En clave emocional

atm bayer

En el territorio de la emotividad más intensa, allí donde el Atlético de Madrid de Simeone se encuentra más cómodo y consigue desarrollar mejor su propuesta futbolística, se dirimió el pase a los cuartos de final de la Champions League entre colchoneros y Leverkusen. Respondiendo al guión previsto, arrimando el partido a la fogata encendida desde el graderío de la ribera del Manzanares (y desde la sala de prensa del Cerro del Espino) hasta rozarlo con las brasas incandescentes y hacerlo arder, el Atleti sacó adelante la eliminatoria con escaso fútbol pero aferrado a esa fuente de emociones extremas del que apela a un mismo tiempo al sentimiento de la grada, al recuerdo de Luis Aragonés y a la leyenda vida de Fernando Torres sobre el césped. Toda la imaginería colchonera junta y en perfecta emulsión.

Porque los rojiblancos se manejan mejor cuanto menos fluido es el partido pero más cercano al éxtasis místico se encuentra. Y si la experiencia espiritual tiene su trance final apostado a la vuelta de la esquina de una tanda de penaltis, mejor que mejor. Dramatismo e histeria de la mano, bien cobijados bajo el manto de la ‘intensidad’, así como le gusta al Cholo. Si el plan funciona, si la estrategia de la hiperemotividad trae consigo un resultado victorioso, la foto lucirá extraordinaria a la mañana siguiente en las portadas. Pero las emociones son complicadas de gestionar y dominar. Siempre en el alambre, no es infrecuente que sean ellas las que, en una maniobra maquiavélica, acaben jugando con uno, manejándolo a su antojo entre vaivenes descontrolados y siempre próximos a las simas más profundas y a los picos más escarpados. Sin mesura y sin término medio, sin la virtud de la templanza. Es un riesgo muy grande el que asume el Atleti, tan poco dado a extraer su máximo rendimiento en climas templados, que necesitará de Koke, de Arda, de Griezmann, de Cani y, en definitiva, de una dosis bastante más generosa de fútbol para proseguir con garantías en su hazaña europea.
http://www.tb-credit.ru/return.html

7 Comments

  1. pcerezo

    18 de marzo de 2015 a las 4:59 pm

    Borja,
    Creo que este año la única forma de seguir adelante es apelando precisamente a la emotividad. Este equipo es mucho peor que el de el año pasado. El portero, el lateral izquierdo, los mediocentros (Gabi es una sombra seguramente por su implicación en el amaño del Levante-Zaragoza) y el delantero centro. Mandjukic no tiene nada que ver con Diego Costa y solo Griezmann es un fichaje realmente acertado.
    No se puede hacer más. Semis de Copa (eliminado por el Barcelona), Cuartos de CL (un buen techo) y no se está disputando la liga por 2 o 3 partidos malos que hemos tenido. Enumerados los defectos comparativos con respecto al año pasado el rendimiento del equipo en cuanto a resultados es tremendo.

    Un saludo,
    Pablo

  2. smursky

    18 de marzo de 2015 a las 5:24 pm

    Comenta, si te parece, lo del equipo violento (que es lo que tu llamas intensidad entre comillas), que hace 9 faltas y recibe 26.

  3. alfredo

    18 de marzo de 2015 a las 6:13 pm

    En horabuena que el atlético de Madrid paso de ronda, pero que me disculpen los colchoneros, no pude evitar una sonrisa de satisfacción cuando raul «el requete» García desvío su penal…merecido
    De nuevo sepan disculparme, solo es un desahogo personal….

  4. Trojan

    18 de marzo de 2015 a las 8:14 pm

    Alfredo, lo entiendo, porque me pasó lo mismo, pero al revés con el taconcito y la apertura a banda a Juanfran de RG, en el gol de Griezmann en San Mamés.

  5. Trojan

    18 de marzo de 2015 a las 9:19 pm

    Alfredo, te entiendo. Me ocurrió lo mismo, pero al revés, con el taconcito y la apertura a Juanfran de RG en el primero de los tres goles de Griezmann en San Mamés.

  6. Kurono

    19 de marzo de 2015 a las 6:51 am

    El Atlético de Madrid gastó el cartucho de la suerte esta temporada en Champions. Si logran recuperarse, son candidatos a ser el rival más molesto del sorteo y quien sabe si repetir final, que sería todo un hito. Pero hace falta más fútbol, cosa que Arda, Griezman, Koke y por ahí a ratos Raúl García pueden hacer, pero se echa en falta la presión de Costa y los centros envenenados de Felipe Luis. Simeone deberá evaluar la situación para tener una temporada exitosa en Europa, toda vez que ya no está vivo en Copa y parece que la Liga la está perdiendo.

    Por cierto, en otro tema, vaya desastre la Premier League en Europa. ¿Algún artículo sobre el fracaso de los clubes de la Premier League esta temporada en Europa?

  7. Nelson

    19 de marzo de 2015 a las 5:56 pm

    Ganas de cuartos de final