuvo todo el año alrededor del puesto 10 con bastante comodidad. En la 2013-14 sí se anduvo flirteando con el descenso hasta casi el final, pero los que tienen por costumbre ver al Rayo más a menudo que yo coinciden en que los malos resultados se debían a errores puntuales de los jugadores más que a una mala dirección del equipo.

    Con sinceridad, este artículo me suena un poco a meacolonias. Decir que Jémez “se empeña en vestir al modesto Rayo con un alta costura poco apropiado para acodarse en la barra del bar de barrio y pedirse un tercio con una de bravas” es como señalar a un albañil que le gusta leer a Borges y escuchar a Bach y soltar “mira el señorito, haciendose el culto, ¿quién se habrá creído que es?”.

  4. Benji

    4 de enero de 2016 a las 4:26 pm

    Yo si creo que debemos verle en un equipo con un salto de calidad para ver como funcionaría. No hay mejor que Ernesto en estos momentos para el Athletic pero a mi me gustaría como entrenador del Athletic

  5. @kapo_tillo

    5 de enero de 2016 a las 10:44 am

    Muy en desacuerdo:

    Un entrenador que hace partidos divertidos para el espectador y consigue objetivos, normalemente con suficiencia. Que tiene un discurso propio, cree en él y no lo cambia (según yo lo veo, ahí radica su éxito). Pienso que Jemez es bueno para el Rayo y es bueno para la liga, así de simple.

    En mi opinión con el entrenador amarrategui random de turno es más probable que el Rayo estuviera en segunda que en Europa League.

  6. Kurono

    6 de enero de 2016 a las 4:15 am

    Aquí en esta bitácora hemos debatido mucho tiempo sobre el “estilo” y prestaciones de Jemez al Rayo. Es irreprochable que hay mantenido a la plantilla más barata de Primera, con el presupuesto más bajo, todo este tiempo sin descender, sumado al hecho que todos los veranos cambia media plantilla.

    Ahora bien, Jemez difícilmente en las prestaciones del Rayo vaya a ir a más, como acertadamente mencionan, está estancado. Aquí mismo he considerado que Jemez es el Zeman o Bielsa español, un hombre que contra el “Stablishment”, del juego “barraquero” se rebela y demuestra su valía del método de los valientes. Pero, el personaje se comió al técnico y ahora es imposible diferenciar a uno del otro. El Jemez Técnico empieza a parecerse más al simpático, pero grandilocuente y excéntrico “Paco”; la sangría defensiva del Rayo no compensa para nada el atrevimiento y la capacidad de gol (ya que nunca el Rayo baja de los 45 goles anotados por temporada) y suele acabar como el equipo con peor diferencia de goles anotados vs goles recibidos. No debería ser preocupante las derrotas contra los grandes, ya que al fin y al cabo el Rayo difícilmente podría salir a ganar al Camp Nou, S. Bernabeu, V. Calderón, S. Pizjúan, Mestalla o San Mames; pero las derrotas y empates ante equipos como el Málaga, Sporting o Betis hacen daño, y más si son en casa.

    Debe Jemez buscar ser menos el simpático pero absurdo “Paco”, y más un estratega. Es hora de variar ciertas cosas, sin dejar de ser valiente. Zeman, Schaff y en la actualidad Bielsa, se han perdido para la élite y parecen más una caricatura de sí mismos.

  7. Gustavo

    9 de enero de 2016 a las 1:25 am

    Como se ve que a algunos les queda muy alto el liston de escritor, vaya señor don caballero, aproveche el viaje; que al final queda lo que queda; que es mas bien poco.

  8. Fran

    10 de enero de 2016 a las 10:07 pm

    Me parece a mi que como destituyan a Jemez descienden.