Levántate y canta: el rap de Osman

FIL EVERTON LILLE 028

A Osman me lo podía imaginar llevando a los niños al colegio, vestido de traje y corbata en una reunión en pleno centro de Nueva York, ayudando a la abuela a cruzar la calle o reservando una visita al Museo del Prado en un fin de semana de ocio, pero me costaba verlo dándolo todo en un evento nocturno. Con dándolo todo me refiero a lo que se suele referir la gente cuando pronuncia esa frase que tanto detesto: entregándose al momento, disfrutando y cantando, en este caso un rap, que probablemente es el tipo de música que menos me pega con Leon Osman, a quien yo veo, o esa es la sensación que me transmite, más tradicional, más calmado, incluso tímido. Para mí Osman no era ese que decide tomar protagonismo o que quiere sentirse el centro de atención porque tiene cualidades de ello, que al mismo tiempo es similar a lo que me transmite como futbolista. Es decir, Osman es más de segundos planos, de penúltimos pases y de combinaciones lentas, pausadas, tranquilas, de vino y sobremesa larga, con inteligencia, casi hasta reflexivas, que de otras con velocidad e ingenio, de voz cantante o liderazgo. Este verano se jugó su partido homenaje a una trayectoria muy larga en el Everton, a pesar de que todavía no se ha retirado. Hace unos días amplió su contrato un año más, hasta finales de 2016. Y también hace unos días, aunque eso no lo anunció el club, empezó a moverse por redes sociales este vídeo de Leon Osman en una boda, una reunión de amigos, o vete tú a saber el qué, que nos deja una de las mejores actuaciones que vayamos a ver jamás del centrocampista inglés.

Madrid, 1991. Periodista. Me gustan los partidos feos en campos sucios.