Un día, un fichaje: Tom Cleverley

cleverley

El pasado verano, Tom Cleverley tuvo que salir del Manchester United para intentar alejarse de esa nube tóxica que le rodeaba: de repente, de la noche a la mañana, sin una explicación demasiado convincente, sin una actuación para el olvido, sin nada más que varios partidos sin ser decisivo, que no es algo que a él, centrocampista de apoyo a un mediocentro, le correspondiese -se justificaba que era un jugador que no trascendía en los partidos, que sus pases no tenían sentido, que no hacía nada que no hiciese cualquier persona del mundo-, había pasado a ser un futbolista marginal. Del Manchester United a la selección y de la selección al acoso, más o menos, pues hasta tuvo que borrarse sus redes sociales para dejar de leer improperios hacia su persona.

Roberto Martínez, en 2014: “Lo que ha pasado no es culpa de Tom. Creo que es un talento tan bueno como cualquiera que hay en Inglaterra. Todavía está creciendo. Hay muy pocos jugadores ingleses que tengan la educación futbolística que hubiesen recibido en Holanda, España o Francia y Cleverley es uno de ellos. Me decepciona que se le juzgue de manera tan agresiva cuando todavía ni siquiera ha jugado 200 partidos. Un futbolista tan joven no debe tener tanta presión. Siempre dije que, técnica y tácticamente, Tom no era un jugador normal en este país: podía haber nacido en Holanda y tiene la habilidad de cualquier español. Es un ejemplo de alguien que tiene talento pero necesita el ambiente y la dirección necesaria para expresarse por sí mismo. No entiendo esta campaña en su contra”.

No era de extrañar que Roberto Martínez saliese en su defensa. Cleverley, antes de debutar incluso con los de Old Trafford, estuvo un año entero cedido en el Wigan cuando el técnico español estaba en el banquillo. Allí jugaba por la banda, de volante, con libertad para acomodarse en el centro del campo cuando hiciese falta. El año pasado ya hubo rumores de que el Everton, donde ahora entrena Roberto Martínez, había pedido su cesión. Sin embargo, Cleverley se fue al Aston Villa. Allí ha recuperado la confianza: se salvaron, llegaron a la final de la FA Cup y, ante la lesión de Ryan Mason, volvió a ser convocado por Inglaterra. Días después, ahora sí, se anunció su acuerdo con el Everton para unirse a los ‘toffees‘ en cuanto su contrato con el Manchester United acabase. Roberto Martínez, un entrenador que ha confiado en Cleverley desde antes de que lo hiciesen en su propio club, quiere resucitar su carrera, coincidiendo con los últimos días de Osman: en Goodison Park podrá volver a ocupar esa posición libre, a veces tirado a banda, que ocupaba cuando debutó en la Premier League con el Wigan.

En DDF | Qué pasa con Cleverley

barkley

Puedes comprar camisetas del Everton FC en Classic Football Shirts, la tienda online especializada en camisetas de fútbol de todo el mundo.

Madrid, 1991. Periodista. Me gustan los partidos feos en campos sucios.