Un debate necesario

racing sardinero

Anoche narré el Racing – Almería de la Copa del Rey. No me apetecía. A pesar de tener un trabajo inmejorable, a veces no apetece. El partido, además, no acompañó. Fue malo. Sólo algún detalle, como el gol del adolescente David Concha, salvó un encuentro que ya he olvidado.

El partido, en cambio, fue importante en El Sardinero. El del césped,
no, pero sí el que se jugó en la grada. Con dos televisiones de pago
ofreciendo el duelo en directo y ante un rival de Primera División, la hinchada aprovechó el altavoz mediático para pedir lo que reclama
desde hace muchos meses: soluciones a la complicada situación que
atraviesa el club cántabro.

El reclamo de la afición del Racing refleja la situación actual del
fútbol español; la ruina en la que están los clubes modestos (y no tan modestos), que son la mayoría.

El partido de El Sardinero fue malo, pero todo lo que ocurrió a su
alrededor debería hacernos reflexionar, debería abrir un debate
necesario. Un debate que se convierta, por qué no, en el germen de la
recuperación del fútbol en España. Porque sólo saneando la base,
podremos levantar un edificio sólido y superar una situación que
parece insostenible.

A finales de los 80, el fútbol inglés atravesaba una crisis brutal.
Distinta a la que vive el fútbol español, pero un momento muy
delicado. Nadie quería ir a jugar al país de los hooligans, de Heysel, de Hillsborough, de los equipos sancionados por la UEFA. Los clubes reaccionaron y crearon la Premier, un producto exportable en parte y de éxito. Los actores implicados tuvieron altura de miras.

En España nunca fuimos demasiado altos y sólo miramos el siguiente
partido. Y anoche marcó Messi.

Periodista. En Gol Televisión desde septiembre de 2008. enelmargenn.wordpress.com

6 Comments

  1. Yo

    9 de enero de 2014 a las 8:05 pm

    Esta claro que el futbol actual en españa es una completa huida hacia adelante. Donde las televisiones campan a su antojo y hacen y deshacen aunque sea mas que evidente que lo que estan haciendo con el futbol no es mas que hundirlo.

    Lo que hay esta claro.

    Pero hacia donde va el futbol?

    Porque claro si la clubes de primera siguen devaluándose año a año, como pasara con este sistema de reparto, donde estara la competicion?

    En ver si madrid y barcelona en champions competir mientras en españa se reparten records??

    Sinceramente no se a que modelo vamos… pero que mala pinta tiene

  2. pavel

    10 de enero de 2014 a las 9:29 am

    Somos un país bien triste, esa es la verdad. Lo siento mucho por el viejo Racing de Santander. No voy a escribir mucho más para no contaminar este entretenido foro de júrgol, pero todos sabemos que lo del Racing o el Deportivo no es más que una metáfora de este país.

  3. Miguel Ángel Román

    10 de enero de 2014 a las 10:30 am

    @Yo

    Este post no va de derechos de televisión. Este post habla de gestión, entre otras muchas cosas, y de la necesidad de abrir un tiempo para remodelar nuestro fútbol. Un debate en el que también se hablaría, claro, de derechos de televisión.
    Pero la ruina del Racing o del Deportivo o del Valencia o del… no es por culpa de los derechos de televisión, sino de una gestión ruinosa, merecedora en algunos casos casi de penas de cárcel.

  4. miguelbuke

    10 de enero de 2014 a las 10:59 am

    Sin querer que parezca que estoy licitando el uso de la violencia, la verdad es que, como aficionado mallorquinista, en los últimos meses estoy empezando a comprender bastante a los racinguistas.

  5. Alexnavia7

    10 de enero de 2014 a las 11:26 am

    Vamos a ver, dos reflexiones así a bote pronto:

    -El negocio de futbol esta basado en la irracionalidad, en el sentimiento, la aficion, la pasion del espectador. Supongo que todos dimos por sobreentendido que hay una frontera que no se debe sobrepasar, pero no parece tan descabellado pensar que esa visceralidad se podía desbordar en cualquier momento. Los sobreentendidos son muy peligrosos.

    -Protestar contra estos gestores es legítimo, pero la violencia echa paladas de tierra sobre cualquier justificacion que pudiera tener esa protesta. No sólo no es justificable (que no lo es) si no que sienta un precedente peligrosísimo sobre las formas de proceder de esa oposicion a la gestión del racing. Estamos hablando de gente que aspira a desocupar el palco en favor de ellos mismos o gente de su misma opinión, etiquetarse a si mismo de esa forma no es bueno.

    A parte de estas dos cosas, es evidente que hace falta un debate, no sobre el modelo de gestion, o no solo, porque esto hay que arreglarlo, y partiendo de ahí, el modelo de gestión. Porque el apaño del desastre incluye varios factores de los que no se habla:

    -estrutura de la competición (¿cuantas categorias profesionales? ¿remodelacion de la 2ªB? ¿liga de 20, de 18, cerrada?)

    -que hacer con los clubes(¿Los clubes quebrados se liquidan o no? ¿En caso afirmativo, sus herederos deben empezar en la misma categoría que desaparecieron los anteriores a sabiendas de que se esta siendo injusto con los que sí han gestionado bien?)

    -Reglamentos sobre jugadores claros y cristalinos (¿limite salarial? ¿limite de extranjeros o no? ¿minimo de jugadores de cantera?)

    -Controles económicos a los clubes (¿deficit cero? ¿mejor forma de reparto del dinero de tv? ¿contratos depositados en la liga? ¿obligacion de hacer publicas sus finanzas?)

    Si a alguien se le ocurre algo mas adelante.

  6. Kurono

    12 de enero de 2014 a las 9:23 am

    Alex, propones un debate muy importante sobre la base de los problemas del fútbol español. En primer lugar, la manzana de la discordia de los derechos de TV solo es una parte (y creo que en el famoso post de la #LigadeMierda# ya hablamos claro). Está también la supervivencia de la mayoría de clubes, un abismo que puede terminar en quiebra para la mayoría (y posterior desaparición).

    Otro tanto es la estructura de la Liga misma, que no favorece nada ni a la competición ni a los clubes, no ayuda en nada los 4 grupos de 20 equipos en 2da B, por ejemplo o el cachondeo de la Copa del Rey.

    Y luego, el mayor de los males, la pésima administración de los clubes. El Racing está mal porque lo han administrado muy mal, con una estafa por parte del innombrable «empresario» hindú. Así que son muchos los problemas para la Liga y sus clubes.

    Por último, no apoyo la violencia. Entiendo el malestar, pero ese gesto no fue el mejor. La violencia en este caso solo termina desvirtuando mucho la necesaria y justa crítica.