Mandžukić para olvidar a Costa

mandzukic atleti

¿Cómo olvidar a Diego Costa? Paliar las importantes pérdidas sufridas por la plantilla del vigente campeón de Liga era la obsesiva misión desplegada en los despachos del Vicente Calderón durante este verano. Las sucesivas salidas de David Villa, Thibaut Courtois, Filipe Luís o Diego Costa afectaban directamente a la columna vertebral del conjunto de Simeone, de tal manera que amenazaban con menoscabar gravemente el rendimiento del mejor equipo de la 2013/14. Reforzarse y cubrir las bajas sufridas no era exclusivamente una cuestión de rendimiento deportivo. El asunto tenía un importante componente anímico, de poder sentirse en condiciones de seguir compitiendo con los dos gigantes de nuestro fútbol y con cualquiera que osara cruzarse en el camino europeo de los colchoneros, de no perder la rueda de una grupeta a la que el Atleti quiere engancharse aunque se tenga que dejar la misma vida en el esfuerzo económico.

Después del impacto protagonizado el pasado curso por el hispanobrasileño Diego Costa tras su irrupción como delantero de primerísimo nivel Mundial y de la salida de éste con destino a Stamford Bridge por treinta y ocho millones de euros iba a resultar complicado mantenerse en semejante nivel. Por eso, el refuerzo tenía que ser de postín, contrastado en un club de primera plana europea y con sobrada experiencia en grandes ligas y competición continental. Mario Mandžukić (Slavonski Brod, Croacia, 1986) es el eslabón que viene a reemplazar a Costa en la cadena atlética. Y da la sensación que su notable cartel viene más dado por el sitio del que procede y por lo que ha supuesto económicamente (veintidós millones de euros por su traspaso) que por lo que realmente es.

Porque a sus veintiocho años, y pese a haber pasado las dos últimas temporadas en el Bayern Múnich, Mandza nunca ha conseguido llegar a postularse realmente como delantero de primerísimo orden. Dos temporadas en Wolfsburgo y otras dos en el Allianz no han conseguido hacer de él un punta digno del más alto nivel de exigencia y no parece que ahora, y eso es algo en lo que el Atlético ha cambiado con respecto a las incorporaciones pasadas de Falcao (que llegó con 25 años) o Costa (que lo hizo, superadas sus cesiones, con 23), con una edad en la que ya es complicado pensar en superar techos, el croata vaya a ofrecer una versión que no conocemos de él.

Mandžukić es un luchador con un carácter extraño que le ha llevado a sonados enfrentamientos con varios de sus técnicos. Felix Magath se vio obligado a tomar medidas disciplinarias con su goleador dejándolo durante varias semanas en la grada, cuando aún era jugador del Wolfsburgo. Sobre su trato con Guardiola han corrido ya ríos de tinta y tampoco él se ha encargado de suavizar una relación que parecía irreconciliable. El nuevo ariete colchonero es un superviviente acostumbrado a pelear por su sitio y un digno representante de la escuela deportiva balcánica, esa que establece la competitividad extrema como herramienta indispensable para alcanzar el éxito. Y en ese aspecto sí puede casar muy bien con su nuevo entrenador.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

4 Comments

  1. Hornblower

    29 de julio de 2014 a las 2:01 pm

    buen artículo, pero ahora con Griezman, la dupla sí parece que equipara, sino mejora, a la anterior Villa-Costa.

    Desde luego, no parece que la plantilla esté desmejorando (veremos si hay salidas extra tipo Arda o Miranda, que rompa todo…)!

  2. Kurono

    31 de julio de 2014 a las 5:28 am

    Quizá Manzukic ya no vaya a crecer más y puede resultar en inconvenientes para Simeone por su especial carácter, pero no está tan alejado de la élite del fútbol; en Munich con la llegada de Lewandowski sabe que sus opciones son pocas, así que un reto como irse a España al Atlético no sería una mala idea. Su compañero es Griezzman, el cual tiene suficiente gol y le brindaría muchas ocasiones al croata.

    Es interesante como arriba y al medio el Atlético de Madrid sigue manteniendo suficiente calidad y que el joven Oblack, a pesar de ser un peldaño menos que Courtois, es un portero prometedor de mucha calidad. Por contra, esa defensa, siento que pierden mucho con la salida de Luis Felipe, y creo conveniente un reemplazo de garantías a la dupla Godín-Miranda, ya se sabe, la temporada es muuuuy larga y los inconvenientes son muchos. Y hace falta algo más de banquillo, ya que solamente el “Cebolla” Rodriguez, Baptistao y Alderweireld se me hacen muy poco para esta campaña; Guilavogui o Saúl aun son niños, les falta madurar un poco más, creo que no estaría mal que tuvieran un delantero y un centrocampista más, así como el ya mencionado defensor. También, cuidar que no se vayan Miranda, Thiago y/o Arda.

  3. Cristian

    2 de agosto de 2014 a las 6:19 pm

    Creo que el objetivo de Mandzukic en el atlético no es superar su propio techo, sino hacer goles. Simplemente con que haga lo que lleva haciendo las últimas temporadas será un refuerzo importantísimo para los rojiblancos. Una media de 20 goles, más lo que pueda aportar Griezmann, más el trabajo del propio Mandzo (aguantar el balón de espaldas y atraer hacía sí a los defensas, dejando hueco para la segunda línea atlética)es suficiente. Creo que los colchoneros se están reforzando bien, más lo que parece que queda por llegar, que va a ser de gran nivel. Veremos que acaba pasando

  4. Llinares

    4 de agosto de 2014 a las 11:35 pm

    ¿Por qué no les vale todavía Leo Baptistao?