Así fue la Liga: RC Deportivo de La Coruña (19º)

Los amigos de Riazor.org, portal de referencia para todo el deportivismo, analizan para DDF lo que ha sido la temporada recientemente concluida para el Deportivo de La Coruña. Un año gris, con fuertes altibajos y coronado por un final terriblemente doloroso.

Valoración de la temporada.
Suspenso. El objetivo estaba claro, mantenerse en Primera, y no se alcanzó, aunque quedase cerca, casi al alcance de la mano. Los tres entrenadores que pasaron por el banquillo esta temporada reflejan que fallaron muchas cosas en el seno del club herculino. La planificación deportiva ha sido un desastre y el proyecto excesivamente ambiguo. La batuta en este aspecto la llevó Jorge Mendes, que hasta propició la contratación de un entrenador que aguantó poco más de mes y medio en el banquillo. Hasta 10 jugadores cedidos vistieron esta campaña la camiseta blanquiazul y, más allá de Pizzi, Abel Aguilar o Sílvio, las incorporaciones no fueron fructíferas.

Momento especial.
Especial fue sentirse vivo cuando todos pensaban que el Dépor estaba desahuciado. Las cuatro victorias consecutivas, tres de ellas contra rivales directos, dieron alas a un equipo hundido y permitieron soñar a una afición que ya estaba asimilando el descenso de categoría. Y el denominador común de esta remontada tiene nombre y apellidos: Fernando Vázquez Pena.

En cuanto a momento brillante de la temporada, debe ser el derbi en A Coruña contra el Celta. Buen juego, clase magistral de Valerón (dos asistencias) y satisfacción total por el resultado (3-1) y por vencer a tu enemigo íntimo delante de tu afición.

Jugador decisivo.
Por no quedarnos con uno solo, diremos un jugador por línea. En portería no hubo otro que Aranzubia, ya que solo José Luis Oltra pensó en dar la alternativa a Lux poco antes de su salida del banquillo blanquiazul. En defensa, Carlos Marchena. El campeón del mundo y de Europa fue, quizá, el jugador más determinante de esta temporada. Cuando no estuvo se notó en demasía, como si la defensa no carburase sin un jugador de su planta. En el centro del campo destacamos a Abel Aguilar, por su físico imperial, y a Juan Carlos Valerón, mágico hasta el final. Y en ataque, Riki, que dejó A Coruña después de marcar 13 goles y partirse los cuernos contra cualquier defensa.

Decepción.
Personificaremos la decepción del Deportivo en dos jugadores, cada uno por cuestiones diferentes: Evaldo, por falta de nivel, y Nelson Oliveira, por falta de ganas. Sin embargo, no fueron los únicos, hombres como Roderick, André Santos o Camuñas también fracasaron y pasaron sin pena ni gloria por la ciudad coruñesa.

A pesar de que las deficiencias de Evaldo se veían a leguas, tuvo que venir el ángel de Castrofeito para retirarlo del campo, pues tanto José Luis Oltra como Domingos no encontraron razones para hacerlo. Nelson mostró en las primeras jornadas todas las cualidades que arrastraba de la Liga ZON Sagres. Pero fue un esbozo, fue un borrador; el dibujo original, el que realmente valía, decidió no pintarlo. Y eso no es todo: con tres goles en su cuenta se permitió la licencia de desafiar a la hinchada en una acción que rozó el esperpento.

Jugador revelación.
Pizzi. Aterrizó en tierras gallegas con la vitola de jugador diferente, resolutivo y genial. Así lo demostró durante buena parte del año, aunque llegó fundido a la recta final. Ocho goles y siete asistencias marcan la importancia de un jugador clave para todos los entrenadores. Equipos de la zona media-baja de la Liga suspirarán por hacerse con sus servicios este verano.

Claves de la planificación y expectativas para la próxima temporada.
No es una situación sencilla la del Deportivo en las próximas semanas y meses. Inmerso en el proceso concursal, sufrirá con las limitaciones económicas que marquen los administradores. La deuda es bestial, lo que ennegrece mucho y crean suspicacias respecto al futuro a medio plazo del club. A palabras de las dos partes, el club es viable, sobre todo por su masa social. Cerca de 10.000 socios para las 2013-2014 antes de conocer en qué categoría jugaría el Dépor.

En el aspecto deportivo, parecía fundamental anunciar cuanto antes la renovación de Fernando Vázquez para así ponerse de una vez a trabajar en la planificación. Al conocer la casa y la idiosincrasia del club, el de Castrofeito es el candidato ideal para iniciar un nuevo proyecto basado en la cantera. Lleva asistiendo, desde que llegó al banquillo deportivista, a todos los partidos de las categorías inferiores y de sobra es conocida su capacidad para captar talentos (Borja Oubiña en el Celta, Joaquín o Capi en el Betis o Tristán y Güiza en el Mallorca).

Por otro lado es inevitable no hablar de la marcha de gran parte de la plantilla. Cedidos y jugadores en último año hay muchos, pero sobre todo se echará en falta a los pesos pesados, Riki y Valerón, que han sido en los últimos años dos de los capitanes. La sombra del canario será muy alargada porque es una estirpe de jugador en peligro de existinción. Mano derecha del presidente Lendoiro, apagaba fuegos cuando era necesario, recomendaba fichajes, convencía a jugadores para ponerse la blanquiazul… y era el lazo perfecto de la época gloriosa del Deportivo. La marcha de Valerón personifica a la perfección el final de un ciclo glorioso. Se me va media vida“, dijo Manuel Pablo en la despedida del ‘Flaco’. No es al único.

Dicho esto, el nuevo proyecto debe empezar ya por lo que la Junta Directiva debe empezar a darle nombres a una afición que merece ser motivada con algo real. Necesitan un par de alegrías que endulcen un poco el horrible sabor amargo del descenso. Pero lo que ahora es tristeza, pronto se convertirá en ilusión y esperanza. Volveremos, de eso no cabe duda.

En DDF| El ángel de Castrofeito
En DDF| Si tengo que ir a Cerceda iré, pero si desaparece ¿a dónde voy?

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

20 Comments

  1. Motumbo

    10 de Junio de 2013 a las 4:31 pm

    “Dicho esto, el nuevo proyecto debe empezar ya por lo que la Junta Directiva debe empezar a darle nombres a una afición que merece ser motivada con algo real. Necesitan un par de alegrías que endulcen un poco el horrible sabor amargo del descenso. Pero lo que ahora es tristeza, pronto se convertirá en ilusión y esperanza. Volveremos, de eso no cabe duda.”

    Eeehm, estamos en Junio. Más que ilusionar a la plebe con el nombre de Fulano o el de Mengano, yo prefiero que hagan las cosas con calma y bien. La situación económica es la que es. El Deportivo necesita construir un proyecto a medio/largo plazo basándose a partes iguales en jugadores de casa y contrataciones acertadas de fuera (el que piense que hoy por hoy el Dépor puede levantarse con solo recurrir a la cantera o no ha visto un partido del Fabril en años o está loco). Y personalmente prefiero mil veces pasar dos o tres temporadas en segunda poniendo los cimientos para un regreso a primera con garantías que tirar de cesiones, Mendes y algún que otro paquete con cierto pedigrí (Camuñas) para volver a hacer el ascensor.

    Ni de lejos es mi intención la de sembrar pesimismo, pero la gente tiene que darse cuenta de lo que hay.

  2. Tocapelotas

    10 de Junio de 2013 a las 5:41 pm

    Bueno, pues parece que no habrá que esperar mucho por buenas noticias que suban la moral. Parece que Aythami se pira 😀

  3. Repoman

    10 de Junio de 2013 a las 7:05 pm

    Motumbo, ¿tú crees que la masa social del Depor no se resentirá demasiado si tarda 3 años en volver a Primera?
    Es verdad que el Depor lleva una burrada de gente al campo para el tamaño de la ciudad, pero por eso mismo, es de esperar que caiga si se lleva unos cuantos desencantos seguidos.
    Por cierto, ¿qué hay de los rumores de este año sobre la desaparición del Club? ¿Cuanto debe?
    Y una tercera pregunta. ¿Qué equipos de fútbol base tiene el Depor? Hace años, se decía que en el Club trabajaban cuatro personas en total, exceptuando el primer equipo.

  4. Leon

    10 de Junio de 2013 a las 8:00 pm

    Lo que debe hacer la Junta Directiva es irse.

  5. Tocapelotas

    10 de Junio de 2013 a las 8:51 pm

    @ Repoman

    Igual alguno me muerde por lo que voy a decir, pero en fin.

    Si los aficionados al fútbol en España (en lo de otros países no me meto) fuesen gente normal, hace mucho mucho tiempo que las masas sociales habrían dado la espalda a la gran mayoría de sus respectivos clubes. En lo tocante a la del Deportivo, llevo toda la vida soportando como mucha gente adoraba a Lendoiro como a un dios, “el mejor gestor del mundo”, se autoproclamaban ‘lendoiristas’ y aseguraban y perjuraban que la economía del club iba siempre por el buen camino, que todo lo demás eran injurias y calumnias de ‘La Coz’ de Galicia, que Bodipo era un gran fichaje, etc. Huelga decir que ahora todos esos cabestros (que no son pocos, eh) guardan silencio, calladitos, ni pío.

    Pues bien, si a esa tropa le presentas un proyecto deportivo medio decente, les dices que en cosa de tres años se vuelve a primera y – sobre todo – les sigues poniendo entradas a buenos precios, seguirán yendo al estadio. Otra cosa sería que pasaran cinco años y no tuviera pinta la cosa de mejorar… pero yo creo que tres años los aguantarán sobradamente a poco que se vayan haciendo bien las cosas. Por no mencionar que la parroquia deportivista tiene tantas ganas de ver algún canterano saliendo p’alante que a poco que Vázquez (o el entrenador que sea) vaya poniendo chavales de cuando en vez, aplaudirán hasta con las orejas.

    Desaparición y deuda: bueno, esto es un poco lo de siempre. La deuda es simplemente astronómica para las características de un club como el Deportivo, pero la desaparición inmediata supongo que implicaría que esa deuda quedaría sin pagarse. Así que en el fondo a todo quisque (Hacienda, bancos y otros acreedores) le interesa que el Dépor siga a flote para que pueda pagar… un club de fútbol con una masa social decente, si se gestiona bien, puede dar muchos beneficios. El problema es cuando se gestiona mal y encima los beneficios que hay van siempre a parar al bolsillo del presi y sus colegas, que es lo que ha pasado en el Dépor durante mucho mucho tiempo (club arruinado, presidente cada año más rico, nada más que decir).

    Equipos de fútbol base: no conozco demasiado bien el organigrama de fútbol base del Dépor así que mucho no te puedo decir. El Deportivo B (Fabril) lleva algunos años en tercera con aspiraciones de ascender a 2ª B. La red de captación de jugadores jóvenes imagino que estará medio destartalada porque se les debe dinero a bastantes pequeños clubes a nivel local y hasta donde yo sé no se les ha pagado un duro.

  6. Luboslav

    10 de Junio de 2013 a las 11:10 pm

    Gracias por el artículo.

    Yo lo que no sé, es cómo el Depor en un plazo relativamente corto pasó de tener grandes figuras a tener un equipo como para bajar a Segunda hasta en dos ocasiones. Hasta recuerdo no hace mucho una buena primera ida en la Liga con el Depor de Lotina (¿qué es de ese hombre?).

    De jugar Andrade, Naybet, M.Silva, Sergio…a que juegue Aythami y cia…¿cómo se ha llegado a producir eso?

    Gracias por DDF

  7. ChinoChano

    11 de Junio de 2013 a las 11:35 am

    #5 No sé cuán mal lo haría Lendoiro, pero con él el Depor ganó una Liga y estuvo a un tris de otra. Y en los 90 fue uno de los grandes, junto al Madrid y al Barcelona. Prefiero un club que un año esté en la gloria y otro en la miseria a uno que se pase 30 años en el puesto 10 de la tabla.

  8. Borja Barba

    11 de Junio de 2013 a las 12:30 pm

    @ A todos

    Se agradecen muchísimo aportaciones tan interesantes, y puntos de vista tan variados, en los comentarios. La idea es precisamente ésa, analizar la temporada de los veinte equipos desde un punto de vista cercano. Y quién mejor que los aficionados de cada equipo.
    Gracias a todos.

  9. Motumbo

    11 de Junio de 2013 a las 2:55 pm

    # 7 Antes de nada, aclarar que soy el #5, solo que desde un ordenador diferente.

    Lendoiro hizo las cosas realmente bien en la primera mitad de los 90. Con retales del resto de la liga y fichajes muy inteligentes a coste reducido como Bebeto, montó un equipazo. El problema vino en la segunda mitad de la década cuando el Dépor se metió de lleno en la locura de fichajes de la época, entraban y salían 8 o 9 jugadores cada verano, entre ellos ilustres de la talla de Renaldo, Rufai, Bassir, Loco Abreu y compañía. Otros fichajes fueron mucho más acertados, claro, por eso se ganó la liga del 99-00 y la copa dos años más tarde, y se compitió más que dignamente en Europa. Pero mientras Lendoiro se forraba a base de comisiones y otros chanchullos menores, el Dépor se iba empufando progresivamente ya que cada vez se vendía menos… de encasquetar Fabio Conciençao al Madrid por 4000 kilos se pasó a rechazar la misma cantidad del Barça por Tristán, ahí fue cuando Lendoiro perdió el norte definitivamente, se creyó presidente de un club grande y pensó que la bonanza duraría para siempre. El problema fue que la bonanza se cortó en seco en cuanto el Dépor se vio incapaz de meterse en Copa de Europa por la pérdida de ingresos que eso supuso, y ahí fue cuando la deuda comenzó a revelarse insostenible porque dejó de haber ingresos extraordinarios para paliar una deuda cada vez más extraordinaria y que seguía creciendo debido a la mala gestión de Lendoiro (se fichaban jugadores de nivel medio-bajo a los que se les pagaban fichas de nivel medio-alto, Bodipo cobrando un millón de euros al año por ejemplo). Mientras tanto, prácticamente 15 años sin dar ni una oportunidad a un chaval de la cantera, con contadísimas excepciones, mientras que cada vez se fichaba peor.

  10. Kurono

    11 de Junio de 2013 a las 6:24 pm

    Bravo Motumbo. A Hacienda no le interesa la desaparición de los clubes de fútbol porque su deuda no se cancelaría, pero aun con todo hay que irse con cuidado. Lendoiro empezó a “hacer de las suyas” con el “boom” televisivo y creo que fue de los pioneros en los contratos individuales de TV (eso no lo sé con seguridad, pero tiene toda esa pinta que así fue).

    Cuando al Deportivo se le envejecieron sus grandes figuras como Fran, Mauro Silva o Tristán, falló en colarse en Europa y de ahí vino el desastre actual, Siempre me pregunté que si el “SuperDepor” hizo tanto dinero en competiciones europeas, ¿por qué razón no se fichaba una de esas figuras emergentes que tanta gloria le dieron a la institución?; luego supe que Lendoiro maquillaba cifras, hizo un desastre institucional y económico, con lo cual se perdió potencial deportivo. Y este descenso es confirmación que el equipo está en grave riesgo de irse al infierno (suena por ahí que lo podría descender a Segunda B). Y un buen proyecto deportivo si que tendría que ser a partir de una buena base y no viene de la noche a la mañana y mucho menos a partir de vendedores de mercanchifles como el Jorge Mendes (amigo personal de Lendoiro). Tres años en segunda si que se aguantan si las cosas se hacen bien (buena base juvenil y buenos fichajes), irse a lo fácil con fichajes locos y gastar dinero que no hay (aunque ahora eso no es posbile por el concurso de acreedores) para subir a la primera lo más rápido posible garantizaría un nuevo descenso una vez llega el club a primera y mantenerse en la dinámica de “equipo ascensor”.

  11. Leon

    11 de Junio de 2013 a las 9:42 pm

    #7 Nadie discute que Lendoiro hizo cosas muy bien. Y que hay otros equipos arruinados que no han ganado una liga ni dos copas ni han sido alternativa. Eso no creo que lo discuta nadie en su sano juicio. Pero es pasado.
    Estamos en Junio de 2013: El club arruinado, con 2 descensos en 3 años, bandazos permanentes, oscurantismo absoluto en la gestión. Y lo peor es una completa falta de autocrítica, él mismo ha calificado de notable su gestión recientemente.
    Lo que hizo en el 92 o en el 2000 no nos va a salvar ahora. Sería como pretender que repescando a Makaay o a Mauro Silva volveremos a ser grandes, porque ellos nos hicieron campeones. Lendoiro lleva equivocandose demasiado tiempo y de demasiadas formas diferentes. Es tiempo de irse. Ya se lo hemos agradecido y él bien que se lo ha cobrado.
    Es necesario que entre gente nueva, buenos empresarios (en A Coruña hay unos cuantos y han ayudado económicamente al club cuando ha hecho falta), que no viva del pasado ni instalados en el rencor con todo el mundo, especialmente con los exjugadores. Esperemos que algun día podamos ver a nuestras viejas glorias bien recibidas en el club, cosa imposible hasta la fecha.
    Yo renovaré mi abono en cualquier caso, estemos donde estemos. Llevo 32 años yendo a Riazor, no me va a asustar la Segunda División.

  12. Luboslav

    11 de Junio de 2013 a las 11:39 pm

    Muchas gracias por todos vuestros aportes, sentía mucha curiosidad por el tema.

    Un saludo

  13. pavel

    12 de Junio de 2013 a las 9:46 pm

    Deportivamente, el año fue un fracaso por tres motivos:
    – La plantilla tenía una capacidad física penosa. Únicamente Abel Aguilar dio la talla en primera.
    – La plantilla no cobraba.
    – El primer entrenador, Oltra, no era apropiado para este reto. El colegio de entrenadores debería multarle por mantener a Evaldo de titular durante 17 jornadas. El segundo entrenador, Domingos, se encontró con un entorno absolutamente hostil.

    Por otro lado, es justo convenir que a principios de temporada muchos flipábamos con el equipito que nos había prestado Lendoiro/Mendes. Por técnica individual, no éramos EN ABSOLUTO inferiores a Rayo, Betis o incluso Real. Por actitud y físico, eramos una p*** banda.

    Para terminar: De acuerdo con lo que decís de Lendoiro. Fue un gran presidente, no se puede obviar. Lo fue, pero dentro de su época. Si lo comparamos con los directivos de los noventa, los Sanz, Gaspart, Lopera, Horacio Gómez, Paco Roig/Ortí, Cuevas, reconoceríamos que Lendoiro fue un genio. Si revisamos su gestión en clave 2013, vemos a un personaje anacrónico, un símbolo del país corrupto y panderetero que somos.

  14. Walton

    13 de Junio de 2013 a las 2:13 pm

    Una puntualización: Borja Oubiña no subió al primer equipo del Celta de la mano de Fernando Vázquez, sino que debutó en un partido ante el Racing de Santander en la temporada 2003-04, cuando el “míster” olívico era Radomir Antic.

  15. Alberto

    13 de Junio de 2013 a las 2:19 pm

    Tienes razón, Walton. Tampoco es cierto que fuese Fernando Vázquez quien hiciera debutar a Capi en el equipo profesional del Real Betis Balompié. Con Serra Ferrer, Capi jugó unos cuantos minutos en dos partidos de la campaña 1996-97, si bien es cierto que se consolidó en el equipo verdiblanco con Vázquez. Pero entonces, también habría que reconocer que Güiza, que hizo su debut con el entrenador gallego en el banquillo del Mallorca, se fue haciendo con un sitio en el cuadro bermellón un año después, con Luis.

  16. Leon

    13 de Junio de 2013 a las 5:31 pm

    #Pavel, suelo estar de acuerdo contigo en muchas ocasiones, pero esta vez no estoy de acuerdo en la calidad de la plantilla. Cierto que a mucha gente en Riazor se la dieron con queso, pero porque somos una afición tan voluntarista que cualquier cosa que nos traigan nos parece la de dios. No sabíamos practicamente nada de ninguno de los “Mendes Boys” salvo de Pizzi y Silvio (por pertenecer al Atleti) y fueron los 2 buenos de este año. El resto humo humo y más humo. André Santos, Tiago, Roderick,… ¡¡¡Evaldo!!! eran jugadores de medio pelo que quisimos creer que eran buenos porque los traía o afilhado de Mendes. Pero no sabíamos nada más que lo que nos contaban que eran buenos y gratis. Y el caso de Oliveira es digno de estudio, de autoengaño colectivo. Un jugador que pertenece al Benfica, pero que ha estado cedido las 2 últimas temporadas en el Rio Ave y el Paços de Ferreira con la espeluznante marca de 8 goles en 2 años… con una planta de futbolista espléndida y hasta ahi. Ni desborda, ni regate corto, ni remate de cabeza, ni remate con el pie, ni visión de juego ni nada de nada. Ya no entro en la imperdonable falta de respeto a una afición que ha seguido al equipo aguantando partidos infames, de él en particular. Pero se sigue pensando que es muy bueno pero que “no se le dejó demostrar”… bueno pues lleva 3 años y en su media de 4 goles al año. Y no ha jugado tan poco que 800 minutos suelen dar para mucho si uno corre un poco y le echa ganas. En 2 años veremos donde están todos esos fenómenos que “quisimos creer” que eran buenos. Yo creo que teníamos peor equipo este año en primera que el año anterior en segunda.
    Aparte de los bandazos con el experimento Domingos, viejas fijaciones de Lendoiro que cuando se le mete alguien entre ceja y ceja lo trae aunque sea para cortar picar entradas en las puertas.
    Ahora esperemos que se quede Bruno Gama, que ya rindió muy bien el año del ascenso, y Salomao, que es rápido y buen llegador, pero muy frágil.
    Y Lendoiro fuera ya, tu definición de anacrónico es absolutamente precisa.

  17. pavel

    13 de Junio de 2013 a las 9:42 pm

    Leon, discrepo: a principio de liga teníamos un equipo más que apañado. Línea a línea: mediocampo con Abel Aguilar/Juan Domínguez/Bruno Gama/Pizzi/Salomao/Valerón. Una defensa con Marchena + Ze Castro + Laure (olvidemos a Evaldo o al mítico Manupa, que rindió sensacionalmente los dos últimos meses). Porteros: Aranzubia/Lux. El punto débil: La delantera, dependiendo exclusivamente del particularísimo y entrañable Riki, porque Oliveira no compareció. Insisto en que si no hubiese problemas económicos y con un buen entrenador, este grupo quedaba décimo.

  18. Leon

    13 de Junio de 2013 a las 11:31 pm

    No sé, no lo veo igual. Yo creo que el verdadero problema ha sido nuestra defensa, 70 goles en 38 partidos (y eso que con Fernando mejoramos bastante atrás)
    Vamos por partes, Abel Aguilar nos ha parecido bueno por pura comparación, pero ojo que venía del Hércules de jugar en segunda y es un tipo bregador y poco más. Bruno Gama y Salomao (ha estado demasiado lesionado) si son buenos jugadores y recemos porque sigan. Pizzi no ha estado mal pero es un jugador intermitente y que necesita comprender bien el juego, a veces toma las decisiones equivocadas, acelera cuando debe frenar y frena cuando debe acelerar.
    Marchena sin duda fue un baluarte importante y mucho notamos su ausencia al final, posiblemente con él sano habríamos seguido en primera. Laure es correcto sin más y Ze Castro es un jugador mucho más limitado de lo que él mismo piensa. De Aythami prefiero no opinar para no verme envuelto en juicios.
    Valerón es una leyenda, pero de 38 años y con las rodillas machacadas (por cierto a ver si algun día sabemos la verdad sobre las razones de su extraña marcha). No puedes pedirle que lleve 38 jornadas el peso del equipo. Riki en su mejor año ha metido 14 goles pero muchas veces ha fallado cosas que se le perdonan por el cariño que se le tiene.
    Creo que el equipo era peor de lo que queríamos creer. De acuerdo en que en esta liga infame había 8 equipos malisimos que merecían bajar (alguno se salvó con 37 points), y que al final nosotros lo hicimos por méritos propios, por cagarla en el momento decisivo, pero creo que es necesario ser conscientes de que eramos una plantilla muy limitada y que este año lo seremos bastante más.

  19. Motumbo

    14 de Junio de 2013 a las 3:39 pm

    # 18

    Ya lo hago yo por ti: Aythami es un paquete que se cree bueno. Tiene las condiciones físicas necesarias para ser un buen central y tampoco es cojo con el balón en los pies, pero no posee ningún tipo de mesura ni de disciplina táctica, atiza cuando le basta con presionar y se limita a mirar cuando tiene que atizar, en muchas ocasiones sale a presionar hasta el centro del campo y compromete a toda la línea defensiva (¿cuántos goles le metieron al Dépor ya en la temporada en segunda por ese tipo de desajustes tácticos?). Y lo dicho, lo peor de todo es que encima se cree bueno, discute airadamente casi todo lo que le pitan y encima ha tenido episodios de indisciplina (con Oltra, si mal no recuerdo). Es una pena, porque tenía potencial para llegar a convertirse en un buen central para el Dépor.

    Con todo, no es tan malo como el Kaká ese. Madre del amor hermoso.

  20. Pingback: Es otro Dépor - Diarios de Futbol