Pánico en las calles de Fulham

khan cottage

Una cierta sensación de incertidumbre sobrevoló Craven Cottage durante el pasado verano. Tras dieciséis productivos y exitosos años, Mohamed Al Fayed decidía poner punto y final a su trayectoria como propietario del Fulham FC. Su único argumento, no necesitaba ninguno más, fue que había alcanzado su propósito con el club: devolverlo a la elite y sanearlo económicamente. Al Fayed, que se hizo con el control del Fulham cuando el equipo malvivía en la tercera categoría del fútbol inglés y que consiguió estabilizarlo en la Premier League e incluso alcanzar una final europea por primera vez en su historia, traspasó sus poderes a Shahid Khan, multimillonario paquistaní propietario de los Jacksonville Jaguars de la NFL. Otro hombre de la liga de Al Fayed, otro gerifalte al que, presumiblemente, no le iba a fallar la pluma a la hora de estampar su firma en la chequera.

Era complicado prever que el año de los Whites iba a ser tan complicado como lo está siendo. Con una plantilla profunda y con un buen puñado de futbolistas de referencia, el objetivo de la media tabla parecía asequible allá por el mes de agosto. Un equipo con Berbatov (ahora ya en Mónaco), Scott Parker, Stekelenburg, Sidwell o Hangeland ofrecía, a priori, una cierta fiabilidad. Sin embargo, cosas del fútbol, el primer proyecto de Khan en el Cottage comenzó a dar bandazos descontrolados, hasta que las sacudidas, cada vez más violentas, terminaron llevándose por delante a Martin Jol, al que vino a reemplazar su compatriota, y excolaborador de Ferguson en el United, Rene Meulensteen.

Pero el volantazo que supuso la destitución de Jol no fue suficiente para enderezar el rumbo. Tras apenas dos meses en el cargo y habiendo obtenido la victoria únicamente en cuatro (incluyendo uno de FA Cup) de los diecisiete partidos dirigidos, Meulensteen se enteró el pasado viernes de que Khan había perdido la confianza, si es que alguna vez la tuvo, en su trabajo. La destitución del técnico holandés huele a maniobra a la desesperada, a, como cantaba Morrissey, pánico en las calles de Londres (de Hammersmith y Fulham, en este caso concreto). Al otro lado del hilo del teléfono de la esperanza descolgaba un hombre con acento alemán. Felix Magath, hombre de mano férrea pero de nula experiencia fuera de la Bundesliga, se hará cargo del equipo en una apuesta que suena a pulsar los cuatro botones del mando de la consola al mismo tiempo. Lo mismo te sale un combo insuperable que te quedas frito en el sitio.

La credibilidad del nuevo propietario del club del SW6 londinense pende de un hilo. Y no es que su labor al frente de la entidad haya sido merecedora de asumir responsabilidades por la pobre situación deportiva del equipo. Irse por el sumidero era algo que, previsiblemente, podía llegar a pasarle al Fulham. Sus propios seguidores admiten que no dejan de ser un club de segunda o tercera fila en la capital. Un equipo que, en los tres últimos lustros, supo aprovechar la estabilidad financiera proporcionada por Al Fayed. Poca culpa debería recaer sobre Shahid Khan tras un hipotético descenso a Championship. Puede caer más o menos simpático, puede parecer un advenedizo, un hombre en busca de popularidad en el Reino Unido con el único objetivo de dar cobertura a sus prósperos negocios… pero, como máxima autoridad del Fulham, algo tenía que hacer ante la marcha del equipo.

En DDF| Craven Cottage, by the river

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

3 Comments

  1. Jorge

    17 de febrero de 2014 a las 3:47 pm

    ¿Qué opinión te merece Mackintosh? Se supone que es él el mayor responsable del club en fichajes, y ya estaba con Al Fayed y sigue con Khan, ¿verdad?

    Me caía bien Al Fayed, casi diría que fue el primer magnate venido de afuera en comprarse un club en Inglaterra. Lástima que esta vez no hubiera un heredero que quisiera seguir la aventura del egipcio…

  2. Borja Barba

    17 de febrero de 2014 a las 11:47 pm

    @ Jorge

    Efectivamente, Alistair Mackintosh lleva cinco o seis temporadas en el Fulham, con resultados bastante buenos, a mi entender. Yo creo que, sin ir más lejos, el fichaje de Mitroglou (que aún no ha debutado) y las cesiones de Kvist o Holtby son muy buenos movimientos.

    Sobre Khan se ha dicho que, después de hacer fortuna con sus empresas en EEUU, su siguiente objetivo es el mercado británico, y ha considerado que la mejor manera de hacerse un nombre en las islas es a través del fútbol.

  3. Pingback: El reto DDF-bwin (J5) - Diarios de Futbol