Beñat vuelve para quedarse

Siempre es duro enfrentarse al rechazo. Más aún, si ese rechazo procede de tu propio hogar y de la gente que, de uno u otro modo, te ha visto crecer desde que eras niño.

A Beñat Etxebarria (Igorre, 1987) se le abrieron las tripas aquel día del mes de julio de 2008 en el que Joaquín Caparrós decidió comunicarle que no contaba con sus servicios para el primer equipo del Athletic Club. Criado a biberón en la cantera de Lezama, Beñat llegó incluso a debutar con el primer equipo rojiblanco en la temporada 2006/07. Saltó al campo vestido de rojiblanco un 29 de octubre de 2006, cuando restaban cinco minutos para el final de un insípido empate en el Reyno de Navarra. Parecía que su futuro estaría indefectiblemente ligado a Ibaigane. Pero apareció el técnico de Utrera en escena y decidió que a Beñat le faltaba algo que él demandaba. Lo mandó cedido al Conquense, al lejanísimo Grupo IV de Segunda B. A seiscientos kilómetros de Bilbao. No tenía ninguna intención de seguir de cerca su rendimiento.

En sólo una temporada, Beñat Etxebarria se convirtió en el mejor mediocentro de todo el grupo IV.

El salto al Real Betis se produjo por la vía natural. La temporada 2009/10 fue la de su desvinculación contractual con el Athletic. Se integró en la disciplina del filial bético y los acontecimientos no se hicieron esperar. Un año después, era ya miembro destacado de la plantilla de Pepe Mel en el primer equipo.

El resto de la historia es sobradamente conocido. Beñat crece, triunfa, eleva el fútbol del Betis hasta cotas impensables sólo un par de años atrás y alcanza la internacionalidad absoluta de la mano de Vicente del Bosque. ¿Podía permitirse el Athletic Club una, con perdón, mosca cojonera de semejante calibre? Un futbolista triunfante, internacional en la mejor selección española de todos los tiempos, nacido en Vizcaya y amamantado cuidadosamente en Lezama, jugando como los ángeles en una posición en la que el Athletic tampoco andaba sobrado de efectivos… vestido de verdiblanco y adoptando acento andaluz. El escenario era incomodísimo para el Athletic. El futbolista, estaba cantado, acabaría volviendo al Botxo.

Cinco años después, y ocho o nueve millones de euros mediante (dependiendo de objetivos), Beñat vuelve a vestir rojiblanco. El Athletic no podía permitirse ignorar a tamaño futbolista.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

7 Comments

  1. Pulli

    4 de julio de 2013 a las 4:24 pm

    “Pero apareció el técnico de Utrera en escena y decidió que a Beñat le faltaba algo que él demandaba”. Esto es porque seguro que vio que el chaval intentaba tocar en corto en vez de repartir y tirar melones a Llorente, XD.

    Lo más seguro que a Beñat al igual que a Etxeita y Balenziaga les hubiera venido bien irse fuera y madurar en su juego, pero lo lamentable es que el mismo entrenador diera puerta a 3 de los 4 fichajes del Athletic de este año y con más o menos contrastada calidad (y más teniendo en cuenta que exteita se fue y nos quedamos con Ocio con más de 30 años;y Balenziaga salio en lugar de Castillo, el cual nunca ha demostrado absolutamente nada).

    En el caso de Etxeita y Balenziaga ha habido suerte y no ha habido que aflojar mucho dinero. Pero los 8 millones más incentivos que habrá que soltar al Betis escuecen ante la inutilidad de Lezama al desvincularse tan facilmente de estos chavales. No es la primera vez, y lo triste es que seguro que no será la última

  2. Ender

    4 de julio de 2013 a las 4:26 pm

    Beñat me parecería un fichaje alucinante para cualquier equipo. Una gran contratación a un gran precio.

  3. Oscar Lopez

    4 de julio de 2013 a las 10:15 pm

    Como bético, tengo dos maneras de analizar la venta de Beñat.

    1. No vamos a encontrar un mediocentro como Beñat con nuestro presupuesto. Es muy difícil, Verdu, el elegido para sustituirle (aunque no exactamente la misma posición) llega con 30 años, y 4 de contrato. Ya ha dado sus mejores partidos (ojala me equivoque).

    2. La venta de Beñat, nuestro mejor activo y jugador mas cotizado es lo mejor que podía haber hecho el Betis de lejos. Sus millones, al igual que le paso al Sevilla (a otro nivel) con las ventas de Baptista y Ramos, nos da un dinero para poder fichar en posiciones clave que necesitan ser reforzadas, y podemos pasar a otro nivel, en vez de traer cedidos, podemos empezar a fichar. Este, debe ser el año de consolidación y crecimiento como club. Asentarnos en una zona media y lucha por Europa. Poder de nuevo atraer a jugadores. Seguir con esta política (aunque sea impuesta por el concurso acreedores) de tope salarial y no gastar mas de lo que se tiene.

    Me quedo (aunque me duela ver volar nombres ilusionantes) con la opción 2.

  4. Leon

    4 de julio de 2013 a las 10:36 pm

    Ha demostrado ser un muy buen jugador. El caso es que tal se adapta… el precedente da escalofríos. Borja, ¿recuerdas aquel chaval del Betis que fichó el Athletic por 2.000 kilos? Es coña.

  5. Yo

    5 de julio de 2013 a las 9:43 am

    Yo tambien soy betico… al parecer cuando Caparros lo largo del Athletic al futbolista le quedaba madurar mucho mas como persona que como futbolista.

    Creo que rendir va a rendir seguro. Es un futbolista que si se lo pone al lado a uno o dos buenos recuperadores da muchisimo juego al equipo. Aunque tiene un fisico bastante limitado

  6. umouvinte

    5 de julio de 2013 a las 8:55 pm

    Caparrós es un gran motivador, pero de fútbol no tiene mucha idea.

  7. Pingback: El genio - Diarios de Futbol