El dominador reconstruido

82859ccb3c89b309d991b94fbe32e869_crop_north

Los casi dos mil kilómetros que separan San Sebastián y Berlín por carretera se quedan en nada si uno echa la vista cinco meses atrás y mide la distancia, sideral, que separa al nuevo campeón de Europa de aquel equipo repleto de miedos y tensiones que cayese en Anoeta allá por el mes de enero. Aquella noche el Barça de Luis Enrique tocó fondo. El asturiano comprobó, con toda crudeza y sin posibilidad de paliativos, la voracidad de un entorno, el barcelonista, con preocupante tendencia a la autodestrucción. El tsunami desatado en la costa donostiarra se llevó por delante a Zubi, gran valedor de Lucho e importante apoyo en los primeros pasos del nuevo técnico azulgrana, y dejó una seria advertencia al hombre encargado de reeditar el Barça triunfal tras el torpe año de Martino: el Barça era de sus futbolistas.

Porque solo unos futbolistas tan únicos y geniales como Messi, Neymar, Suárez, Rakitic o Iniesta serían capaces de reinterpretar el camino al triunfo para darle al FC Barcelona su quinta Copa de Europa desoyendo las directrices de juego dictadas hace un cuarto de siglo por Johan Cruyff. Porque resulta cuando menos impactante que el Barça se deshiciese de la Juventus abrazando un estilo eminentemente contraatacante, mecido por el vaivén del mejor Iniesta de la temporada. Ya no es un Barça de centrocampismo que se apoya en el virtuosismo de sus menudos ensambladores. Ya no es un Barça de cocción lenta y meditación profunda. Ahora transcurre veloz, provocando el vértigo entre unas líneas enemigas a las que antes doblegaba previa anestesia y ahora derriba a base de golpes demoledores, sin tanta sutileza. Rakitic, a diferencia de Xavi e Iniesta, no acuna, sacude. Es un Barça más terrenal. O, al menos, un Barça que se edifica en torno a un estilo más asequible. La diferencia con el resto de equipos no es tanto estilística, sino basada en la magnífica superioridad de aquellos que deben de plasmar el estilo cuando empieza a rodar la pelota. Nada iguala a día de hoy la compenetración, el rendimiento y la efectividad de la tripleta ofensiva azulgrana.

Este Barça de Luis Enrique, más de entraña que de cerebro, ha completado la maravillosa tetralogía continental de la última década. La quinta de su historia, la cuarta en los últimos diez años. La que volvió a encaramar a Messi a lo más alto del fútbol mundial. La que fue justa con el trabajo del técnico y le hizo acreedor de una confianza que el barcelonismo parecía reticente a ofrecerle. La que ayudó a que la dolorosa despedida de Xavi fuese un poco más dulce. La que llegó para confirmar que la temida reconstrucción del equipo brillante y dominador es un hecho. http://www.tb-credit.ru/

7 Comments

  1. Full Norbert

    8 de junio de 2015 a las 2:15 am

    Exacto, no es el Barça de los centrocampistas, es del Barça de los delanteros. Al margen de todas las dudas que surgieron en el seno del Barça ya comentadas aquí una y mil veces, la gran pregunta que se hacía todo el mundo en verano, no era la labor de Luis Enrique, ni de si volvería a ser un gran equipo, la pregunta era si Neymar, Messi y Suárez podrían jugar juntos y convivir tantos gallos en un corral. La cosa estaba muy clara: si el Barça (o cualquier equipo) quería ganar, la labor del técnico es explotar las cualidades de sus mejores futbolistas. Antes eran los centrocampistas, ahora son los tres sudamericanos. De ahí el cambio de estilo (no tan radical en 2015, más lo fue en 2014) porque estas tres bestias con espacios son lo más letal que existe hoy en día y son la tripleta que más goles han conseguido en un solo año. Lo que ha hecho Luis Enrique es darle el mejor ecosistema posible a los tres, en especial a Messi, y así han llegado los resultados. Eso más la preparación física que es su gran marca, han hecho a este Barça, de nuevo, tricampeón.
    Y yo tan felicísimo, por supuesto.

  2. Kurono

    8 de junio de 2015 a las 11:43 am

    Cierto con la preparación física Full Norbert, parte que yo si veía muy bien, incluso en plena vorágine de autodestrucción en enero. También es cierto que la duda persistía si tantos gallos en el gallinero sería prudente, aunque lo lógico, racional y obvio era que Messi puede actuar tanto en banda como mediapunta, Neymar puede ser un segundo delantero que actúa como el interior/extremo que tantos buenos resultados le ha traído al Barcelona (desde Rivaldo pre-Balón de Oro hasta el propio Villa a comienzos del 2011, sin olvidar la dupla de la segunda Copa de Europa, Ronaldinho y Guily). Suárez es delantero centro, si bien según las circunstancias, puede caer a ratos a banda. La clave era tratar de homologarlos.

    Hasta ahí, concuerdo. Sin embargo, lo más grave de Luis Enrqiue por diciembre-enero no era la derrota ante Anoeta, esa fue la gota que rebalsó el vaso. Todo empezó en el Clásico, en octubre, contra un Real Madrid, que si bien llevaba una buena racha, no había enfrentado a un rival de alcurnia desde el Atlético de Madrid (2 derrotas y un empate). Y la derrota, merecida, encendió una voz de alarma, ¿que tal si de nuevo se equivocaron en la dirección técnica? Porque te recuerdo que Rakitic se vislumbraba como uno de los titulares, junto a Pedro, y sin embargo metió el mediocampo de toda la vida (Xavi-Iniesta-Busquets) y a Suárez sin ningún ritmo competitivo. Luis Enrique empezó a pegar bandazos que lo hizo mostrar como un técnico superado por las circunstancias. Partidos nefastos ganados con una genialidad de sus estrellas (viene a mi mente aquella victoria horrible contra el Almería, donde probó una nueva alineación que no sirvió para nada y que Suárez salvó in extremis). Cambios absurdos e ilógicos. Su extraña y nada convencional política de rotaciones que no dio ningún fruto. Y sobre todo, porque volvió al Xavi-Iniesta-Busquets en el medio campo, ese era su mayor pecado, en los partidos duros tirar de una alineación en la que nadie creía. Una formación a la que Vilanova y Roura se encargaron de fundir, y Martino no tuvo el valor, respaldo o fuerza para hacer el cambio.

    Yo le tiré un palo muy duro a Luis Enrique a media temporada, porque en enero, a media liga, no había construido nada. Y no puedes darte el lujo de tirar media temporada en experimentos. ¿Te imaginas salir derrotado contra Valencia, Almería y Getafe en ese momento crítico? El Real Madrid se hubiera escapado. Desde esa derrota en Anoeta, con el ambiente enrarecido y Messi en abierta sublevación, el Barcelona empezó a vislumbrarse un juego más identificable y sobre todo, a ganar todos los partidos (excepto el del Málaga). Algunos con algo de fortuna, pero ya había una idea muy concreta que quería pasar de un juego controlado por centrocampistas, a un juego más abierto, donde Messi servía como un mediocampista más, Neymar empezaba a ayudar más en defensa y Suárez actuaba como 9 de toda la vida. Funcionó bien.

    Ahora, si bien Luis Enrique ha triunfado donde Vilanova y Martino fracasaron, también tiene ciertos problemas que no superó del todo:

    1) Cierta complacencia con las «vacas sagradas»: Dani Alves e Iniesta. Por muchas loas, por mucho fin de temporada, por muchos premios «Man of Match», hay que asumir que ya no están para el Barcelona, no son jugadores de 90 minutos y 60 partidos por temporada. Dani Alves se «recuperó», porque se dio cuenta que NADIE lo quería al precio que exigía, aun con carta de libertad, porque eran 3 años de decadencia pura y dura, con algunos destellos, pero nada más. E irse a Qatar, Rusia, MLS, China o Australia aun no está en el intinerario del buen Dani. Lástima, bien centrado aun hubiera dado un buen rendimiento, no creo que lo renueven por 3 años y más salario. Iniesta, algo similar, con la renovación que significa muchos años siendo el 2do. o 3er. mejor pagado, sólo debajo de Messi y Neymar. No por su buena final me engaña, Iniesta está para cumplir el papel de Xavi y, una vez pasada la sanción FIFA, traspaso. Esa venia no me gusta, tanto Alves como Iniesta debieron ver banquillo más seguido, porque si su rendimiento en la cancha era malísimo en muchos partidos, ¿como se sentirían sus competidores y colegas al ver que dos de los jugadores de peor rendimiento en los partidos contar con tanto benepácito? Muchos quizá se lo tomen de la peor manera, simplemente saliendo sin motivación a jugar.

    2) Los canteranos. Otro año más donde los Barthra, Montoya, Samper, Sergi Roberto, Rafinha, Sandro o Munir no son tomados en cuenta. Al menos se que Munir, Montoya y S. Roberto quizá no valen para este equipo, pero ¿tuvieron suficientes oportunidades? Cuidado, descuidar la cantera te lleva a fichar a un tipo por 30 millones, cuando con un poco de paciencia te podías economizar ese fichaje. Luis Enrique DEBE, como entrenador de filiales en su inicio, ser mejor para llevar a los jóvenes al primer equipo. No hay fichajes y se te va Xavi por edad y Alves por contrato, ¿de verdad tan poco valen estos jóvenes para no darles oportunidades reales?

    3) El pulso con Messi es algo que Luis Enrique tuvo que «tragar», sobre todo, por aquel «plebiscito» donde el astro argentino fue vitoreado y Luis Enrique, pitado ¡y eso que la temporada de Messi ofrecía dudas en ese momento! No me gustó lo de Messi, pero supongo que ahí algo se habrá mediado, ya eso precipitó la salida de Zubizarreta. Ya en la Roma trató de hacer algo parecido y sólo un buen diálogo con Totti y De Rossi impidieron que Luis Enrique para navidad hubiera regresado de Italia.

    Bueno, en cuanto a títulos está todo definido, Luis Enrique lo ganó todo. La preparación física ha vuelto (por fin) a Barcelona luego de 2 años de puros desastres en esa parecela. Messi está feliz y en su mejor estado de forma. Los tres cracks brillan con luz propia y se han amoldado, no se extrañan a los que se fueron (Alexis y Cesc). Por el contrario, hay que confiar más en esa cantera y dejar los miedos a la hora de usarla. También hay que mejorar la comunicación (caso Neymar y la jugada ante el Athletic, Neymar no debió declarar nada en rueda de prensa y si mucho, Luis Enrique debió haber empleado otros términos con ese tema, y no exponer a su jugador a la prensa). Quizá es hora de hacerse a la idea que no va estar Alves y que Iniesta sólo está para 30 minutos de partido. Pequeños detalles, que en su momento no vieron o bien, no se atrevieron a cambiar los anteriores inquilinos del banquillo del equipo y que permitieron el desastre entre el 2013 y el 2014. Pero hay que ser valiente.

  3. Full Norbert

    9 de junio de 2015 a las 2:41 am

    De acuerdo en tu primera parte de la exposición, en especial con la derrota contra el Madrid, exactamente eso mismo critiqué yo de Lucho. Y lo de esos partidos, más de lo mismo. A partir de Enero fue donde se vio el plan de Luis Enrique, su idea empezó a funcionar y tenía un plan, cosa que antes no tenía con tantos bandazos. Yo también le di mucha cera, incluso en conversaciones de whatsapp me calentaba un montón con Lucho.
    Sobre Iniesta, yo no le he visto bien estos dos/tres últimos años, pero no sé si está para el rol de Xavi, creo que puede ser titular más veces. Y la comparación con Alves falla, Iniesta ha rotado muchísimo más que el brasileño porque tiene sustitutos, es que cuando Alves estaba mal, aun en ese estado me parece mejor jugador que Douglas y Montoya. Dudo mucho que renueve tanto tiempo, más si cabe con la incoroporación de Aleix Vidal (como mejore en la faceta defensiva, este chico pude dar mucho) aunque eso será en Enero. Iniesta no está para 60 partidos de titular, pero puede que sí que esté para 40 y no todos los partidos completos, aunque creo que en este punto no nos pondremos de acuerdo, Kurono.
    En cuanto a los canteranos, quiero ver más a Sandro y Samper y el que tiene que daar un paso adelante es Rafinha, tiene cosas que me gustan mucho, el resto no me convencen, la verdad.
    Y en cuanto a lo de Messi, en fin, esto de que la estrella casi maneje el vestuario tiene que ser así, es que es exageradamente bueno. Los capitanes también están para eso. De hecho, yo dije (y sigo diciendo) que en un pulso Messi vs el entrenador de turno, sigo eligiendo al rosarino. Y a principios de temporada también, porque a mí sí que me ha parecido que Messi ha hecho una buena temporada completa, pero como todos, ha mejorado un montón en este 2015.

  4. Cristofer

    9 de junio de 2015 a las 3:01 pm

    Hola a todos ,

    He leído tu reseña que me parece muy interesante y quería dejar dos notas:
    Por un lado , creo que la clave la das tu , el fútbol es de los futbolistas ,el Barcelona les tiene muy buenos, sobre todo en el 11 titular, no solamente jugando sino también conociendo el juego y aquí reseñar por ejemplo a Mascherano ( sin palabras para describirlo) o Busquets, Suarez, Bravo,Rakitic… , desde fuera, también la gestión aleatoria que parece que ha hecho Luis Enrique y su cuerpo técnico , esto vale mucho, cuándo tienes esta calidad de futbolistas, visto desde fuera.
    Y otra nota que quiero dejar, los mitos devoran, a mi me parece que Cruyff ha sido muy importante en el Barcelona y no voy a ser yo quién diga lo contrario, pero me parece que el Barcelona debe jugar de diferentes maneras , adaptandose a las circunstancias del juego,no perdiendo el buen gusto por el futbol, que creo que esto no es monopolio de Cruyff y de Guardiola, entre otros en el Barca. Aquí me gustaría mencionar al Barca de los años 20, que debía ser un equipazo, con fichajes como Héctor Scarone ( un mago del futbol amateur), Samitier, posteriormente el barca de las cinco copas con mucha influencia del fútbol del este y sus métodos, Luis Suarez( único balón de oro español , cuándo este premio valia lo que valia) , Helenio Herrera ( otro estilo diferente), los húngaros… En los 70 y 80 no voy a decir nada porque no se lo que paso , vamos lo que quiero decir que en el Barcelona se ha tenido gusto para el fútbol en diferentes etapas y dinero para poderlo llevar a cabo ( futbolistas y entrenadores). Cruyff, me parece que es un mito del barcelonismo , con sus cosas muy buenas, y otras cosas muy malas que en muchas ocasiones devoran al equipo

  5. Kurono

    10 de junio de 2015 a las 10:08 am

    Bueno Full Norbert, actualmente ya renovaron a Alves. La duda que viene es ¿dará Alves el rendimiento de los últimos 2 meses, o empezará con sus cosas, a rascarse la barriga casi 6 meses y querer salvar la papeleta en unos 6 partidos? Si como mínimo retiene el mismo salario, Alves firmó su último gran contrato en la élite (el próximo es en la MLS o en Qatar). Así pues, es el tiempo de Luis Enrique de, en caso baje su rendimiento, meterlo al banquillo y no tener miedo en darle los minutos a Montoya o hasta Pedro. Total, si Alves cuando juega mal es un lastre, me recuerdo de cuando Rakitic le tenía que cubrir las espaldas.

    Con Iniesta, voy a explicar por qué razón le sigo dando «palos». Fue el único jugador que el año pasado se trató de minimizar su participación en el fracaso del «Tata» Martino. Un año absolutamente mediocre; eso sí, a la mínima había palos y piedras a todos: Desde pedir la venta de Messi, el «destierro» a Piqué, la «deportación» de Alves, exigir un reembolso por Neymar, la jubilación de Xavi, que se defenestrara a Alba, Valdés o Pedro, venta a remate de Alexis o Fábregas, quemar la Masia, todo, pero eso sí, Iniesta ninguna crítica. Lo peor fue leer una entrevista donde parecía que estaba satisfecho con su nefasto rendimiento tribunero, donde era mejor que hiciera un control de balón bonito, aunque intrascendente. Eso es lo que yo pido al criticar a Iniesta, que se digan cosas duras, pero ciertas, que llevaba algo más de 2 años siendo el peor centrocampista del Barcelona. El colmo fue en el clásico de octubre, cuando hace aquella famosa jugada donde Isco le come el mandado, ese día noté lo distorsionada que está la realidad con Iniesta, ahí, siendo ÉL el mayor culpable, hubo gente que le quiso cargar el «muerto» a Rakitic o Mascherano. Y no me engaño, Iniesta está para jugar unos 30 partidos, la mayoría entrando de cambio, no puedo justificar al tercer mejor pagado y capitán del equipo dar semejante rendimiento, por mucho que haya jugado un muy buena final (aunque no para ser MVP), para jugar un final hay que llegar ahí, y entre temporada y Copa hay 60 partidos donde Iniesta jugó bien menos de 10. Ahí lo mejor es darle mayor responsabilidad a la cantera, con Rafinha, Samper o algún otro jugador.

    Francis: El «mal» que ejerció Cruyff fue haberse apoyado en la «Quinta del Mini», hace ya muchos años. Quienes le hicieron daño al Barcelona se sentaban en el palco, le reían gracias al inepto de Zubizarreta y metieron al club en un embrollo judicial bárbaro y lo ha sancionado la FIFA por su propia ineptiud. Y por mucho que algunos lo niegan, Luis Enrique terminó recurriendo a lo que jugaba defensivamente el Barcelona con Guardiola (el aparato defensivo es el mismo, sin cambios). Otra cosa fue cuando anduvo tirando bandazos, ahí Luis Enrique mostró muchas carencias, hasta que empezó a crear su propio estilo, que es a lo mismo que se venía jugando, sólo que con mayor verticalidad.

  6. tubilando

    12 de junio de 2015 a las 1:17 am

    Este Barcelona es un equipo raro, aunque gran equipo, eso sí. No creo que el estilo sea eminentemente contraatacante, como dice Borja. El Barcelona tuvo más tiempo la posesión de la pelota (60-40) y cometió la mitad de faltas que la Juventus. Lo que ocurre es que, con respecto a otras temporadas, incorpora un contragolpe letal, además del peligro que suele crear en las acciones a balón parado. Pero el Barcelona sigue intentado jugar desde atrás la pelota, de hecho algunos fallos dieron lugar a acciones peligrosas de la Juventus. Se mantiene el buen trato de balón aunque se incorporán otros registros.
    Me resulta un equipo raro por varias razones. Porque incorpora a Rakitic, un todocampista que no me encajaba del todo en el estilo del Barcelona, en el lugar de Xavi. También por la descompensación que provoca en ocasiones el jugar con tres delanteros que no siempre están dispuestos a echar una mano en labores defensivas. Ahora bien, esos tres delanteros centrados sólo en el fútbol son maravillosos
    Coincido con Kurono en el tema de las vacas sagradas, para mí es el momento de soltar lastre, no se puede tener a jugadores por agradecimiento a rendimientos en el pasado porque el vestuario termina siendo un polvorín.
    Mi opinión de Luis Suárez es que no es casual que su mejor rendimiento en Champions lo haya ofrecido fuera del Nou Camp. Suárez es uruguayo, ha triunfado con su selección, competitiva pero con poquito fútbol. Cuando Suárez compite con Uruguay luchan él y Cavani (antes Forlán) contra el mundo, crean ocasiones de la nada ante selecciones con mejores futbolistas, y se sienten estupendamente en ese hábitat. Sin embargo, he visto a Suárez en ocasiones ansioso en el Camp Nou, ahí he visto su cara más vulnerable. En Inglaterra triunfó teniendo al país en su contra por su actitud aguerrida en el campo.

  7. Jorge Ley

    13 de junio de 2015 a las 11:22 am

    Yo estoy algo nervioso por el asunto de las elecciones en las que el club, tanto institucional como deportivamente, se juega mucho. Va Bartomeu colgándose medallas como si su brazo se extendiera hasta el campo. Y existe cierta preocupación porque se piensa que los socios son incapaces de razonar tras esa tremenda borrachera de felicidad, salvo que baje Laporta de su atalaya a modo de Cid Campeador (Quién lo diría) y la masa social le compre el discurso.
    Un discurso que tratarán de masacrar los sicarios de ciertos medios, que sienten el club como suyo por esa convivencia enfermiza con la actual junta directiva.