La confianza

Vincent-Kompany-5

Es el Manchester City uno de esos equipos que no han aprendido a dominar el funambulismo y recorrer el alambre de un extremo a otro sin precipitarse al vacío. El precipicio de Europa se extiende bajo sus pies cada vez que los de citizens pisan el continente. Es como si una fuerza superior, una gravedad extrema, atrajese su cuerpo hacía el abismo. Como si alguien estuviese zarandeando el cable por el que camina y regodeándose con el sufrimiento del equipo por mantenerse en pie mientras encoge el sufrido corazón de sus aficionados. Europa es otra historia. Es una batalla diferente, en la que no valen de mucho las tácticas aprendidas en la competición doméstica ni los méritos acumulados en unos campos de batalla que, al lado de los furibundos enfrentamientos europeos, son algo así como el bosque de Bambi.

El escenario de Europa acogota al City. Lo empequeñece y lo saca de ritmo. No se entiende otra explicación a tropiezos como el de anoche, con dos preocupantes fallos defensivos que costaron sendos goles, frente al CSKA moscovita. Porque si en un grupo clasificatorio tremendamente complicado tropiezas en el que teóricamente es tu partido más sencillo, en casa y ante el rival más débil sobre el papel, no puedes pretender encomendar el resto de tu tarea a la suerte y a la conjunción astral. El asunto es que el problema que ha terminado por reducir drásticamente las opciones del cuadro de Manuel Pellegrini de progresar en el torneo continental tiene complicado diagnóstico. O eso se desprende de las diferentes reacciones post-partido.

Dice el técnico chileno, en un intento desesperado de consuelo y búsqueda de un porqué tras el varapalo de la cuarta jornada, que lo suyo es una ‘crisis de confianza’, palabras que suenan a recién extraídas del cajón desastre de las excusas peregrinas. Más aún cuando, prácticamente al mismo tiempo, Vincent Kompany, capitán y emblema de los sky blue, declara a pecho descubierto contra la tormenta que cuando nadie cree en ellos, su misión es continuar confiando y creyendo en sí mismo. Si el paupérrimo rendimiento europeo del City no es una cuestión de falta de confianza, según se desprende de las palabras del propio capitán, Pellegrini tiene ahora un considerable problema en su tejado. http://www.tb-credit.ru/our-company.html

1 Comentario

  1. Kurono

    8 de noviembre de 2014 a las 4:22 am

    El Manchester City es quizá la mayor definición y paradigma del fiasco de los jeques y millonarios en el fútbol. Han gastado muchos millones en varios jugadores, y si bien, en Inglaterra ya son un rival a vencer, fuera de las Islas no son mucho más que un motivo de burla. El penoso partido realizado ante el CSKA Moscú podría ser un «bache», pero la realidad nos indica que han pasado 5 años seguidos clasificándose a competiciones europeas y no pasan de octavos de final (si les va bien). Ya han pasado tres técnicos y con ellos el mismo resultado decepcionante; si bien es difícil llegar a Europa y brillar, lo que se vuelve inexcusable es la dinámica tan pobre del City tras tanto gasto y mantener relativamente estables a sus técnicos. Pellegrini podría terminar fuera si no corta la mala racha (ya ven que ahora que se vende eso que «La Premier es la mejor liga del mundo», se acabó lo de los técnicos de 5+ temporadas en el banquillo).