Reengancharse al mundo

samu etoo

¿A Rusia? ¿A jugar la liga rusa? Creo que todos soltamos algo similar, envueltos en una capa de incredulidad y asombro, cuando nos enteramos de que Samuel Eto’o se marchaba al semidesconocido Anzhi a continuar con su carrera, engordar su billetera y pasar mucho frío. Todo tan sorprendente y tan exótico que parecía incluso una broma. La cosa comenzó a cobrar credibilidad cuando se supo que el Anzhi era el proyecto megalómano de Suleiman Kerimov, un empresario habitual de la lista Forbes originario de Daguestán y obsesionado con llevar el mejor fútbol del planeta hasta la lejana e inhóspita Makhachkalá, a casi 1.600 kilómetros de Moscú. Y no iba a escatimar ni un rublo en tratar de conseguirlo.

Los veinte millones de euros que el delantero camerunés se embolsaría por cada una de sus temporadas en el Daguestán le convertían en el futbolista mejor pagado del mundo. Una cantidad estratosférica. Absolutamente fuera del mercado y de toda lógica. Inasumible, por supuesto, para cualquier otro club. Samu firmaba un contratazo y llevaba al paroxismo aquella sonada expresión suya de «correré como un negro para poder vivir como un blanco».

Pero, al mismo tiempo que conseguía rubricar el contrato más jugoso de la historia del fútbol, Eto’o estaba firmando su propia acta de defunción deportiva. Con apenas 30 años y tras haber sido ídolo absoluto en Barcelona y en la acera nerazzurra de Milán, el camerunés sacrificaba una gran dosis de repercusión mediática al trasladarse a un campeonato como la Premier League rusa. Un torneo pujante y al alza pero muy lejos, y no sólo en lo puramente geográfico, del fútbol europeo de primera plana. Sin ser protagonista en alguna de las grandes ligas del continente, sin ser un habitual de las rondas finales de la Liga de Campeones, su trascendencia descendería vertiginosamente. Eto’o, consciente de que ningún otro club del mundo podía alcanzar los niveles de despilfarro del Anzhi, aceptó el desafío y asumió las consecuencias de su estrambótica decisión.

Han pasado dos años desde que los millones de Kerimov sedujeron a Samu. Dos temporadas en las que Eto’o ha logrado desaparecer del mapa futbolístico a fuerza de disputar partidos contra el Krylya Sovetov en campos cubiertos de nieve y hielo. Dos temporadas en las que el punta africano acabó constatando que el ambicioso proyecto del Anzhi era poco menos que un castillo en el aire, una fantasía irrealizable, por muchos millones que invirtiese su multimillonario propietario y por muchos jugadores de relumbrón que recalaran en el club daguestaní.

A Eto’o le queda aún un último año de contrato. Pero no parece convencido de llegar a cumplirlo. Se ha dado cuenta de que una carrera como la suya, trufada de éxitos, merecía mejor recta final que la que el Anzhi y el campeonato ruso podrían llegar a ofrecerle. Además, y por si fuese necesario dar un pequeño empujoncito al camerunés, el mal ambiente en el club creado tras los pobres resultados de este arranque de campeonato ha terminado de convencer a Samuel de que su futuro inmediato debería estar lejos del Mar Caspio. Se habla de un hipotético interés del Chelsea (su relación con Mourinho es excelente tras su común pasado interista), y el jugador parece dejarse querer. Y mientras tanto, mientras Samuel Eto’o Fils, alejado del mundo en Daguestán, sigue arrepintiéndose de aquel arranque de locura que le llevó a aceptar la oferta del Anzhi en el verano de 2011, alguien en Mallorca continúa acordándose de las palabras del camerunés cuando se despidió de la isla hace ya casi una década. Unas palabras que, hoy por hoy, suenan a quimera.

En DDF| Jan ya no quiere a Samu

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

10 Comments

  1. Pingback: Deporte24horasReengancharse al mundo » Deporte24horas

  2. Miguel Sureda

    16 de agosto de 2013 a las 10:28 am

    Referente a su supuesta intención de volver al Mallorca, el tema no se queda en esas palabras que has enlazado. Hace unos meses concedió una entrevista a IB3 y reiteró sus intenciones: «No honraría mi carrera si no volviese al Mallorca», llegó a decir. «Es mi deseo y el de mi hijo», repitió.

    Y yo, claro, no pude evitar que se me saltaran las lágrimas al recordar lo que fuimos y lo que somos.

    P.D. Cuando bajó el Mallorca dijo en twitter que «jugaría en el Mallorca hasta en cuarta división (sic.)». Bueno, lo dijo él o su CM, quién sabe.

  3. Borja Barba

    16 de agosto de 2013 a las 10:36 am

    @ Miguel

    ¿Y de verdad crees que aún, cuando ya tiene 32 años y parece que sigue teniendo ganas de mambo en algún equipo potente, es viable su retorno al Mallorca?

  4. Miguel Sureda

    16 de agosto de 2013 a las 11:51 am

    Pues váyase usted a saber. Yo le tengo poca fe a un regreso cercano. De hecho, tengo poca fe en que cumpla su palabra.

    Personalmente imagino que querrá volver a saborear el éxito. Al fin y al cabo es un ganador, un caníbal (tanto en cuanto a dinero como títulos). No sé si le veo en el Chelsea por la nómina de delanteros de los Blues.

    Mientrastanto, seguiremos fantaseando con celebrar el centenario con el mejor jugador de la historia del club de vuelta.

  5. Borja Barba

    16 de agosto de 2013 a las 12:02 pm

    @ Miguel

    ¡Para eso aún quedan tres años! Hay esperanza.

  6. pablortega

    16 de agosto de 2013 a las 6:37 pm

    «Y mientras tanto, mientras Samuel Eto’o Fils, alejado del mundo en Daguestán, sigue arrepintiéndose de aquel arranque de locura que le llevó a aceptar la oferta del Anzhi en el verano de 2011,»
    pero luego se acerca por el banco y ve los estados de cuenta y se le pasa por completo el sentimiento de arrepentimiento…

  7. Kurono

    16 de agosto de 2013 a las 7:45 pm

    Eto’o cumplirá su contrato y luego ya se verá. Unos dos años en la Premier y de ahí creo que ya tendría el suficiente dinero para jugar gratis un año en Mallorca y despedirse como un grande con una dosis de romanticismo. Pero eso de querer irse del Anzhi cuando aun debe pelear su puesto para ir al Mundial de Brasil 2014 (el último que seguramente jugará la «Pantera» Samu), y jugar regularmente para mantener un puesto en el Mundial si es que acaso va. Complicado.

  8. Kurono

    16 de agosto de 2013 a las 8:02 pm

    Hablé desde la ignorancia en mi anterior comentario y no sabía que el Anzhi esta en problemas económicos debido a unos malos negocios de Suleimán Kerímov:

    http://rusiahoy.com/deportes/2013/08/12/el_anzhi_pone_en_venta_a_sus_estrellas_y_anuncia_recortes_31015.html

    Esto cambia las cosas: Eto’o seguramente se vaya. ¿A donde? Pues el Chelsea puede ser un destino, pero si el precio es así de bajo (15 millones), me llamaría la atención que algún equipo de los llamados «medios» pueda hacerse con sus servicios. ¿NO estaría bien que el Arsenal de Wegner o el Olypic Lyonnais se «lancen a la piscina» por «Samu»

  9. Xavi

    19 de agosto de 2013 a las 7:29 pm

    Fue una decepcion cuando se fue al Anzhi. Venia de hacer una temporada fabulosa y firmar entonces por algun equipo de la Premier hubiera sido la ostia (triunfar en tres ligas asi no lo han hecho tantos).

    Pero un matiz: mas alla de sus despilfarros (de coches de lujo a causas beneficas), es conocido que su ex representante le desplumo de mala manera.

    Dicho lo cual, creo que una temporadita en la Premier + Mundial a buen nivel es mas que posible, porque tengo entendido que en el Anzhi ha estado muy bien (MVP de la pasada liga)

  10. Pingback: Píldoras de 2013: adiós al capricho del Anzhi - Diarios de Futbol