Sudor, esfuerzo… y San Mamés

Si vas a hacer algo, hazlo con convencimiento, con espíritu, poniendo todo lo posible de tu parte. Si no es así, casi es mejor que ni lo intentes. Siempre he creído que las cosas salen mejor cuando se hacen con pasión y no de modo funcionarial. La pasión conduce, sobredimensiona y rebusca hasta en el último filamento capilar del cuerpo humano esa dosis de energía extra que te puede evitar caer derrotado y salir airoso del más fiero y exigente de los envites. Anoche el Athletic Club consiguió imponerse (1-0) al FC Barcelona porque se enfrentó al compromiso con pasión y convencimiento, no porque su fútbol fuera mejor que el de los azulgrana. Intuyo que Gaizka Toquero es consciente de que es el protagonista de infinidad de chistes acerca de sus peculiares maneras y de su más que discutible despliegue futbolístico. Sin embargo, ayer apareció colosal, olvidando sus innumerables limitaciones y vaciándose en hacer lo que sabe. Salió del partido como uno de los jugadores más destacados después de un despliegue físico admirable. Y lo hizo porque jugó convencido de que, en su papel, no iba a haber nadie mejor que él. Él, Toquero. El hijo de Amelia, la carnicera de Ariznabarra. Un tío que podría ser como tú, el que está leyendo esto.

Creo que lo he dicho ya alguna vez, pero disfruto mucho más de una victoria de mi equipo fundamentada en el coraje, la pasión y el pundonor que en el buen fútbol. Llegar al éxito por la vía de la épica acerca a dos colectivos que habitualmente viven en mundos paralelos, separados por un muro de hormigón de diez metros y un foso infestado de pirañas. Ganar un partido como el de anoche a base de echarle huevos, de correr más que tu rival y de apretar los dedos de los pies en cada balón dividido humaniza al futbolista. Lo hace más cercano al aficionado porque éste siente ese esfuerzo como suyo, como algo que sí está a su alcance, como algo propio que surge de las entrañas y no de ningún don que sólo poseen ese puñado de escogidos que se visten la camiseta y pisan el césped. La conexión entre el equipo y la grada se apoya en aquello que unos, los de arriba, y otros, los de abajo, comparten. Yo no sería capaz de poner un balón en el pie de Susaeta desde cincuenta metros, ni de frenarle una carrera al espacio a Neymar. Pero no tengo absolutamente ninguna duda de que en mi intento pondría hasta el último miligramo de esfuerzo en conseguirlo. Por eso me emociona que los de abajo, los que sí que tienen el don, compartan mi entrega.

Puede que el hecho de que el Barça acumule con la de ayer dos derrotas consecutivas o de que la baja de Leo Messi (porque estoy seguro de que con el argentino en el campo no se habrían perdido los dos partidos de esta pasada semana) haya hecho saltar las alarmas sobre la propuesta futbolística del Tata Martino haya distraido la atención sobre el notable partido del Athletic. El foco es, esta ocasión, para el derrotado. Es normal que en la mañana del día siguiente se hable del resbalón azulgrana, por inusual y porque estamos poco acostumbrados a ver a un Barça de mínimos y con las luces apagadas como el que ayer deambuló por el hasta hoy inexpugnable San Mamés. Pero creo que no se debería pasar por alto el encomiable esfuerzo rojiblanco, porque entiendo que precisamente ahí radica la base del éxito de cualquier equipo que se mida a Real Madrid o FC Barcelona. Si se quiere dar un puñetazo sobre la mesa y, en la medida de lo posible, hacer saltar por los aires el asqueroso (permítanme) orden establecido, el camino es el del esfuerzo y el del orgullo, el del compromiso y el de la entrega, no el de doblegarse ni el de aceptar la conocida inferioridad con mediocre conformismo.

En DDF| San Mamés: un hogar para una nueva era
En DDF| San Mamés y la tía Nati
En DDF| Simplemente diferente

FOTO| El Correo

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

22 Comments

  1. juan

    2 de diciembre de 2013 a las 2:23 pm

    Estoy bastante de acuerdo con tu valoración de lo de ayer Borja, no comparto tanto lo del discurso del esfuerzo pero bueno es una opinión.

    Comparto contigo que el athleti ayer le echó coraje al asunto y mereció ganar porque le puso una intensidad brutal, si el barça hubiese puesto la mitad que ayer posiblemente el resultado hubiese sido muy diferente.

    También estoy de acuerdo con el mal estado del barça, esa falta de intensidad y como se hundieron tras el gol. Parece que se les haya olvidado a qué jugaban. Mención aparte de si es verdad o no el número de entrenos reales que ha podido hacer el Tata y que ha publicado algún periódico.

    Pero si, creo que es justo valorar más hoy el esfuerzo del athleti y no tanto el demérito del barça. Ayer el athleti daba gusto verle jugar, a veces se pasaron un poco de intensidad (las piernas de Neymar o su cara tras el zarpazo de Gurpegi)pero no se le puede exigir otra cosa que no sea compromiso e intensidad a un equipo, sea quien sea.

    Si el equipo sigue con esta mentalidad durante todo el campeonato para mí es serio aspirante a ocupar plaza para champions.

  2. Dr. K

    2 de diciembre de 2013 a las 3:00 pm

    “Creo que lo he dicho ya alguna vez, pero disfruto mucho más de una victoria de mi equipo fundamentada en el coraje, la pasión y el pundonor que en el buen fútbol.”

    Casi te ha faltado decir: “porque llegar hasta el área pequeña tirando paredes es de nenazas”. La mayoría de las veces, cuando alguien apela al “coraje” y al “pundonor”, lo que en realidad está diciendo es “nuestros jugadores son unas medianías”. Por qué fichó el Bayern a Javi Martínez? Por qué fichó la Juve a Llorente? Por qué quiso fichar el Manchester United a Herrera? Porque son los buenos. Si lo importante fuera echarle huevos al asunto y correr como si no hubiera un mañana, habría equipos haciendo cola para fichar a Gurpegi y a Toquero.

  3. javizarim

    2 de diciembre de 2013 a las 3:45 pm

    Dr. K, el fútbol consiste en marcar goles, no por marcar el gol haciendo paredes hasta el área pequeña valen más. Un fútbol más directo, no es menos fútbol que uno que se dedica a amasar la bola hasta encontrar un hueco, todo depende de gustos y a Borja le gusta más el fútbol que ha descrito en el articulo. No creo que sea criticable.

  4. javizarim

    2 de diciembre de 2013 a las 3:45 pm

    Dr. K, el fútbol consiste en marcar goles, no por marcar el gol haciendo paredes hasta el área pequeña valen más. Un fútbol más directo, no es menos fútbol que uno que se dedica a amasar la bola hasta encontrar un hueco, todo depende de gustos y a Borja le gusta más el fútbol que ha descrito en el articulo. No creo que sea criticable.

  5. bazkidea

    2 de diciembre de 2013 a las 4:24 pm

    Gran artículo de nuevo Borja.

    Presente ayer en San Mamés, incluiría que además, nos emocionamos porque en el banquillo tenemos a un jugador que es vecino, a otro jugador que es del pueblo de al lado, que otro vive a tres kilometros… jugadores de la cantera que nos acercan a esta liga de jugadores venidos de todo el mundo.
    Competir con la elite mundial, con los elegidos, balones do oro………y ganarles, aunque sea de vez en cuando es una gozada.

    Drk, Sabemos que los futbolistas más cotizados Herrera, Susaeta, Iraola, Muniain… son los buenos, como Beñat, por cierto suplente, pero el factor “casta” es imprescindible, fuera aparte de la calidad, que la tenemos y mucha.
    Herrera es el que roba el balón, con “ casta” se lo pasa a Susaeta con calidad, y este a Muniain.
    Golazo de casta y calidad, porque como decía el famoso spot de una conocida marca de neumáticos “ la potencia sin control no sirve” igual que la calidad sin casta y trabajo.

    Ahora, esperamos no volver a hacer el primo en el Pizjuan, Balaídos…, aunque siempre nos quedará San Mamés.

  6. Borja Barba

    2 de diciembre de 2013 a las 5:45 pm

    @ Dr. K

    Precisamente porque considero que el grueso de la plantilla de mi equipo es “una medianía” (por emplear tu misma expresión) valoro enormemente esa cultura del trabajo y el esfuerzo. Porque gracias a manifestaciones de convencimiento y amor propio como las de anoche, las medianías de mi equipo son capaces no sólo de plantar cara, sino de derrotar a las súper estrellas de turno.

    Con esto no estoy queriendo decir, como tú me acusas, que “llegar hasta el área pequeña tirando paredes es de nenazas”, sino que reconozco que eso es algo que está, hoy por hoy, al alcance de dos o a lo sumo tres equipos en todo el campeonato (menos aún cuando el rival es el Barça). Admito la teórica inferioridad de mi equipo con respecto a Madrid y Barça. Y no sólo la admito, sino que estoy orgulloso de que a veces se desmuestre que es eso, simplemente “teórica”.

  7. Borja Barba

    2 de diciembre de 2013 a las 5:48 pm

    @ bazkidea

    Creo que lo que apuntas de que “Herrera roba el balón con casta” es bastante importante. Cuando reclamo coraje, no se lo reclamo sólo a los jugadores más limitados, como Toquero o Gurpegui, sino que se lo reclamo a todos. Incluido el mejor jugador de la actual plantilla, que probablemente sea Ander. Ayer ha sido un jugador muy diferente al del resto de lo que llevamos de temporada. Probablemente por la dosis extra de motivación que implica el enfrentarse al Barça, pero lo ha sido porque a su buen nivel futbolístico le ha sumado una dosis considerable de casta y orgullo.

  8. alfredo

    2 de diciembre de 2013 a las 6:12 pm

    Cuando el equipo supera a la individualidad, cuando el todo puede a las partes, me reconcilio con este deporte maravilloso el cual es el UNICO que permite, a veces, a que “el punto se convierta en banca”.
    Por otro lado no puedo dejar de expresar mi alegria fervorosa de que el primer clasico con el barcelona, en el nuevo san mames haya quedado para el athletic, podran pasar años y decadas, perder todos los partidos contra los blaugranas desde hoy hasta el año 3000 (ojala no ocurra..) pero siempre quedara en la memoria el triunfo, el primero en casa,de ayer. Gora Athletic! abrazos para todos los leones desde Argentina.
    PD: Ojala que cuando venga por primera vez de visita el madrid, se lleve el mismo regalo.

  9. emedepan

    2 de diciembre de 2013 a las 6:59 pm

    No creo que pueda haber buen fútbol sin pasión o coraje. De hecho, eso es precisamente lo que le está pasando al Barcelona.

  10. benji

    2 de diciembre de 2013 a las 7:12 pm

    Aun entendiendo tu punto de vista Borja, el apelar al espíritu y la garra ha quedado desfasado a mi entender. Esta debe ser una cualidad más, no la única y principal; será que Bielsa ha hecho mucho daño (Ironía) ya que desde su paso por aquí puedo decir que he visto al Athletic desplegar el fútbol más espectacular, comparable (para mi superable por lo que tenía de cero especulación)a cualquier tiki taka de barca o selección o a cualquier estilo directo del madrid.

    Por ello y aun sintiéndome orgulloso del partido de ayer, aun en estas grandes victorias me acuerdo del Gran loco, eso era el fútbol en estado puro, la mejor combinación del espíritu amateur del fútbol, con la profesionalidad necesaria para competir en esta liga.

  11. Dr. K

    2 de diciembre de 2013 a las 7:21 pm

    @javizarim & Borja

    lo de “todo depende de gustos” es una falacia. Para la mayoría de los aficionados, el fútbol más atractivo es el que hace que su equipo gane. Me atrevo a decir que, si algún día sale una generación de superpeloteros de Lezama, capaces de meterse en la portería contraria a base de paredes, taconazos y caños, la mayoría de los aficionados darían palmas con las orejas. Si llega ese día, no creo que muchos digan: “vaya, prefería la época cuando nuestro ataque se basaba en meterle centros a la olla, a ver si Urzaiz cazaba algo”.

  12. Borja Barba

    2 de diciembre de 2013 a las 7:25 pm

    @ benji

    Como dice @emedepan… ¿Cuándo hemos ganado algo sin ese porcentaje importante de garra y orgullo? ¿Se ganó en Old Trafford sólo por juego o porque se peleó cada balón como si fuese el último?
    No es que apele a la garra y la lucha, es que para mí es exigible hasta en el más esteta y pulcro de los equipos del mundo.

  13. Kurono

    2 de diciembre de 2013 a las 9:47 pm

    Para ganar mucho hay que jugar bien y lo que veo del Athletic de Valverde es buen juego. No llega al nivel de emoción del Athletic de Bielsa, ni es tampoco un “caparrosista”, es un equipo bastante pragmático y variado, no pasa todo el tiempo lanzando ataques alocados, ni tampoco 9 tipos bajo el travesaño; sabe tocar el balón.

    El peor Athletic de la historia, el del “Bienio negro” era uno de los equipos que más “centros a la olla” hacía, esto es más a memoria, pero la imagen de ese Ahletic era de Yeste y Etxeberría lanzando balones largos para que lo cazara Urzaiz.

    A mi me gusta la épica, pero creo que en una ocasión amigo Borja, estuvimos de acuerdo que esa “épica” era necesaria cuando hacía falta “algo más” que dar el 100% y que en algún momento esa “garra”, “casta” y “épica” eran solo una excusa para jugar horrible y en los últimos 15-20 minutos ver si la flauta sonaba. NO vi un Barcelona sobreexcitado jugando a su mejor nivel o por lo menos, con la intensidad de hace solo un mes, si no un equipo que precisamente buscó esa “épica” cuando era tarde; por contra el Athletic si que sabía que hacer y como hacerlo. Sin buen juego, lo demás no vale y el Barcelona jugo mal, mientras el Athletic jugó bien.

  14. Asier

    2 de diciembre de 2013 a las 11:09 pm

    Aplaudo y suscribo el artículo de Borja como socio que soy y como uno de los que hoy se ha sentido enormemente feliz tras nuestro partidazo de anoche. Benditos lunes post San Mamés.

    Sólo quería mencionar que, al igual que emedepan, yo no marco una diferencia entre el coraje y el buen fútbol. Creo que el término “buen fútbol” es demasiado amplio como para limitarlo a un estilo concreto y, además, no concibo que ninguna filosofía de juego pueda triunfar sin esfuerzo, convencimiento o intensidad por parte de los futbolistas.

    PD: como comenté en el anterior artículo, buena bendición le has dado a Muniain, caso calcadito al de Aduriz xD

  15. Wasky

    3 de diciembre de 2013 a las 12:06 am

    @Dr. K
    “lo de “todo depende de gustos” es una falacia”: claro que si, porque tu opinión es absoluta. Julen Guerrero fue uno de esos Superpeloteros y te puedo asegurar que antes se le recuerda como el mayor ejemplo de entrega y sacrificio por el club que por su calidad futbolística. Por poner otro ejemplo, a Juanito se le recuerda por dejarse la piel en cada partido, no por ser un fenomeno del futbol. Afortunadamente el futbol es algo más que “hacer paredes” y ganar titulos. Igual para ti no.

  16. Full Norbert

    3 de diciembre de 2013 a las 2:20 am

    Casi que prefiero leer a los seguidores del Athletic orgullosos de su equipo que otro análisis sobre la derrota del Barça, más que nada porque ya se ha comentado en este blog y no tengo ganas de repetirme. Mientras unos disfrutaron de su Athletic, otros padecimos nuestro Barça.

  17. Milanista

    3 de diciembre de 2013 a las 4:05 am

    Para gustos colores.

    Una vez el Milan tuvo una de las mejores plantillas de Europa. Mientras unos alucinaban con Sheva y Kaka (ambos en sus mejores tiempos), acompañados de un joven Pirlo, y los eternos Seedorf, Inzaghi, Maldini y Cafu…habían otros que decían “Gattuso y 10 más”.

  18. Kurono

    3 de diciembre de 2013 a las 7:28 am

    Inisisto, el Athletic del “bienio negro” era un equipo con mucha “garra” y pelaba cada balón con ímpetu y fuerza, pero calidad, a cuentagotas. Ya mencionamos antes que nada garantiza el éxito, pero jugando bien es más fácil. Aquí es donde debemos debatir que es el paradigma del “buen juego” y este no es tanto sobre la cuestión de estilo, sobre si hay toque, tiki-taka, contragolpes, presión alta, fútbol directo, aperturas por las bandas, acumulación de gente arriba o abajo, centros, marcaje en zona o bien marca individual, etc.

    El buen juego, al menos para mí, y para los que nos gusta el fútbol es que haya un plan inicial y este lo cumplas, fidelidad a un estilo, generar más oportunidades que el rival, aprovechar las que se genera y defenderse bien. Ya el “como” llevar a cabo el plan es la opción y de ahí la variedad de fútbol.

    El Athletic de Valverde cumple a cabalidad con esos requisitos en el nuevo San Mamés y de ahí que este´cuarto en la tabla. No fue un partido aislado, ni algo excepcional, es fruto de un buen trabajo. Puede gustar más o menos el estilo Valverde (a mi me encanta como juegan sus equipos por lo regular, incluso los 6 meses en Valencia dieron para algunos partidos excelentes para los “Che”), pero el plan está ahí y él lo cumple.

    El Barcelona, en cambio, volvió a los viejos vicios de la temporada pasada como el caracoleo innecesario, no tirar al arco y no presionar. Que alguien le recuerde al duo Xavi-Iniesta que parte de su grandeza era precisamente que trabajaban como “obreros” y que si acaso perdían un balón, ejercían una presión asfixiante. No vi nada de eso, sino el equipo que recuerda peligrosamente al tan autocomplaciente de Tito Vilanova/Jordi Roura.

  19. pavel

    3 de diciembre de 2013 a las 8:30 am

    Después del Atlético, el Athletic es la gran alegría del fútbol en España. Buenos jugadores, buen entrenador… y sobre todo, la MÍSTICA. Esa que hace que no descendiese a mediados de los 90 o de la década pasada. Por lo poco que vi del partido, justísimo triunfo de los leones, que se merendaron cual Aston Villa de los 80 al decadente Barcelona. Eso es fútbol. Y coincido con Borja: cualquier victoria ganada con tesón sabe igual o mejor que las conseguidas por talento. Mejor lo dice Tévez: fútbol espectáculo es levantar una copa xD.

  20. fabian

    7 de diciembre de 2013 a las 6:01 pm

    Muye buen aporte

  21. kctwprnpml

    22 de agosto de 2014 a las 10:12 am

    Sudor, esfuerzo… y San Mamés – Diarios de Futbol
    kctwprnpml http://www.g6082nu28zmur37t874jclr203c0sxl7s.org/
    akctwprnpml
    [url=http://www.g6082nu28zmur37t874jclr203c0sxl7s.org/]ukctwprnpml[/url]