Traicionado

Admiro a José Mourinho. Admiro profundamente su amor propio y su inquebrantable confianza en sí mismo. Admiro su seguridad, su firmeza y su convencimiento de que cada paso que decide dar en su vida va en la dirección correcta. Admiro su facilidad para exculparse de los fracasos que le rodean. Porque los fracasos siempre le rodean, le pasan al lado o le adelantan por la derecha en una maniobra temeraria, pero nunca le envuelven. Nunca parecen ir con él. Siempre sale indemne (al menos, en apariencia) de los escenarios más complicados. El Harry Houdini de las ruedas de prensa postpartido. Del King Power Stadium de Leicester salió airoso pese a una nueva derrota del Chelsea que deja al equipo al borde del precipicio. Cuestionado acerca del partido y de lo delicado de su situación, levantó la barbilla hacia el cielo y, sacudiéndose el polvo de la derrota de los hombros, declaró que sentía que todo su trabajo había sido ‘traicionado‘.

Sé que una de mis mejores cualidades es leer los partidos para mis jugadores e identificar cada detalle de nuestros oponentes. Los dos goles encajados son difíciles de aceptar porque siento que mi trabajo ha sido traicionado (…) Alguno de mis jugadores es evidente que no está a su nivel normal. Es duro. Quizá es que la temporada pasada hice un buen trabajo con ellos y los llevé hasta un nivel que no es su nivel real’.

Imagino a Mourinho desahogando su frustración y su ira sobre sus traicioneros jugadores, como Michael con Fredo Corleone. Escupiendo a la cara de John Terry que sabe que fue él y que le ha roto el corazón. Mascando interiormente bajo una mirada gélida la forma en la que ejecutará su cruel venganza. Pero siempre desde su púlpito. Siempre a salvo de la quema. Juzgando todo y a todos los que le rodean y excluyéndose a sí mismo del ajuste de cuentas. Cuando se depuran responsabilidades, José siempre mira para otro lado. Y su Chelsea mira ya para abajo.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

14 Comments

  1. ElMonoAlado

    16 de diciembre de 2015 a las 12:01 pm

    Se destilan una falta de responsabilidad intrigante en este Chelsea, e incluso ya después de tanto zarandeo futbolístico bien dado algo de cordura en el pobre Mourinho, ya viene a ser cuasipsicótico lo de las ruedas de prensa y actitud cuando sus lacayos pierden el partido, digno de telefilme matinal.

    Lo que no consigo entender es como se puede renovar casi con los ojos cerrados a un tipo que no esta rindiendo ni sobre unos límites medianamente aceptables (recordemos, con una plantilla de 500 millones!) no se marcan unos objetivos y pautas? esto es el futbol moderno también?

    Chapeau a lo del Leicester este año, lo de Ranieri parece la otra cara de la moneda, enorme! que clase la de ese Mahrez!

  2. theblues

    16 de diciembre de 2015 a las 12:37 pm

    “Juzgando todo y a todos los que le rodean y excluyéndose a sí mismo del ajuste de cuentas.”

    No es el único.

  3. theblues

    16 de diciembre de 2015 a las 12:45 pm

    Por si necesita aclaración, Diarios de Fútbol hace no mucho era una página donde se podían leer artículos maravillosos de fútbol desde distintos puntos de vista. Creo que hay motivos de sobra para hacer un artículo criticando a Mourinho desde sus decisiones deportivas. Incluso desde cómo su actitud ha perjudicado al equipo en ciertos aspectos. Tratando de aportar algo diferente. Leer un artículo para aclararme lo malo-malísimo que es Mourinho, sin tratar de buscar un por qué o ir un poco más allá, como el que espera a que alguien fracase para atacarle sin piedad… No sé, es una pena que una web de referencia haya cambiado tanto.

  4. Borja Barba

    16 de diciembre de 2015 a las 12:58 pm

    the blues

    Algunos lectores, en cambio, no han cambiado nada.
    Tú opinas, yo opino.
    ¿Qué hay de malo en ello?

    Un saludo.

  5. Antonio Agredano

    16 de diciembre de 2015 a las 1:25 pm

    @theblues

    Yo no soy referencia ni en mi casa. Y vivo solo.
    No entres más aquí, y te ahorras el mal rato.

  6. theblues

    16 de diciembre de 2015 a las 2:12 pm

    Siento si he fallado con las formas.

    Pero, solo un comentario: no pretendía defender a Mourinho. De hecho, estoy de acuerdo en que Mourinho es el principal problema del Chelsea ahora mismo, y creo que es complicado defender su continuidad en el Chelsea desde cualquier prisma. Pero me hubiese gustado un enfoque más analítico.

    Y seguiré entrando en la web, porque me sigue pareciendo que hacéis cosas súper interesantes (no es incompatible con que se echen de menos ciertas cosas de vuestro trabajo años atrás).

  7. alvaro meneses

    16 de diciembre de 2015 a las 4:27 pm

    No pretendo exculpar a Mourinho, pero no juega. algo de culpa deben tener los jugadores que son los que en realidad están en el campo de juego

  8. Full Norbert

    16 de diciembre de 2015 a las 10:37 pm

    @theblues:

    “Juzgando todo y a todos los que le rodean y excluyéndose a sí mismo del ajuste de cuentas.”

    No es el único.

    ¿Florentino?
    En fin, Mourinho es un Poncio Pilatos de la vida. Él nunca tiene la culpa de nada, es el mejor y más maravilloso. Su discurso ha caducado hace años.

  9. Kurono

    18 de diciembre de 2015 a las 2:44 am

    Mourinho fue DEVORADO por el personaje de “The Special One”. Ciertamente Hazard, Costa y algún otro jugador no está rindiendo lo debido y la “tendida de cama” es evidente. Sin embargo, esta es la plantilla que él quiso y la armó EL, no Abramovic o un director deportivo. Dijo que Benitez quería acabar con la carrera de John Terry, pues tras dos años y medio, John Terry está en la grada o en el banquillo (ridículo en Champions ante el PSG de propina). Costa, Fábregas, Hazard, Ivanovic, Oscar, Curtois, Ramires, John Obi Mikel, Azpillicueta, Löic Remy o Cahill siguen ahí porque así lo creyó adecuado. No le valían David Luiz, de Bruyne, Juan Mata, Sam Hutchinson, Schürrle, Bertrand, Kakuta o Lukaku, así se vendieron. Trajo, y luego empaquetó a toda máquina fuera del Chelsea a Mohamed Salah, Juan Cuadrado, Filipe Luis, Demba Ba y tanto Falcao como Pedro parece que tendrán el mismo destino.

    En tres temporadas Mourinho ha hecho y desecho lo que quería en el Chelsea, se le ha fichado lo que ha querido y se han ido los que él quería. Y el resultado es muy pobre para la inversión, 1 liga para tres años, ya que la temporada se vislumbra complicada para clasificarse a la Champions League (el campeonato de liga, a estas alturas y con el puntaje obtenido, ya es imposible). Mourinho ya no es el mismo, su discurso “o estás conmigo, o contra mí” ya se vislumbra caduco, su cuaderno, obsoleto, sus formas, cada vez más de acuerdo al triste personaje “The Special One” que el Mourinho técnico.

  10. Jorge Ley

    18 de diciembre de 2015 a las 8:17 am

    A mi me parece un artículo magnífico que refleja una crítica merecida a un comportamiento concreto.Quien quiera leer más allá de eso, tiene sitios adecuados a los cuales dirigirse. Este es un artículo argumentado y del que se puede discrepar. Faltaría más. Hay enfoques para todos, y el de opinión es uno valioso.

  11. Jose

    18 de diciembre de 2015 a las 3:35 pm

    Igual resulta que como técnico no da para más, a todos en el mundo del fútbol les llega un .momento en que pierden más que ganan, igual ha llegado la hora de que pase a ser el técnico de Inglaterra, que si no recuerdo mal era uno de sus objetivos.
    El método Mourinho no se ha agotadoo fijo, pero distan ya mucho los éxitos internacionales y sus últimos 5 años (toda una vida en esto de la pelotita) presentan más al Mourinho personaje que al Mourinho entrenador.
    Esta plantilla te la coge Carletto ahora y mejoran ipso facto

  12. Kurono

    18 de diciembre de 2015 a las 7:53 pm

    Ojalá no se haya perdido mi anterior mensaje, aunque ahí dejo claro que al José Mourinho técnico se lo ha devorado por completo el personaje de “The Special One”, creado a partir del 2 de junio del 2004. Once años y 6 meses de ese bautizo, y Mourinho se va por la puerta de servicio de su amado Chelsea, a un punto sobre el descenso, eliminado de la Copa de la Liga, con un juego pésimo y con una plantilla que EL mismo confeccionó y ahora no le apoya, o lo que es lo peor, le “tienden la cama”. Los jugadores no son inocentes en esta, pero Matic, Fábregas, Costa, Hazard, Oscar, Curtois, Ivanovic, Cahill, Ramirez, John Obi Mikel y Terry (entre otros) están en la primera plantilla porque así lo deseó Mourinho. No le valían Mata, David Luiz, Lukaku, de Bruyne, Bertrand, Kakuta, y otros más, y se fueron. Trajo y luego rechazó a Demba Ba, Schürle o Salah. Llegó a repescar viejas glorias como Eto’o y Drogba; se fichó extrañamente a Cuadrado y se pidió la cesión de Falcao. Así que si alguien tiene la culpa de la composición de la plantilla es de él. Su discurso está más que quemado y su táctica, más y más obsoleta. Debería reevaluar que está haciendo mal, porque tratar de seguir siendo el mismo, lo terminará volviendo una caricatura como Bielsa.

  13. Sin Balón

    23 de diciembre de 2015 a las 10:32 am

    Kurono

    Estoy de acuerdo en que Mourinho se ha dejado comer por su personaje y esto le ha hecho perder el norte. Se ha olvidad de que lo más importante es el fútbol, el trabajo, los entrenos, el equipo, el día a día. Ha centrado su atención en sus líos, en enfadarse con unos y con otros, mientras el equipo ha estado descuidado algo que ya le pasó al Madrid en su última temporada.

  14. Kurono

    1 de enero de 2016 a las 11:16 am

    Feliz año nuevo 2016 Sin Balón!

    Concuerdo con que Mourinho se ha enfocado mucho en lo extradeportivo. Sin embargo, revisemos su historial, y nos daremos cuenta donde empezó a torcer rumbo:

    1) Porto: A disposición de Mourinho estuvieron (entre otros) Jorge Costa, Ricardo Carvalho, Pedro Emanuel, Nuno Valente, Deco, Derlei, Alenichev, Maniche y Paulo Ferreira. Ninguno una gran estrella, y con la excepción de Costa, ninguno poseía un gran palmarés; pero eran bastante confiables y regulares e incluso Deco me atrevo a catalogarlo como e mejor mediocampista de mediados del 2000. Estaban también expedientes X como Vitor Baía, Jankauskas o Benni McCarthy, que dieron un rendimiento inusualmente bueno, el cual nunca volvieron a repetir. Motivando especialmente a ese grupo de jugadores, Mourinho en dos años y medio, con un equipo que estaba 5to. en la Liga Portuguesa en enero del 2002, logró juntar un equipo sólido y granítico que ganó 1 Taca de Portugal, 2 Ligas, 1 Copa de la UEFA y 1 Champions League.

    2) Chelsea (Primera Etapa): Cuando Mourinho tuvo las riendas del Chelsea, a este equipo ya estaban Makelele, Smertin, Adrian Mutu, Lampard, Joe Cole, Damien Duff, William Gallas, Gudjonsen, Terry y Cudicini. A estos jugadores se les sumó los portugueses que llevó (Tiago del Benfica y Carvalho y Ferreira del Porto), Mateja Kezman y Arjen Robben (entonces las mayores estrellas de la Eredivise), Cech (otra promesa) y Didier Drogba, imponiendo su criterio (Abramovic quería a Ronaldo el gordito). De nueva cuenta, y con excepción de Makelele y la gente del Porto (bajo el ala de Mourinho), ninguno tenía un palmarés muy impresionante, a pesar que Lampard, Cole, Duff, Mutu, Kezman y Robben tenían una pinta de estrellas emergentes. Los resultados en sus tres primeros años (y meses) dieron 1 Comunnity Shield, 2 Copas de la Liga, 1 FA Cup y 2 Premier League. Hubo un desgaste importante observado en al tercera temporada, cuando no pudo repetir el título de liga y se notaba el conflicto que tenía con Shevchenko y Ballack, gente fichada por los deseos de Abramovic. Su cuarta temporada empezó bastante mal y terminó con Mourinho siendo despedido.

    3) Inter de Milan. Aquí empieza a vislumbrarse algo diferente, ya que a diferencia de los dos clubes anteriores, Mourinho dirige al entonces gran dictador de la Serie A. Pero está muy condicionado, eso sí, con el famoso escándalo “Calciopoli”, así que sus objetivos eran la Champions. Sus dirigidos eran principalmente Toldo, Julio César, Zanetti, Stankovic, Ibrahimovic, Maicon, Viera, Cambiasso, Materazzi, Walter Samuel, Chivu o Iván Ramiro Córdoba. Un año después de su llegada a Italia, cambia a Zlatan por Eto’o, un cambio ganador en toda regla y también llegan Sneijder, Milito (fundamental), Lucio y en diciembre a Pandev; sus fichajes eran principalmente buenos jugadores sin gran palmarés (la excepción, Eto’o). Ganó 1 Super Copa Italiana, 1 Copa, 2 Ligas y 1 Champions League.

    4) Real Madrid. El Real Madrid de Florentino Pérez ha sido una máquina de devorar entrenadores y Mourinho no fue la excepción, al contrario, parece que a partir de aquí, todos sus defectos y carencias se empezaron a sobreponer a sus virtudes. Ganó en tres años 1 Super Copa, 1 Copa del Rey y 1 Liga. Sus pupilos en esta era eran Casillas, Arbeloa, Marcelo, Pepe, Ramos, Gago, Cristiano Ronaldo, Kaka, Benzema, Xabi Alonso, Albiol e Higuaín. Llegaron bajo su mandato en el primer año Di Maria, Khedira, Özil y Carvalho. Observemos que tres de los fichajes de Mourinho eran gente sin gran palmarés y Carvalho, de gran recorrido, un hombre de su entera confianza y veterano de Mourinho en Porto y Chelsea. En sus otros años, llegaron Värane, Coentrao, Sahin, Modric, Essien y Diego López, otra vez, gente sin grandes alardes de títulos (excepto Essien, un hombre que ya estuvo en el Chelsea bajo su batuta). Estaba claro que Mourinho encontró un vestuario lleno de jugadores que habían ganado muchos títulos (tres de los nuevos “Galácticos” del 2009 ya habían ganado Champions, Casillas ya había ganado Champions y Ligas, Ramos siendo tan joven ya había ganado ligas y había al menos 6 Campeones del Mundo) y que deseaba un cambio a un grupo menos “galáctico” y más del estilo de Mourinho. Pero esto fue un fracaso, en parte porque a los Casillas, Ramos, Pepe y Cristianos Ronaldo les terminó fastidiando que tocara su condición de intocables, en parte porque la mayoría de los que llevó se fueron sin pena ni gloria; y por otro lado, porque al “ser superior”, le valen más su caros juguetes que la idea de un proyecto deportivo. Sea como fuere, Mourinho tuvo un éxito pírrico, para tanto gasto, realmente sólo tuvo una temporada redonda, la 2011-12 con la famosa Liga de los 100 puntos, antes de eso, la goleada 5-0 lo dejó aturdido y después, todo fue un descalabro.

    5) Chelsea (Segunda Etapa): De nuevo otra nueva era donde la palabra “fracaso” parece que persigue a Mourinho. Su bagaje luego de 2 años y medio se traduce en 1 Copa de la Liga y 1 Premier League, pero sus últimos momentos, ubicándose en la posición 15-16, apenas un punto por encima del descenso, eliminados de la Copa de la Liga y con un juego horrible e irreconocible, han dado al traste con su nueva etapa en el club “Blue”. Han pasado bajo su mandato, tanto sus veteranos Cech, Terry, Lampard, Droba, Eto’o, Obi Mikel y Ashley Cole; se juntó con Torres, David Luiz, Ivanovic, Matic, Salah, Schürrle, Hazard, De Bruyne, Mata ú Óscar. Moviendo hilos, salieron Lampard, Droba, Eto’o, Torres, David Luiz, Salah, Schürrle, Ashley Cole, Lukaku, De Bruyne, Mata, etc.; mientras llegaban Fábregas, Costa, Filipe Luis, el regreso de Curtoise como gran portero estrella y el gran fichaje, el único jugador que aparece para salvar el día, William, llegó como un tapadillo acompañando a Eto’o del Anzhi, y se ha vuelto en el salvador del Chelsea en no pocas ocasiones. Pero ya se han mezclado jugadores que lo han ganado prácticamente todo con otros que son de su gusto, y de todas formas, el experimento le ha explotado en la cara.

    En su paso por el Porto, su primera etapa del Chelsea y el Inter, tenía a su disposición jugadores con palmarés pobre (excepto 1-2) y sus fichajes eran principalmente gente con repisas sin títulos. Cuando llegó al Real Madrid y en sus segunda llegada al Chelsea, se topó con jugadores que ya habían ganado muchos títulos, entonces todo le salió de fuera de su control. Ahora los desaires y peleas con miembros de su cuerpo técnico y jugadores, que eran cosa prácticamente desapercibida, son públicos, notorios y hasta desagradables. Gente como Eto’o públicamente ya sale desairándolo, Diego Costa le arrojó un peto, Hazard no le hablaba, no tenía química con Ivanovic ni Matic, etc.; esto no fueron los “Galácticos” consentidos de Florentino Pérez, muchos de ellos eran hombres que Mourinho les tenía confianza. Debe reevaluar su actuación