Palabra de Zanetti

inter-04-home-jzanetti_1

Estoy bien, voy a superarlo‘. Javier Adelmar Zanetti (Buenos Aires, 1973) sorprendió a todo el planeta futbolístico por la entereza con la que decidió afrontar la gravísima lesión en el tendón de Aquiles de su pierna izquierda sufrida el pasado mes de mayo en un partido ante el Palermo. Con casi cuarenta años, cualquier otro futbolista hubiera dicho basta. Una lesión de semejante gravedad a esa edad habría sido un argumento de considerable peso para finiquitar cualquier carrera deportiva del más alto nivel. Pero Zanetti no claudicó y fue fiel a su palabra.

El pasado viernes el volante argentino cumplió su promesa. Lo superó. Volvió a vestirse de corto nerazzurro seis meses después de caer, en el choque que enfrentó al Inter con el Livorno con victoria por dos goles a cero para los lombardos.

inter-11-away-tags

Zanetti, con los cuarenta ya cumplidos y las cifras estadísticas disparadas, es un futbolista especial. No hay muchos casos de un jugador que se haya pasado casi dos décadas, desde que 1995 aterrizara en Europa siendo sólo un prometedor grumetillo en Banfield, en el mismo club. La elegante estampa del argentino colgada de la banda derecha del Giuseppe Meazza evoca a tiempos pasados. A la Guerin Sportivo apilada en un rincón de la habitación con las esquinas dobladas y las páginas desgastadas después de innumerables lecturas. A camisetas holgadas que no eran más que sueños imposibles de viaje de estudios. A calzón de boxeador por debajo de la rodilla. A pósters de Beppe Bergomi compitiendo en la pared con Samantha Fox y el Testarossa. A un Inter manirroto y marchito a partes iguales, alejado de la primera plana europea desde tiempos inmemoriales. A un fútbol de otra era, aún sin sobreexplotar ni prostituir del todo y sin ser sometido al ultra análisis que facilita Internet. Por eso su vuelta, aunque probablemente sea para escaso tiempo, produce una alegría diferente. Porque nos hace volver a una época que el transcurso del tiempo nos la ha hecho parecer mejor de lo que realmente fue. Porque es una anomalía espacio-tiempo que nos permite seguir viviendo el fútbol como cuando aún nos podíamos permitir disfrutar libremente de él.

Puedes encontrar camisetas de Javier Zanetti, del Inter, y de cientos de futbolistas y equipos más en Classic Football Shirts, la tienda online especializada en camisetas de fútbol de todo el mundo.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

3 Comments

  1. Marcel

    12 de noviembre de 2013 a las 12:31 pm

    Y saltó al campo con todo, de hecho la jugada del segundo gol la crea él ganando un balón y llevándose en velocidad a su marcador. Simplemente increíble.

  2. Cristian*

    14 de noviembre de 2013 a las 1:09 pm

    «Los Inmortales» se inspiró claramente en la carrera de este futbolista!!! 😀
    Aún recuerdo con estupefacción a Zanetti de titular en Champions, con unos 37 o 38 años, siendo uno de los mejores en el duelo entre Barça e Inter, hace ya algunos años…. Y cómo corría!! Si es que habría que saber qué come este hombre para seguir estando a semejante nivel a esta edad… Ni Ryan Giggs!!!

  3. Rober

    17 de noviembre de 2013 a las 3:01 pm

    Dos datos que dan la medida de la magnitud de la carrera de este hombre:

    Primero, el haber coincidido en una cancha de fútbol con Maradona y después con Messi. Dos megacracks separados por 27 años de diferencia.

    El segundo, haberse mantenido en el Inter, club bajo la presidencia de Moratti legendario por el continuo vaivén de futbolistas, durante casi veinte temporadas ya.

    Un hombre de club de los que van quedando muy pocos. Su gran pesar: ser excluido de los Mundiales 2006 y 2010 incomprensiblemente.