Así fue la Liga: RCD Mallorca (18º)

Miguel Sureda empezó a disfrutar del fútbol y el Mallorca en la primera mitad de 1997, coincidiendo con su ingreso en el equipo de su pueblo. Apenas ha conocido a su equipo en Segunda, lugar al que volverá en la próxima temporada. Se dedicará a escribir sobre ello en El Mundo / El día de Baleares.

Valoración general de la temporada.
Posiblemente la temporada más aciaga, si no en la historia del Mallorca, en décadas. Todo lo que podía salir mal salió peor aún. Una plaga de lesiones –hasta 17 en total, seis de ellas de obligado paso por quirófano-; errores en la confección de la plantilla –Bigas jamás había jugado como central y acabó siendo titular-; las convulsas y eternas disputas institucionales; la deficiente preparación física de los jugadores; la sangría defensiva que jamás encontró remedio y convirtió a este Mallorca en el más goleado de la historia en Primera; la tardía decisión de prescindir de Joaquín Caparrós.

¿Que ocurre cuando se combinan la mala suerte con la mala praxis en todos los estamentos deportivos? Que acaba sucediendo el desastre. Casi deberían los dirigentes del club dar gracias al destino por haberles ofrecido opciones de salvación hasta el último minuto del campeonato. Sin embargo, según la ley de Newton, todo lo que sube acaba por bajar, y tras 16 años regateando un destino siempre amenazante, acabó cayendo al pozo por un gol. Un miserable gol que no llegó en Balaídos y mató a un Mallorca que llevaba meses sobreviviendo gracias a la respiración asistida.

Momento especial.
Entre tanto catastrofismo los momentos de felicidad e ilusión han sido fugaces. Quizás el más especial se dio en el minuto 93 del partido disputado en Son Moix ante el Celta de Vigo. Cuando el equipo agonizaba, tras no haber podido ganar a ningún rival directo en la pelea por la salvación, apareció Giovani dos Santos para cazar un rechazo del portero y devolver la fe al mallorquinismo. Fue un momento de locura colectiva, un brote de esperanza, las constantes vitales de un muerto viviente que acabarían sirviendo para nada.

Jugador decisivo.
Giovani dos Santos fue el mejor jugador de la temporada. Su calidad, obvia ante los ojos de cualquiera, le dio muchos puntos al Mallorca en forma de asistencia –no tantos en forma de gol, puesto que marcó en muchos partidos que acabaron perdiendo- o con el mero peligro que presentaba su figura. Fue el clavo ofensivo al que agarrarse mientras el apartado defensivo naufragaba. Mención especial merece también Tomer Hemed, autor de 11 goles pese a no haber sido siempre titular.

Jugador Decepción.
Paradójicamente, también dos Santos fue la mayor decepción. Obviamente hubo jugadores con rendimiento paupérrimamente inferior, sin embargo, entendiendo que quien más puede decepcionar es quien más fe aglutina, Giovani fue decepcionante. Porque se entendía su fichaje, realizado el último día del mercado estival, como la contratación más importante de la historia del club (al fin y al cabo se le consideraba mucho más consolidado que a Eto’o en el momento de su fichaje). “El Messi del Mallorca”, se decía sobre su figura. La realidad es que llegó cojo, por culpa de una lesión sufrida en los JJ.OO., tras debutar recayó y tardó muchísimos meses en coger la forma ideal. Obviamente, una vez rodado se mostraba como el futbolista diferencial del Mallorca, pero aún así se esperaba mucho más de él, especialmente en los momentos decisivos. Pese a que aparece marcando varios golazos en los highlights de las últimas fechas del campeonato, por momentos pasó más bien desapercibido y su intermitencia fue alarmante. No fue el one-man-army que se esperaba que resultase.

Caso aparte los de Dudu Aouate, futbolista en franca decadencia, y Pedro Geromel, fichado como refuerzo “estrella” para la zaga y autor de innumerables errores. Ambos han sido señalados como responsables, que no culpables (puesto que las culpas están muy repartidas) de que el de la pasada temporada fuese el Mallorca más goleado de la historia del club.

Jugador revelación.
En un Mallorca en el que muchas caras nuevas fracasaron, quizás la aparición más sorprendente fue la de Pedro Bigas. Ya se sabía de sus buenas cualidades, de su inteligencia en el juego y su capacidad de adaptación. Sin embargo, hasta esta temporada nunca había jugado de central, lugar en el acabó el curso convertido en titular habitual. Bien es cierto que sus rivales en tal posición han rendido a un nivel alarmantemente bajo, pero el mallorquín, debutante la liga anterior se ha revelado como un zaguero a tener en cuenta para los años venideros.

En un segundo escalón podríamos hablar de Alan Hutton, lateral escocés que llegaba casi repudiado de la Premier League y que en apenas seis meses se ha ganado a la mayor parte de la grada. Aunque en su caso no sería tan acertado hablar de revelación, puesto que se trata de un futbolista internacional, si bien es cierto que los comentarios en torno a su figura no le avalaban.

Claves para la planificación y expectativas para la próxima temporada.
Más que en los fichajes, toda la atención está puesta en las salidas que se den en la plantilla. Buena parte del mallorquinismo comprende que, pese a la catástrofe, la plantilla del Mallorca no era ni mucho menos mala y que, si se conservan un puñado de piezas, en Segunda División será fortísima.

La contratación de José Luis Oltra denota el objetivo prioritario del equipo, que no es otro que el ascenso inmediato. Aunque se espera que el Mallorca conserve jugadores que marquen diferencias en Segunda, la cautela se impone al pensar en el curso que viene, puesto que se va a disputar en una categoría que hace 16 años que nos es ajena y, consecuentemente, extraña y desconocida.

La redacción de Diarios de Fútbol la componen: ...

6 Comments

  1. Gontxo

    11 de junio de 2013 a las 12:10 pm

    Podíamos poner momento especial el que el club decide suicidarse y encomendarse a Manzano. Recibido por los Supporters en el primer entreno con insultos. Nunca dio con la tecla ni mejoró en nada a Caparros, se adornó con decisiones absurdas como la alineación de San Mames o el confiar en la final de Zaragoza en Anderson y un ex futbolista como Antonio Lopez…

    La temporada ha sido un desastre. Jugadores que se esperaba dieran un paso adelante no lo hicieron, y el sobrevivir hasta la última jornada con opciones era un milagro…

  2. Borja Barba

    11 de junio de 2013 a las 12:29 pm

    @ Gontxo

    También yo incidiría más en lo de Goyo. No tanto por su papel, que ha sido el que ha sido, sino por lo estrambótico de su contratación (eso no fue culpa suya, está claro).

    Curioso lo de Gio, mejor jugador del equipo y a la vez la mayor decepción.

  3. Gontxo

    11 de junio de 2013 a las 1:28 pm

    Gio ha sido muy decepcionante. Por supuesto que era lo más destacable del equipo, pero su aportación ha sido inferior a lo que se espera. Desaparecido muchos partidos, escaso bagaje goleador… en un equipo que de por sí, marca poco…

    Hay muchas decepciones más. Se esperaba muchisimo de Javi Marquez, se esperaba un paso al frente de gente como Nsue, Pereira, Pina y no lo dieron… Muy poco salvable. Además, de por supuesto una confección de la plantilla mal hecha.

    4 laterales izquierdos, pero en San Mames acaba jugando el lateral derecho suplente de titular tras 5 meses sin jugar (y acaba expulsado), se lesiona un medio centro y se ficha un central para que juegue ahí (desastre), el único central solvente ha sido un lateral reconvertido, Nsue, Caparros lo quería de lateral y no cuajó por lo que hubo que fichar otro en enero, Caparros quería un 9 y nunca llegó… Así es muy complicado…

  4. xtaoth

    11 de junio de 2013 a las 1:56 pm

    Estoy de acuerdo con lo de Goyo. Por lo demás un buen resumen de la temporada del Mallorca.

    Si me permitís añadir dos puntos, yo pondría como jugador revelación a Hemed, porque creo que nadie se esperaba el salto de calidad que ha dado. Le tuvieron que dar responsabilidad y 11 goles es un gran registro para un jugador que la pasada temporada sólo marcó dos goles de jugada.

    El segundo punto que me gustaría añadir es un error de la directiva que a mi juicio puede ser uno de los más graves que se han cometido: el esperpento de las entradas regaladas. Los socios que compraron su abono a principio de temporada están muy quemados que, para solucionar el tema de la asistencia, se haya recurrido al regalo masivo de entradas. Mucha gente ha visto casi toda la segunda vuelta gratis, y los socios han pagado un pastizal.

    Si la directiva no les compensa a estos socios, me veo un bajón espectacular de abonados para el año que viene. Y eso, a mi juicio, hubiese ocurrido incluso con la permanencia. Espero, sinceramente, un bajón considerable en las cuotas de abonos, en los precios de entrada para los no abonados y, si tuvieran un poco de consideración con los que pagaron el abono de este año, una sustancial rebaja sobre ambos (o algún detalle a cambio)

  5. Kurono

    11 de junio de 2013 a las 7:10 pm

    Descenso sorpresa para mí en cuanto a “previa”, con un técnico más que rodado que siempre había cumplido objetivos mínimos y una plantilla que si bien presentaba carencias, era una buena base de la que ya había, con Giovanni dos Santos como nuevo estandarte. Cuando en febrero despiden a Caparrós y vuelve Gregorio Manzano, automáticamente le puse la X de descenso al Mallorca. Se siguió sin jugar a nada, no hubo “shock” y sobre todo se siguió cayendo hasta tocar fondo. De ahí que fuera un milagro que aun en la última fecha había posibilidades remotas, pero reales, de mantenerse en primera. No se dió, suerte el próximo año, aunque, ¿que tal van las finanzas del club? Parece (parece) que ya no son el caos de hace tres años, pero aun con todo no me extraña que habrá una sorpresa por ahí. Supongo que habrá desbandada (Gio dos Santos al Valencia y Javi Marquez puede “volver a casa” en el Espanyol según oí)

  6. Pingback: Agitación en la isla de la calma - Diarios de Futbol