Valverde y el alimento del capricho

athletic valverde

Concluido el partido del Camp Nou y confirmada la victoria, con gran sufrimiento, del FC Barcelona sobre un voluntarioso y valiente Athletic Club (2-1), alguien consideró oportuno cuestionar a Ernesto Valverde acerca de ese hipotético interés azulgrana por hacerse con sus servicios de cara a la próxima temporada. ‘Me parecen muy bien esos comentarios, pero lo de si mi continuidad es o no es negociable es un asunto personal. Tengo contrato en vigor con el Athletic y estoy muy feliz aquí‘. Una respuesta de troquel para salir del paso ante una pregunta impertinente.

A fuerza de repetir la historia, ha dejado de resultar llamativo el hecho de cuestionar a un técnico acerca de un puesto de trabajo que ocupa otro compañero de profesión. Al preparador del Athletic se le lanza la pregunta sobre un hipotético futuro en azulgrana no con el cadáver del Tata aún caliente, sino con el argentino todavía vivo. Al mismo tiempo, no deja de ser chocante que se infravalore y se menosprecie, a fuerza de negarle el merecido protagonismo, la labor del entrenador extremeño al frente del banquillo del Athletic. Si Valverde suena como futurible del Barça es porque su desempeño en el banquillo de San Mamés está siendo merecedor de todos los reconocimientos y elogios. Su partido de ayer, valiente y decidido, es una muestra más de su intachable acumulación de méritos como rojiblanco. Sin embargo, lo mismo da que tenga un contrato en vigor archivado en Ibaigane. Es el ‘favorito de Zubi’ y eso es lo único que vale. ¿Quién es el Athletic para echar por tierra un titular morboso? ¿Qué importan sus logros en esta temporada, cuando toda España debería estar pendiente de la guerra de sucesión que se avecina en Can Barça?

Ernesto Valverde es un fantástico entrenador. Es minucioso, con profunda capacidad de análisis y reflexión, me atrevería a decir que incluso intuitivo desde el banquillo… y, además, huye de la petulancia y la pomposidad que emplean otros compañeros de profesión para enlucir sus discursos, lo que lo convierte en un personaje directo, franco y sin artificios. No me lo imagino tratando de digerir sus hipotéticas derrotas como entrenador del FC Barcelona condicionado por la fortísima carga mediática inherente al club. No me lo imagino manejándose en esa jungla sembrada de trampas que es el entorno barcelonista e intentando hacer valer su temple habitual. Al tercer mal resultado, Valverde dejaría de ser un buen entrenador. Dejaría de ser el elegido para convertirse en un nuevo muerto en vida, sin necesidad de comprobar si su proyecto funciona o no con un plazo prudencial de tiempo. Me gustaría que Valverde continuase no el próximo año, sino muchos años más, al frente del banquillo del Athletic. Me gustaría que Valverde continuase siendo entrenador, admirado y querido, y no el alimento de un simple capricho.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

8 Comments

  1. juni

    21 de abril de 2014 a las 4:45 pm

    Este año estoy viviendo fuera de España, así que todos los resúmenes de la liga los veo por el canal de youtube. Después de ver los resúmenes, de vez en cuando escucho las ruedas de prensa de algunos entrenadores. De hecho, escuchar las ruedas de prensa sin cortes(así, a pelo) y sin ningún periodista filtrando las palabras del entrenador te permite tener una visión mucho más cercana y empática con éste y con el equipo.

    Y bien, todo esto para decir que ayer viendo la rueda de prensa de Valverde acabé enfadadísimo por las continuas faltas de respeto de los periodistas al Athletic y al propio Valverde, y tuve la misma sensación que apunta Borja en el artículo. Creo que estamos alcanzando unos límites donde todo vale con tal de generar noticias del Madrid y del Barça. Cuando no se habla de triplete, se habla de fichar al mejor jugador del equipo que destaca esa semana en liga. Si no hay jugadores que destaquen esa semana de otros equipos, filtramos algún interés de los grandes por alguno de los jugadores del equipo al que se enfrentan esa semana (a ver si podemos desestabilizar…). Y si el Madrid o el Barça tienen pocas opciones a título, ahí empieza la locura colectiva, pueden fichar a quien sea y por la cantidad que sea en ese mismo instante; aunque sea el entrenador del equipo que está luchando por entrar en Champions(la cual se juega la semana que viene en la partido más interesante de la jornada), y que ese día ha jugado contra el Barça haciendo un buen partido.

    Em fin, triste y lamentable. Aquí está la rueda de prensa, por si os interesa:

    Press Conference Valverde after FC Barcelona (2-1…: http://youtu.be/lctg_jC6-x8

  2. Dr. K

    21 de abril de 2014 a las 9:39 pm

    Siguiendo con el comentario de Juni, esta tendencia no está restringida a la prensa española (lamentablemente, me permito añadir).

    http://www.theguardian.com/football/2014/apr/21/david-moyes-sack-manchester-united

    Resumen del artículo: imagínense un periolisto con bufanda del Man Utd al cuello, delante del teclado, escribiendo, «Moyes es un tuercebotas y hay que echarle a patadas lo antes posible. De aquí a final de temporada, Giggs, y la siguiente temporada, o Klopp, o Ancelotti, o Simeone o van Gaal». Por pedir que no quede, vamos.

  3. Full Norbert

    21 de abril de 2014 a las 10:33 pm

    Pues qué quieres que te diga, Borja, tienes razón en cuanto a que los periodistas hacen lo que les da la gana y que les importa un bledo el resto de equipos que no sean Madrid o Barça. Ahora bien, a mí como culé, sí que me gustaría mucho que Valverde viniese algún año. Me parece un buen entrenador, mesurado en sus palabras, con buen juego y que allí donde ha ido ha tenido buenos resultados. Ya no es sólo la gran labor que está haciendo con el Athletic este año, el año pasado con un Valencia (once again) en horas bajísimas no le metió en Champions de milagro. Y también ha ganado en Grecia.
    Puede que tengas razón en lo que comentas en que no le ves lidiando con un entorno tan complicado como el de Barcelona. En Valencia llegó, la afición le quiso, vio que la cosa en lo institucional estaba fatal y se fue al equipo de sus amores para estar más tranquilo.

  4. Kurono

    22 de abril de 2014 a las 8:12 am

    Pero si ya está instalado el «o Madrid o Barcelona o nada» en los medios, porque eso se ha taladrado durante toda una década, es muy difícil que no estén dando la lata con esos dos equipos.

    La «anomalía» que representa el Atlético de Simeone y el buen juego de Valverde con el Athletic trastoca mucho los planes de los «cavernarios», y eso lo notan mucho los lectores con ganas de informarse y los neutrales, ya que ansían conocer algo más sobre el justísimo líder y de la sorpresa de los «leones» y nada, montón de noticias chatarras de la talla de la enésima recuperación de Cristiano Ronaldo, el nuevo contrato de Messi, el «Tata vete ya», la repetición hasta el hartazgo del gol de Bale, etc.

    Valverde es un técnico en pleno auge, metódico, discreto, amante del buen juego y de sacar lo mejor de lo que tiene a la mano. Su labor titánica de casi colar a un Valencia paupérrimo en Champions es una buena carta de presentación; amén a su buena reputación y honestidad (no anduvo de caprichitos en Mestalla, conocedor de la frágil situación del club, no pidió un contrato largo y no se llevó una indemnización como si lo han hecho otros). ¿Qué tan bien lo haría en el Camp Nou? No veo yo un buen futuro para «Txingurri» en Barcelona, con un palco cada día menos legítimo, un director deportivo quemadísimo y una plantilla desbalanceada que por lo menos le urgen seis nuevas caras para recomponers (y al menos dar a unos 10 jugadores las gracias). Tendría que adaptarse a muchas cosas y a soportar la presión inaguantable que ya ha devorado a Martino. Qué lástima que no llegó un poco antes al Barcelona Valverde, aunque en el Athletic me gusta mucho como ha demostrado que se puede jugar muy bien sin descuidar la defensiva (como hacía Bielsa en muchas ocasiones) y que para defenderse no hacen falta 10 tipos colgados del larguero (al estilo Caparrós).

  5. emedepan

    22 de abril de 2014 a las 10:51 am

    Pues hoy tienes a Laporte en portada, Borja 😉 (al menos se han esperado a que pase el partido, eso sí..)

    A mi me gusta mucho Valverde. Me gustaba ya desde su primera etapa en el Athletic o tras su paso por el Espanyol. Y me hubiera gustado hace dos años como sustituto de Guardiola, por ejemplo. Ahora bien, ficharlo ahora me parecería una especie de robo, porque está en pleno inicio de proyecto con el Athletic. No me haría ninguna gracia, igual que me parecían lamentables los rumores de fichar a Luis Enrique el año pasado, apenas un mes después de que fichara por el Celta. No puedes ir destrozando clubs a golpe de capricho.

    De todas formas, creo que es más problema de la prensa, porque últimamente tanto Barça como Madrid suelen intentar ir de buenas con los clubs españoles.

  6. Cristian*

    22 de abril de 2014 a las 1:36 pm

    Es cierto que me gusta ver muchas veces a los equipos de Valverde, pero lo cierto es que no se muy bien cual sería su proyecto a largo plazo… Por escasez de ejemplos: Siempre destaca en sus primeros años, pero por algún motivo que se me escapa, no suele durar mucho allá a dónde va. Desconozco si es algo casual, circunstancial, o si es una tónica imperante, pero recuerdo que sus salidas de Valencia y Español, no fueron de la mejor manera, y creo recordar que en su primera etapa en el Athletic, más de lo mismo. De todos modos, su labor en los equipos a los que llega suele ser muy apreciada: suele recargar las pilas del equipo, y sabe hacer rendir en un plazo relativamente corto a plantillas poco dadas a jugar del modo que a él le gusta (Athletic, Español o Valencia son grandes ejemplos de ello).
    A todo esto, solo quiero recordar que Guardiola no era nadie antes de entrenar al Barcelona, y que Rijkaard tampoco era un entrenador muy destacable, y ahí está la historia reciente en el Barça con estos 2 personajes básicos del S.XXI en la historia azulgrana.
    Sobre el tema del periodismo deportivo… En fin, nada nuevo por estos lares, lo que demuestra que tenemos una nula cultura deportiva en nuestros supuestos «expertos», y cada día parece que acojemos más y más la «fórmula rosa». A pesar de los programas del Plus, cada vez vemos menos programas de fútbol, y más programas como los de «Los Manolos», incluso en la televisión catalana se perdió la fórmula que se seguía para apostar más por el formato de moda. ¿ Por qué en 10 min de SkySoports, en el dewscanso entre partidos, se habla más de fútbol que en múltiples horas de la mayoría de programas patrios?

  7. Kurono

    22 de abril de 2014 a las 4:44 pm

    Creo Cristian que en eso si puede resaltarse, que sus salidas son un poco difíciles de superar y comprender. Su salida del Athletic no estuvo exenta de polémica y su salida del Espanyol fue también complicada. Con los pericos me recuerdo que estuvo tercero en la tabla de clasificación general al final de la tercera vuelta, pero después hicieron una segunda parte de la temporada infame la cual fue catalogada de «vuelta para segunda». Y creo que hubo «algo» en esa directiva que tampoco ayudó.

    Con el Valencia hablamos de un caso especial: Valverde llegó a hacerse cargo del equipo firmando tan solo 6 meses, estando el Valencia en una posición muy difícil (creo que iba 10mo en liga), con todos los problemas económicos que hay en el equipo y con una directiva que no tardó ni siquiera toda la temporada. Puesto que Manolo Llorente no siguió en la directiva, Valverde no se «aferró» al puesto, ni pidió otro contrato, aunque tampoco quiso seguir viendo que todo el equipo podía salírsele de las manos y que la situación no era muy idílica. Algunos le recriminan, otros pues comprenden. Además, no se fue a la Real Sociedad como tanto se rumoraba, sino a «su» Athletic, así que no lo hizo tampoco porque quería «colarse» en Champions (y que hubiera supuesto una traición al Valencia, equipo que disputó hasta el último partido la cuarta plaza a la Real).

  8. Cristian*

    25 de abril de 2014 a las 11:25 am

    @Kurono
    A eso me refiero precisamente; no ha durado nunca mucho tiempo en ningún equipo, y los resultados no siempre le acompañan en sus segundos años.
    Obviamente, si se busca un entrenador contrastado, ni él, ni Lucho, son buenos ejemplos de ello, no por eso creo que no puedan ser válidos. Rijkaard y Pep son para mi el reflejo de que entrenadores con poco bagage pueden estar a la altura. El mayor problema será que el nuevo entrenador va a tener que lidiar con un vestuario presumiblemente renovado, y una afición terriblemente a la defensiva, que saltará ante cualquier ontrariedad. Alguien con carisma y renombre puede tener cierto margen de maniobra, pero no cualquiera valdrá.