Un día, un fichaje: Muniesa

Marc Muniesa no llega por un centímetro al metro ochenta. Y sin embargo ha fichado por el Stoke City.

Una defensa habitual de los Potters la temporada pasada la podían formar perfectamente, de derecha a izquierda, Geoff Cameron, Ryan Shawcross, Robert Huth y Marc Wilson. Cuatro torres que alcanzan -excepto Wilson que se queda a un par de centímetros- el metro noventa. No es una característica única de la línea defensiva. El Stoke City de Tony Pulis era así. Gente alta, que va fuerte, balones por arriba, patadas por abajo y goles de cabeza. Puede que no practicaran el fútbol más bello del mundo, más bien todo lo contrario, pero han competido siempre al límite y los resultados que han conseguido son muy meritorios.

Pero Tony Pulis ya no está. Ni tampoco Rory Delap, el hombre que ponía los saques de banda en el segundo poste. Ha llegado a Stoke-on-Trent el galés Mark Hugues, que en su primer día al cargo dijo que su filosofía era la de jugar un buen fútbol. Habrá que verlo. Más allá de que pudiera intentar cambiar el estilo del equipo, la plantilla no se ha movido demasiado. Han llegado dos defensas. Uno Erik Pieters, lateral zurdo holandés, 1’86, procedente del PSV Eindhoven. El otro Marc Muniesa.

No solamente se trata de un futbolista distinto por su altura, que al fin y al cabo, también hay algún bajito en el Stoke City. Sin irnos muy allá, la temporada pasada jugaba Michael Owen, de quién Alex Ferguson dijo que a menos que se comprara una escalera no creía que Pulis le hiciera jugar demasiado. Muniesa procede del Barcelona, donde se ha convertido en profesional después de 11 años de aprendizaje. Era uno de los señalados. Una gran perla de la cantera, con buena salida de balón, especialista en el corte al límite, que, sin embargo, cuando le llegó el momento del paso definitivo se lesionó de gravedad en la rodilla. No ha tenido suerte. Las lesiones le han impedido progresar en los momentos más determinantes y el Barcelona ha acabado por olvidarse de él, o de no creer en su recuperación. Este verano ha quedado libre.

Con Tony Pulis al mando, su fichaje por el Stoke City hubiera sido impensable. Hugues le ha firmado cuatro años. Muniesa en los últimos meses ha jugado en el Barcelona B aún teniendo ficha del primer equipo, para ganar minutos, confianza. Es cierto que el Stoke no parece el sitio más adecuado para un futbolista de sus cualidades. Más bien todo lo contrario. Otra cosa hubiera sido firmar, por ejemplo, por el Swansea City. Pero a la vez, mirándolo por otro lado, supone un reto mayúsculo y una oportunidad para dejar atrás cualquier recuerdo de debilidad. Irse al Stoke es irse al equipo de los fuertes. Quizá a Muniesa en este punto de su carrera le conviene más ganar en poderío, autoestima y fuerza física que en capacidad técnica. Porque esto último ya lo tiene y puede aportar de un toque distinto al equipo. De lo primero carece y se ha ido al sitio indicado para ganarlo. Mide menos de metro ochenta pero se ha ido al Stoke City. Es un valiente.

Fotografía | Stoke City