Ante las oportunidades perdidas

itu ucl

En la previa del partido de Liga de Campeones que medirá al Athletic Club con el Shakhtar Donetsk, Ernesto Valverde volvió a insistir en el lema que ha protagonizado toda la trayectoria del equipo rojiblanco en la actual edición del torneo continental. ‘Nuestra prioridad sigue siendo la Liga‘, se empeña en repetir el técnico extremeño como tratando de poner la venda antes de sufrir la herida. Tiene razones de peso para protegerse y salir a la arena bien guarnecido. No es el Athletic un equipo que por plantilla y aspiraciones reales pudiera plantearse el hecho de irrumpir en un escenario como la Liga de Campeones y tratar de cumplir con ese objetivo tan difuso pero tan recurrente de ‘hacer algo grande en la competición’. Es más, dudo mucho que nadie en Bilbao fuese a exigir al equipo que compitiese de igual a igual con los grandes clubes del continente, porque sí somos algo fanfarrones, pero no inocentes. Sin embargo, con esa actitud proteccionista el técnico está enviando un peligroso mensaje implícito a la plantilla: los partidos europeos son de una importancia relativa.

La participación europea de un Athletic ya virtualmente eliminado de esta Liga de Campeones ha dejado un sabor de boca ciertamente amargo entre la afición rojiblanca. Después de haber eliminado brillantemente al Nápoles de Benítez en la ronda previa, la euforia estaba disparaba en el Botxo. El resultado del sorteo de la fase de grupos fue recibido con gran esperanza: un grupo con rivales accesibles y libre de gigantes continentales permitía al Athletic soñar con el pase a la ronda de octavos de final. La realidad, en cambio, iba a devolver una imagen y un rendimiento del equipo absolutamente imprevistos. Europa es otra historia, como demostrarían sucesivamente el Shakhtar, el BATE y el Oporto.

Entiendo que Valverde busque suavizar la presión de los suyos restando relevancia al torneo continental y centrándose en una competición liguera que permite un amplio margen de error en comparación con la intensidad europea. Me centro en el recuerdo del aciago partido de Borisov (segundo en la fase de grupos) y pienso que el Athletic, aun centrado en la Liga, podía haber hecho bastante más en esta competición. No se trataba de exigir imposibles a un equipo que, no lo olvidemos, tiene unos límites bien palpables. Pero sí de que el equipo respondiese e hiciese todo lo posible por evitar el desenlace ya conocido. Se trataba al menos de comparecer, de no menospreciar la histórica oportunidad y de que el Athletic otorgase a una competición que hacía dieciséis años que no visitaba el tratamiento que merecía. Insistirá Valverde, pase lo que pase en Lviv esta noche, en que la prioridad rojiblanca es y será la Liga (dubitativo comienzo para haber sido considerada prioritaria) y que la participación en Liga de Campeones es ‘un regalo‘ de los jugadores a la afición. Quitará importancia a un torneo único, a una oportunidad que para Bilbao es súmamente esquiva y que merecía mayores cuidados y atenciones, porque nunca sabremos cuándo podremos volver a paladearla. A costa incluso de algún ligero despiste en la Liga.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

6 Comments

  1. sgarsky

    25 de noviembre de 2014 a las 3:06 pm

    No entiendo tampoco las declaraciones de Valverde, y que no echen el resto por la Europa League, una competición que mola muchísimo, como bien sabe el Athletic. Y que da plaza de Champions para el próximo año.

  2. Kurono

    25 de noviembre de 2014 a las 5:53 pm

    Lo que pasa es que si el Athletic va a Europa una vez cada cuatro años (en promedio) y apenas una de cada cuatro participaciones es en Champions, pagas muy caro esa inexperiencia. Ninguno de los jugadores que vivió la Champions del 98 está en activo en el club. Lo triste es que Valverde comete un error con esas declaraciones. Podría, incluso, salir derrotado antes de pisar el verde, y aunque suene a “consuelo”, colarse a Europa League tampoco debería ser un “objetivo secundario”.

  3. Borja Barba

    25 de noviembre de 2014 a las 6:57 pm

    Kurono

    Desde luego, la Europa League sería ahora mismo vista con muy buenos ojos en Bilbao… la pena es haber esperado tanto para volver a la Champions y cuando por fin llegas, pasar sin pena ni gloria (excepto el partido de vuelta ante el Napoli) porque alguien ha decidido plantear la competición como un objetivo secundario en lugar de como un escenario para soñar.

  4. Kvarme

    25 de noviembre de 2014 a las 7:19 pm

    Priorizar? es fácil priorizar cuando no hay mas elección.

  5. Pulli

    27 de noviembre de 2014 a las 12:40 am

    La cuestión es que durante septiembre-octubre el equipo no estuvo centrado en nada, ni en liga ni en Champions, haciendo partidos borchenosos (como diría el gran Cañita Brava) en ambas competiciones. Así, en la máxima competición europea nos pintaron la cara para dejarnos fuera a las primeras de cambio y en liga coqueteando con el descenso. Una verdadera pena que Valverde no haya dado con la tecla hasta finales de octubre, donde al menos en el plano defensivo el equipo parece que va tirando. De mantenerse así creo que la UEFA Europe League sería un buen premio de consolación y ahí si que el equipo puede hacer un buen papel con un poco de suerte en los cruces.

  6. Kurono

    27 de noviembre de 2014 a las 4:50 am

    Ya el Athletic obtuvo su primera victoria ante un Shaktar que se vio sin ninguna gana de competir. Absolutamente lamentable la imagen de los ucranianos. Regresando con los “leones”, insisto que el pobre roce internacional del club bilbaíno es el gran lastre, recordando que tampoco en lo que va de liga han hecho bien los papeles, con goleadas de escándalo en contra (el 3-0 del Barcelona o el 5-0 del Real Madrid) y creo que uno de los récords más negros en cuanto a número de partido consecutivos sin ganar (podría alguien facilitar datos? Eran como 10 partidos sin victoria en todas las competiciones). Valverde tuvo una buena parte de la culpa, pero esta irregularidad viene siendo casi “marca de la casa” durante muchos tiempo: Una temporada buena y a la siguiente una caída. Recordando también la venta de Ander Herrera, la absoluta intrascendencia de Beñat, las lesiones de Aduriz, el previsible cambio de guión entre temporada y temporada, jugadores que literalmente parecían otros para mal (sobre todo Ibai e Iturraspe)… no sé, la temporada es casi un calco a lo que sufrió la Real Sociedad el año pasado, con una previa impresionante ante un rival más que competente y una puesta en escena europea que bordeó el ridículo). Y sí, es un error haber “planificado” una temporada tan exigente de la manera como estuvo “improvisando” Valverde en los partidos de Champions (esa alineación ante el Oporto, o bien el penoso partido ante el BATE bielorruso). Bueno, supongo que planificando un poco mejor las cosas y algo más de exigencia y puede llegarse a algo mejor, más si en Europa League se llega a hacer un buen papel y no se descuida la Liga.