Píldoras de 2013: Tito recae

U184116_004

La foto que ilustra este artículo está buscada y escogida con toda la intención. En ella, se puede ver a un Tito Vilanova sonriente, relajado, aparentemente feliz. Nunca ha sido fácil pillar al extécnico del FC Barcelona sonriendo, ni en su etapa como máximo responsable del banquillo azulgrana ni cuando ejercía como cerebro a la sombra de Pep Guardiola. Quizá por concentración, por ser tremendamente celoso de su profesionalidad incansable o, simplemente, por pura timidez, el caso es que era complicado encontrar a un Tito abiertamente feliz. Siempre serio. Siempre taciturno.

El año más especial en la vida profesional del técnico gerundense no fue fácil. Tanto es así, que Tito no arrancó el año 2013 sentado en el banquillo azulgrana, tras haber protagonizado el mejor arranque jamás firmado por un equipo en toda la historia del Campeonato Nacional de Liga. Lo hizo en Nueva York, aislado del fútbol (aunque algunos dicen que jamás perdió contacto con el equipo y con sus sustitutos temporales), luchando contra un cáncer rebelde y peleón que ya le había sido tratado en noviembre de 2011. El míster azulgrana llegó a tiempo para terminar la temporada con los suyos y, sobre todo, alzarse con el título de campeón de Liga. Se sentó de nuevo a los mandos del buque y, haciendo acopio de fuerzas, consiguió recuperar la moral de la tropa cuando ésta empezaba a mostrar síntomas de desazón y pesadumbre.

Pero el cuerpo le pidió tregua. Sandro Rosell anunciaba en una comparecencia ante la prensa a mediados del mes de julio que Tito Vilanova había presentado su renuncia al cargo de entrenador del FC Barcelona. No es que el cáncer le hubiese vencido. Es que le había citado, desafiante, para una última y decisiva batalla.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

2 Comments

  1. Felix 1.3

    31 de diciembre de 2013 a las 2:48 pm

    Espero que la mejor noticia de 2014 a nivel futbolístico sea la recuperación de Tito y verlo como Píldora de 2014 aqui en DDF. Aprovecho para felicitaros el año a autores y seguidores de DDF, que luego no tendré Wifi 🙂

  2. Borja Barba

    31 de diciembre de 2013 a las 4:16 pm

    Igualmente, Félix, que eres uno de los más fieles!