Felicidades

Estos últimos días ando leyendo varias biografías sobre fútbol. De la de Ferguson ya se ha dicho todo pero de la de Scholes me ha sorprendido lo bien que hablan de él. Me explico: yo sabía que Scholes era bueno, muy bueno, pero no tanto como me estoy dando cuenta. Cuando te pones a leer lo que dicen sus compañeros entiendes mejor lo importante que era.

“Un futbolista increíble, uno de los mejores centrocampistas que he visto jamás. No estoy seguro de que él supiese cómo de bueno era. Cuando me fui al Everton seguí viendo partidos del United y después le decía a Scholes que había jugado como un genio, que había dado un clínic. Creedme, cuando él cruzaba la línea blanca del campo era ‘El Hombre’. Tiene una de las mejores mentes futbolísticas y es un estudioso del juego. Cuando quiero hablar de fútbol, llamo a Scholes y nunca me decepciona”, Phil Neville.

Por suerte dejé mi equipo de fútbol a tiempo, hace tres años o así, antes de comenzar a arrastrarme. Del todo mal no se me daba pero a determinada edad sólo siguieron los que cumplían unos requisitos: tener disponibilidad o calidad. Compartí vestuario con R casi toda mi vida, desde que estábamos en el colegio. En un grupo de chicos se sabe rápido quién es el mejor a poco que entrenas unas cuantas veces y en el mío R destacó desde los primeros años. Nos entendíamos bien, uno por cada banda. Progresamos juntos al equipo de fútbol once, campo de arena y balón Mikasa, por supuesto, y hasta ganamos una liga en cadetes. R es quien más lejos ha llegado de todos los amigos con los que he jugado a lo largo de mi infancia. No nos pilló por sorpresa cuando llegó un día de verano y nos dijo que se iba al juvenil del Getafe. Luego estuvo en varios equipos de Tercera y ahora creo que ya lo ha dejado.

giggs scholes

Decía que los compañeros de Scholes hablan maravillas de él, pero el pelirrojo también deja buenas palabras para los suyos, como Beckham o Butt, pero sobre todo para Giggs, con quien ha compartido casi dos décadas. Con el galés tenía un entendimiento especial, casi científico.

“La conexión entre nosotros rozaba la telepatía. A veces no tenía que mirar o pensar, simplemente sabía dónde iba a aparecer Giggs para pasarle el balón en velocidad. Eso me daba un segundo extra para jugar. He tenido esa sensación con bastantes compañeros en mi carrera pero con ninguno ha sido tan intensa como con Giggs”, Paul Scholes.

La primera vez que compartí equipo con G de forma seria fue como hace 5 años, en una liguilla de antiguos alumnos de fútbol sala, aunque lo he visto jugar desde que llevaba pañales. Aquel día hicimos trampas porque G tenía unos 11 años pero éramos justos y tuvimos que meterle un ratito al final del partido. Ganamos con varios goles de ventaja y él marcó uno a puerta vacía, suficiente. Con G he seguido jugando cada vez que se ha dado la ocasión, que no ha sido de forma muy habitual pero sí lo suficientemente constante como para entenderme mejor que con nadie. Vale, nunca fuimos estrellas ni vamos a llegar al Manchester United. Pero eh, ni falta que nos hace. Hace tres semanas volvimos a jugar juntos y me di cuenta de que la conexión ha llegado a un punto máximo. Yo ahora sé que si a G le paso un balón contra rivales de entre 3 y 85 años, de entre 25 y 120 kilos, pueden pasar dos cosas: o me la devuelve para que la meta a placer o la clava con la zurda sin ayuda. Suele ser más fiable la segunda opción.

G es mi hermano pequeño. Se llama Gonzalo y hoy cumple 16 años.

Felicidades.

Madrid, 1991. Periodista. Me gustan los partidos feos en campos sucios.

4 Comments

  1. Leon

    11 de Noviembre de 2013 a las 7:15 pm

    Gran post por Scholes, un futbolista descomunal, tener ese nivel tan alto, durante tantos años en un equipo como el United está al alcance de muy pocos.
    Y por tu hermano también, enhorabuena.

  2. Full Norbert

    11 de Noviembre de 2013 a las 10:38 pm

    Cada vez que leo algo sobre Scholes y Giggs me emociono, hemos crecido con esos dos jugando siempre.
    Sigue escribiendo con ese entusiasmo, Álvaro.

  3. pavel

    13 de Noviembre de 2013 a las 12:09 am

    Me gustó mucho el artículo. Vaya felicitación más chula.

  4. Kurono

    13 de Noviembre de 2013 a las 7:16 am

    Increíble ver como Schooles podía dar fútbol, y eso que amagó con retirarse. Un veterano es como un auto clásico, el auto en si quizá tiene un peor rendimiento que uno moderno, pero bien cuidado y “consentido”, es una máquina formidable. Schooles sabía bien su papel, aceptaba su suplencia con buena cara. Giggs, otro gran veterano, cercano a las 40 primaveras, aun puede dar cuerda para un rato. Me suena que el nuevo cuerpo técnico de los “Red Devils” estarán de seguro Scholes y Giggs.

    Felicidades a tu hermano menor amigo Álvaro.