Peligro de extinción

Andrea-Pirlo-juven

Andrea Pirlo es una especie en peligro de extinción. Es un futbolista diferente y, sobre todo, es un futbolista extemporáneo. En los tiempos en los que la concepción del medio centro de troquel pasa por un perfil de jugador más musculado, más grande y atléticamente más desarrollado en detrimento, la mayoría de las veces, de una menor sutileza con el balón entre los pies, Pirlo aparece como un elemento impropio, casi como de otra época. Empeñado en honrar permanentemente esa máxima de Penso, quindi gioco (‘Pienso, luego juego‘) que dio título a su autobiografía. Su exclusividad lo hace aún más visible y determinante ante los ojos del aficionado.

Ocurre, sin embargo, que el metrónomo bresciano va acumulando calendarios a sus espaldas. Su mente sigue clarividente como el primer día. Su aspecto físico de mirada lánguida y melena lacia, como de seductor protagonista de anuncio de vermut que ha hecho de su cuidada barba una especie de imagen de marca, incluso parece haber mejorado. Pero sus castigadas piernas ya no resisten los kilómetros como lo hacían antaño y Allegri se las debe ingeniar para dosificar su talento con raciocinio. Pirlo parece cansado de sentar cátedra en un fútbol que sí que valora sus enseñanzas pero que cada vez encuentra mejores excusas para prescindir de ellas. Como si extrañamente quisiera liberarse de su influencia. Como si una extraña querencia por el pasado, por retornar a las raíces de un fútbol que se hizo hombre entre los pies de futbolistas muy alejados del prototipo que representa el centrocampista juventino, contribuyera a acelerar su progresiva desaparición de la escena.

Pirlo es un futbolista en peligro de extinción porque no van quedando muchos de los de su especie, si es que alguna vez hubo alguien semejante. Se empeña en seguir existiendo en un hábitat que a cada golpe recibido se vuelve un poco más hostil, como queriendo prolongar inútilmente una agonía cuyo final es por todos conocido. Tocando las últimas notas aún con perfección virtuosa. Y cuando ya no esté, cuando su cuerpo decida que ya es suficiente y pida tregua, admiraremos embobados sus imágenes con nostálgico deleite.

camiseta pirlo juventus

Puedes comprar camisetas de Andrea Pirlo en Classic Football Shirts, la tienda online especializada en camisetas de fútbol de todo el mundo.
http://www.tb-credit.ru/zaimy-na-kartu.html

2 Comments

  1. sobris

    5 de mayo de 2015 a las 11:30 pm

    Pues hoy pirlo ha corrido una barbaridad y su partido de hoy destaca mas por dos perdidas clamorosas y dos recuperaciones brillantes. Pero, aparte de este partido, si es verdad que es un jugador de otra época en un fútbol muy instaurado en el músculo. Su musculo, es el cerebro.

  2. Kurono

    6 de mayo de 2015 a las 5:56 am

    A mí lo que me sorprendió fue que hizo más kilómetros recorridos que nadie en el Juventus Arena ante el Real Madrid, incluyendo a sus propios compañeros y rivales. 38 primaveras a sus espaldas nada más y nada menos. Pero el tiempo, un juez inexorable, no perdona y Pirlo ya no aguantaba en los últimos 30 minutos del partido, por algo el repliegue defensivo de la Juventus, que fue imposible de traducir a algo positivo para los merengues. A Xavi le pasa algo muy similar este año: Dosificado aun imparte cátedras de fútbol (rodeado de tipos más físicos como Rakitic, Busquets y Rafinha, o jugando 30 minutos). Expuesto al vendaval rival con los Tito-Tata sistemas de titular indiscutido, Xavi se funde.

    Lo sonrojante es un tipo como Bale, con 25 años, paseándose por el campo, tocando menos balones que Casillas, sin ninguna responsabilidad defensiva, sin lesiones graves de por medio y sin ganas de nada.