Italia РEspa̱a. Un paralelismo

Hay mañanas en las que uno se levanta de la cama particularmente pesimista. Todo parece malo y cualquier cosa parece destinada a un final fatal. Y hay mañanas en las que todo parece malo porque realmente es malo. Llevo un par de años temiéndome lo peor sobre el fútbol español. Y no, no es pesimismo ni ganas de verlo todo oscuro. Tampoco es un juego de premoniciones. Llamémoslo intuición. Intuición derivada de la simple observación de los acontecimientos y de la comparación con otros ‘case study‘ cercanos. Mi fiebre por el fútbol comenzó a subir de manera incontrolable cuando alguien, permítanme que no recuerde quién ni cómo, me inoculó el ‘devastador’ virus de la Guerin Sportivo. Era la primera mitad de la década de los noventa. Años de derroche y exceso, de bonanza, de días de sol eterno. Todo parecía bonito y brillante. Y el italiano sonaba embaucador. Uno leía, creyendo entender, aquellos textos y acababa creyéndose una mezcla entre Giacomo Casanova y Paolo Maldini. Cosas de la edad, supongo.

La espera mensual era insoportable. Tenía verdadero mono. Aquellas portadas tan llamativas y exóticas en un mundo sin Internet (¡un mundo sin Internet!) llamaban tanto mi atención que me quedaba horas contemplándolas. No era necesario ni leer los textos de la revista, que exigían una dedicación bastante minuciosa, bastaba con observar aquellas fotos de los Gianluca Vialli, Roberto Baggio, Roberto Mancini, Gabriel Batistuta, Marcel Desailly… Porque hubo una época en la que Italia aglutinó con una voracidad inaudita a todas las principales estrellas del panorama futbolístico internacional. Producía talento a carretilladas y además importaba a los futbolistas más cotizados del momento. El Calcio era la Meca, el Valhalla, el Paraíso, Disneyworld y el Caesar’s Palace, todo junto. Siguiendo la brillante y absorbente estela dejada por la celebración del Mundial de 1990, el fútbol italiano alcanzó su cénit en aquella primera mitad de los años noventa. Plantillas de ensueño, futbolistas icónicos, estadios majestuosos. Italia lo tenía todo. Pero no lo supo gestionar.

El fútbol italiano envejeció de golpe y sin capacidad para remediarlo. De conquistador apolíneo pasó a viejo verde barrigudo. Seguía conservando cierto encanto que a simple vista podía llegar a engatusar, pero lo perdía en cuanto abría la boca. Los años de bonanza quedaron atrás. La estela mundialista era ya un simple destello en el horizonte lejano que había perdido toda su capacidad de influencia, porque el dinero dura lo que dura, sobre todo cuando no se tienen miramientos con él. A cambio, Italia heredó las lógicas consecuencias del derroche. Fuga masiva de estrellas extranjeras, recesión drástica en la producción, cuidado y promoción del talento nacional y un aspecto decadente en unos estadios mastodónticos que exhibían cemento en cada graderío. El aficionado acabó dando la espalda al fútbol y el quimérico modelo económico sobre el que se sustentaba el antaño deslumbrante imperio calcistico acabó derrumbándose por completo. Italia, la gloriosa y atrayente, acabó convertida en amaños, turbias acusaciones de dopaje y cemento, mucho cemento.

El Calcio empieza hoy, una década después, a recuperarse del derrumbe. Poco a poco vuelven a resurgir pequeños brotes de talento autóctono en torno a los cuales se sustentan los principales clubes del país. Muy lentamente, el fútbol italiano comienza a recuperar tronío y a volver a ser un escenario apetecible para las estrellas extranjeras. El obligado lavado de cara en profundidad está afectando incluso a los decrépitos estadios. La Juventus ya cuenta con su particular palacete a los pies de los Alpes y está proyectada la construcción de nuevas arenas en Udine, Génova, Roma, Florencia… con la importante novedad de que su titularidad ya no será pública, como sí ocurría hasta ahora.

Puede decirse que durante años fui paciente observador del auge y declive del fútbol italiano. Lo vi y lo disfruté en lo más alto y también lo padecí en lo más profundo. Por eso llevo un par de años temiéndome lo peor, como decía más arriba, para el fútbol español. Porque veo que la situación que vive en la actualidad tiene muchas similitudes con la que vivió Italia hace algo menos de un par de décadas. Estamos viviendo, casi sin darnos cuenta de ello, el penoso tránsito desde lo más alto hasta lo más bajo. Como en la película de Blake Edwards, nos acostumbramos a los días de vino y rosas sin prever que a la vuelta de la esquina se fraguaba el declive. La fuga de cerebros comenzó a activarse de manera generalizada hace un par de veranos. Mata, Cazorla, Javi Martínez, De Gea, Valero, Monreal, Azpilicueta. Se les unirán este verano, como expatriados, futbolistas con enorme peso específico en sus respectivos clubes como Jesús Navas, Fernando Llorente, Joaquín, Iago Aspas… Y los que están por marchar. Sólo los dos colosos, Madrid y Barça, son capaces de aguantar y resistirse al expolio. El resto, la cacareada y nutrida clase media, es incapaz de sostener el pulso económico a clubes de aparente menor potencial deportivo y menor trascendencia histórica de fuera de nuestras fronteras.

Alguien comentaba hace poco que en los próximos años veremos sobre los estadios de Primera división españoles a una buena cantidad de futbolistas que, en otra época, nunca habrían pasado de Segunda división en sus carreras. El vacío que poco a poco irá dejando el éxodo masivo de nuestros mejores futbolistas hacia otras ligas con mejores y, sobre todo, más serios y puntuales pagadores provocará una caída del nivel medio de la competición (de la que, muy probablemente, continuaran quedando exentos los dos gigantes). Con menos figuras sobre el césped y con equipos cada vez menos competitivos, los aficionados tenderán a abandonar los estadios empujados por un espectáculo empobrecido y unos precios que siguen sin adecuarse al escenario vigente y que parecen manejarse en una dimensión paralela. Es un fenómeno que ya se está manifestando, y cada vez de manera más acusada. Cemento y más cemento. Estadios obsoletos y, algunos, con graves deficiencias funcionales. El fútbol español muestra los mismos síntomas que el Calcio de hace una década. Conviene ir asumiendo que aquello de la ‘Liga de las Estrellas’ hace tiempo que comenzó a sonar hueco.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

30 Comments

  1. camiseta juventus

    4 de junio de 2013 a las 8:39 pm

    Creo que la liga italiana deja mucho que desear, puesto que siempre estan los mismos equipos arriba de la tabla de resultados, igual que la liga española

  2. Chinochano

    4 de junio de 2013 a las 9:31 pm

    Creo que estamos exagerando aquí un poco esa supuesta «decadencia» del fútbol italiano. Repasemos lo ocurrido entre 1990 y la actualidad:

    A nivel selección, Italia ha sido campeona del Mundo en 2006, y subcampeona de Europa en 2000 y 2012.

    A nivel de clubes, los italianos se han llevado la Champions en cinco ocasiones, y repartiendo entre sus grandes (tres el Milan, una la Juve, una el Inter). Han perdido siete finales. Siete de las finales con presencia italiana fueron en los 90 y sólo cuatro en los 2000, pero en la pasada década hubo final puramente italiana en 2003 (Milan-Juve, ganada por los primeros).

    En el único sitio donde ha habido una caída de triunfos es en la Europa League, antes Copa de la UEFA, que en los 90, hay que reconocerlo, fue coto privado de Italia. Pero hoy en día es un torneo menor: no ha empeorado la liga italiana, sino el torneo europeo.

    La verdad, creo que el palmarés italiano en este tiempo lo firmaría cualquier otro país. Quizá España le supera, pero ninguno más. Desde luego, no las tan nombradas últimamente ligas alemana e inglesa.

  3. Leon

    4 de junio de 2013 a las 9:47 pm

    Creo que el artículo se refiere más a la Serie A como liga que a la competitividad de la selección italiana, que está fuera de toda duda.
    La liga española corre camino de ser como la liga argentina, los buenos se van fuera por la ruina de nuestros clubes.

  4. Leon

    4 de junio de 2013 a las 9:48 pm

    Por cierto, un nombre Gianluigi Lentini.

  5. Chinochano

    4 de junio de 2013 a las 9:52 pm

    No sé cómo podemos tener ese miedo con Messi y Ronaldo. Lo que ocurre es que ahora hay más movilidad geográfica de nuestros jugadores, sí… también hay alemanes de la poderosa liga alemana jugando en el Madrid, por ejemplo. No creo que debamos tener tanto miedo. A mí me gusta que haya jugadores españoles triunfando en la Premier, y mientras, hay españoles también triunfando en el Barcelona, el Madrid o el Aleti.

  6. Rakitikic

    4 de junio de 2013 a las 9:55 pm

    La Europa League no es tan menor… de las últimas 10 Supercopas de Europa los campeones de la Europa League han ganado 5.

  7. Chinochano

    4 de junio de 2013 a las 10:12 pm

    Hombre, es que la Supercopa es aún peor de menor… un torneo a un partido, y en pretemporada… Vamos, que cualquier torneo mola, pero estos dos ya poco pueden decir de la potencia de una liga.

  8. Luismadrid1985

    4 de junio de 2013 a las 10:15 pm

    Yo creo que definitivamente iremos a una Superliga Europea, es el camino lógico y normal de 15-20 clubes en Europa muy por encima económicamente del resto. De hecho yo siempre me hago la misma pregunta.¿Es lógico que los dos clubes más potentes del mundo económicamente hablando, Real Madrid y Manchester United, solo se hayan enfrentado aproximadamente 8 veces en su historia? Desde el 2000 no se enfrentaban, en la NBA pasaria esto??Se que la gracia del futbol son los descensos y ascensos, y que basket y futbol no son equiparables pero…

  9. Iki

    4 de junio de 2013 a las 10:37 pm

    Yo tampoco veo clara la comparación… porque Italia nunca se ha caracterizado por exportar demasiados futbolistas. Precisamente ahora empiezan a asomar nombres nacionales en bastantes equipos, incluso Madrid y Barcelona… y esa «fuga de cerebros» puede dar oportunidades para que sigan apareciendo y no tengan que esperar 15 años a que se jubilen otros.
    Eso sí… estando o no de acuerdo… siempre es un placer leer un artículo tuyo.

  10. Giov

    4 de junio de 2013 a las 11:09 pm

    @Camiseta Juventus …. te refieres a la Enorme Variedad de equipos Fuertes qe ai en Italia tipo
    Lazio , Roma , Juventus , Napoli , Fiorentina , Catania , Milan , Inter , Udinese…
    i la Liga Bipolar Real Madrid i Barca ? NI PUNTO DE COMPARACION ,anos luz mejor la SERIE A i con el tiempo esta diferencia ira aumentando cada vez mas , tal i como dice esta Noticia

  11. Leon

    5 de junio de 2013 a las 12:00 am

    La famosa liga europea le interesa a los 2 de aqui. ¿Pero les interesa a los grandes de la Premier o de la Bundesliga? No lo tengo tan claro. Ellos tienen un campeonato que funciona, estadios llenos, economías saneadas. No veo por qué el Bayern o el Manchester United van a renunciar a jugar sus ligas domésticas.

  12. Luismadrid1985

    5 de junio de 2013 a las 1:31 am

    #11 Yo hablaba a largo plazo,es cierto que la liga inglesa y también la alemana, gracias a su gran organización y a los muy bien repartidos derechos de TV tienen asegurada una supervivencia que no tienen otras. Pero a la larga, quien vende camisetas en el mundo son 3 o 4 en Inglaterra, 2 en España, 3 en Italia, 2 en Alemania y con el paso del tiempo, creo que las diferencias con el resto se agrandarán y se llevará a cabo el paso a la Superliga.Es solo una opinión, pero basada en la observación de lo que está pasando en el fútbol europeo desde la Ley Bosman hasta nuestros días. Esa ley se ha cargado equipos europeos, antes míticos, de ligas menores y creo que la globalización del merchandising se acabará cargando la clase media de las ligas potentes.

  13. mike p

    5 de junio de 2013 a las 2:26 am

    sin duda el futbol español es una autentica ruina y la pesima gestion que se ha hecho en los años de bonanza van a pasar factura a nuestra liga y nuestros clubes. exceptuando madrid y barcelona, estos dos privilegiados eclipsan el declive de nuestro campeonato, como una cortina de humo, y la gente no ve (o no quiere ver) mas alla…

  14. Francisco

    5 de junio de 2013 a las 3:23 am

    Excelente parrafada en torno a la Italia de los 90s.
    Pienso que los jugadores españoles fueron y son de los mas tecnicos de Europa conjuntamente los franceses, italianos y holandeses; del resto de los europeos mejor ni te hablo porque en el mundo se los percibe como pata de palos. Lo triste es que en Europa se valorice al jugador español recien a partir de que gane un mundial y por los fenomenos futbolisticos y mass media del Real y Barza, y es ahora que muchos especuladores se relamen porque con la economia ida a pique España va a vender barato todo su caudal.
    No creo que haya un paralelismo entre Italia y España porque la liga italiana de los noventas era muy competitiva y lo mismo un Roma-Doria era un partidazo, un Lazio-Udinese o un Fiore-Napoli. Era de sorprenderse que solo se permitia jugar a 3 extranjeros y aun asi muchos clubes se las ingeniaban para mirar de frente a los 3 grandes. Eso si el Milan armo un dream team -concepto vilmente copiado por el Madrid-, y aquella liga fue un paseo. Mas temprano que tarde muchas de las sociedades que auspiciaban a estos clubes «medianos» se fueron a pique por diferentes razones. Sobrevino la debacle economica para muchos. La Italia de aquel entonces estaba, y probablemente este aun, gobernada por la camorra; lo cual no se si creer de España. Eso si, muchos de los dirigentes españoles son muy capaces de las mismas taras y manejos turbios en los que se involucraron muchos dirigentes italianos.

  15. Giov

    5 de junio de 2013 a las 6:31 am

    Eso de la Camorra es aora 100% made in Spain , desde su fundacion » Fueron 3 Hombres Espanoles » asta qe finalmente volvieron al lugar qe les corresponde , Malaga , Alicante , Costa Brava etc , qe le pregunten de qe vivian los alcaldes de ayuntamientos , los politicos del PP actualmente en el Govierno i Psoe , i presidentes de clubes espanoles….. de qe vivian ?… de la Buburja immobiliaria i el Blanqeo del dinero de la Camorra , Ignorantes asta la Medula sois.. espanoles

  16. Giov

    5 de junio de 2013 a las 6:44 am

    Mientras Italia se limpiava de los Camorristas en los anos 90
    , Empezaron a hacerse poco a poco con el total poder de Espana vieron tierras fertiles i con la ley mui blandita » un Paraiso para sus Negocios» , Politica , Football , Costruccion , Turismo etc , todo en espana esta relacionado con la Camorra… asi qe los Camorristas Modernos son mas bien Espanoles , Pues son los espanoles los qe an Consentido a la camorra su Monopolio en tierras espanoles fueron , Politicos , Alcaldes , i equipos de football por qe les hacia mui comodo su dinero Blanqueado…

  17. Sergio

    5 de junio de 2013 a las 9:37 am

    Por potencial económico, está claro que la liga española tendrá que aceptar que no puede competir con la inglesa o probablemente con la alemana. Y no pasa nada, a quién le guste el fútbol pues se va a seguir gustando. Si alguien se cree que el aficionado del Madrid disfruta más que el del Elche, es que no entiende nada.

    Pero también está claro que, para que la liga española mantenga cierto interés en su primera división, es necesario que el Madrid y el Barça o bien se larguen a una liga europea o bien acepten reducir su potencial al del -por ejemplo- Ajax o Oporto, que es lo que corresponde.

  18. Kurono

    5 de junio de 2013 a las 9:45 am

    El párrafo es excelente. Ahora bien, es cierto que en Italia solo permitían un máximo de 3 extranjeros en campo de juego durante finales de los 80’s y la primera mitad de los 90’s, pero tampoco en España, Alemania, Inglaterra, Bélgica, Holanda o Portugal (por decir las ligas top de esa época) el límite era mayor a 4, sería muy ventajista decir que otros competían «gracias a los extranjeros», cuando en todos lados era algo así.

    Ya en tema, en la época del Calcio como la «NBA del fútbol», que abarcó desde inicios de los 80’s hasta mediados de los 90’s: Un Napoles semidesconocido y sin ninguna historia se hace del fichaje más caro de su época por uno de los mejores jugadores de la historia: Diego Armando Maradona; se junto a Careca y Giordano para sumar los únicos títulos de su palmarés en su historia hasta la copa Italia del 2012. Y no nos olvidemos de la «Samp» donde Gianluca Vialli, Toninho Cerezo o Roberto Mancini hicieron de las suyas (y por donde pasó con una suerte buena a secas el mediocampista Víctor Muñoz), el Inter de Milan importó a su trio alemán Andreas Brehme, Lothar Matthäus y Jürgen Klinsmann, mientras en la «acera de enfrente», el «Diavolo» Rosonero importó al trio holandés Marco van Basten, Ruud Gullit y Frank Rijkaard para derrumbar paradigmas en el fútbol e imponer su ley de hierro en Europa e Italia. Estaba la Juventus con Platini en sus últimos tiempos, Boniek y Scirea y que luego de una época menos gloriosa regresó en los 90’s para ser el equipo más fuerte en Europa de la mano de Paulo Sousa, Didier Deschamps, Roberto Baggio, Ciro Ferrara, Zinedine Zidane o Angelo Di Livio. Hubo una sorpresa mayúscula cuando el humilde Hellas Verona de Hans-Peter Briegel y Preben Elkjær se coronó campeón de la Serie A allá en el lejano 1985. Tampoco sería malo recordar el gran Parma, un Torino que intentó volver a ser aquel equipo temido y los equipos romanos que dieron bastante batalla, aunque algo más esporádicos.

    ¿Qué pasó? Que salvo los clubes más establecidos y poderosos económicamente, todos esos gastos terminaron en una vorágine nefasta que arruinaron la economía dañada de esos clubes. Pagando salarios imposibles, y con ingresos que no daban para eso, los clubes italianos se terminaron arruinando. Una Fiorentina donde Batistuta rompía redes a placer, pagaba salrios tan altos que en menos de 5 años pasó de jugar Champions a Serie B, desaparición y refundación. El Napoli 3/4 de lo mismo. Y luego casos como Sergio Cragnotti perseguido por la justicia debido a sus movidas económicas. Otro, Silvio Berlusconi, rodeado de escándalos a cada más vergonzoso y cínico que emplea el Milan casi como una «caja chica» para echar mano y seguir haciendo de las suyas. Un Inter de Milan que ha vuelto a las andadas, de los 20 fichajes y un técnico nuevo por temporada para quedar 6tos y equipos que francamente se desinflan como el Udinese, la Fiorentina o la Roma y que al final no se creen que pueden llegar a ser capaces de algo más grande. El único out-sider que puede de verdad competir de tu a tú contra la Juventus, el único club capaz de competir por títulos en Italia y Europa hoy dia, es un Nápoli.

    En España a partir de mediados de los 90’s con la muerte del «Dream Team» culé y el cambio de siglo vimos auténticos equipazos aparecer de la nada como el ya legendario «Super Depor» con Bebetoo Djukick, que peleó ligas hasta el final y por el famoso penal fallado no la consiguieron; sin embargo si la terminaron ganando en el 2000 de la mano de otros genios como Djalminha, Mauro Silva, Donato, Jaques Songo, Manuel Pablo o Makaay; el Atlético de Madrid del «Doblete» y que llevó a sus filas a dos cracks mundiales como Haseilback o Vieri. El Mallorca, que fue un pivote imprescindible en la historia de la «Liga de las Estrellas» con jugadores de la talla de Tristán, Lauren, Roa, Eto’o o un rejuvenecido Nadal y que disputó finales y posiciones en la parte noble de la liga, al Betis que ganó una Copa del Rey y presumía de Robert Jarni, Finidi George (ambos finalistas de Champions) o Denilson; un Celta de Vigo que se hizo de los servicios de un mediocentro modelo en Europa y que venía de ser campeón de Francia: Claude Makelele, con otros jugadores como Valeri Karpin, Lubo Penev, Mazinho (campeón del mundo), Mostovoi o el jovencísimo Michel Salgado y que era asiduo a Europa, que le metía goleadas a los colosos españoles y le dio baños históricos al Benfica o a la Juventus, un Valencia que a partir de «desechos» de grandes europeos se hizo un equipo temible en Europa y España, llegando a dos finales de Champions de manera consecutiva, ganando dos ligas, una Copa del Rey y una Copa de la UEFA, y como siempre el famoso binomio que logró Champions, Recopas, Super Copas y títulos ligueros y coperos, con muchos grandes jugadores como Figo, Ronaldo, Rivaldo, Roberto Carlos, Raúl, Luis Enrique, Kluivert, Mijatovic, Seedorf, Makelle, Cocú, los inicios de Puyol y Casillas, etc. E incluso hubo tiempo de ver gestas gloriosas de equipos mucho más modestos como el Alavés que perdió una final de Copa de la UEFA ante un Liverpool, el Tenerife de Jupp Heyckness que alcanzó una semifinal de UEFA, la temporada cuando el Málaga alcanzó llegar a cuartos de final de la UEFA, la Real Sociedad subcampeona de la liga, campeonatos de Copa del Rey de la Real Zaragoza, Mallorca y Espanyol, mientras el Recreativo de Huelva, Osasuna o Celta alcanzban las mismas instancias.

    ¿Qué similitud hay con el caso italiano? El Atlético, Deportivo, Valencia, Real Madrid y Barcelona entre el periodo del 95 (fin del «Dream Team» barcelonista y el campeonato liguero de Jorge Valdano) al 2004 (la segunda liga de la «era Benitez» en el Valencia) ganaron la liga al menos una vez. De ese periodo, el Real Madrid ganó 4 ligas, el Barcelona y Valencia ganaron 2 cada uno, mientras el resto se las repartieron en sendos triunfos el Atlético de Madrid y el «SuperDepor» la Coruña, mientras realmente había otro grupo de 3 equipos que llegaba a competir por la liga y era bastante variable, no solamente eran enfrentamientos Barcelona-Real Madrid. Hubo triunfos en Europa con una Recopa a manos del Barcelona, una Copa de la UEFA del Valencia y 3 Champions del Real Madrid, sumado a semifinales y finales (raro era el año que al menos un club español no figurara entre los 4 mejores de las competición europeas). Lo que sucedió es por todos conocido, una liga deficitaria que no producía el dinero suficiente para pagar los gastos a mansalva que conllevaba contar con plantillas de lujo en clubes que vivían por encima de sus posibilidades, un sistema de reparto de los ingresos televisivos injusto que fue permitido por el cortoplacismo y ambición de los clubes y una liga quebrada donde solamente el Real Madrid y Barcelona pueden pelear por el título y disputarlo; un Valencia y Atlético de Madrid que sobreviven como pueden a sus grandes deudas luego de tanto despilfarro e incapacidad dirigencial, mientras el resto trata de cazar alguna migaja y tratar de subsistir para no desaparecer. Esta es la realidad, ambas ligas fueron las mejores del mundo indiscutiblemente y atrajeron a muchísimos grandes futbolistas a precios record; cuando el dinero escaseó, los aficionados huyeron, la entrada bajó, las televisoras los seguían menos y sobre todo, los grandes futbolistas ya no querían ir ahí.

    Luego de mi «testamental» comentario, mi reflexión es que no se puede mantener una competición sin límites y donde «todo vale». Ambos campeonatos pagaron una pésima planificación a futuro y sus clubes pasaron de ser los más codiciados por los futbolistas por intervalos de las décadas que dominaron a lugares sin interés, salvo por algún grande o equipo de moda con dinero.

  19. Carlos

    5 de junio de 2013 a las 1:40 pm

    #12 La liga europea es una idea de la «Ã©lite periodista» española, que todos ya sabemos por quien está manejada… yo he vivido en Inglaterra y he ido a partidos de un equipo menor de la ciudad donde vivía…el campo siempre estaba lleno y te aseguro que jamás apoyarían a un grande de Inglaterra…No veo ningún motivo por el cual los equipos de la Premier quisieran una liga europea…igual te digo con Alemania. El problema es que aquí Barça y Madrid tiene que ganar el oro y el moro para en derechos de TV poder tener a Song, Alexis o Kaka en el banquillo, mientra el resto tiene que vender a sus estrellas…evidentemente la liga española se devaluará mucho en el futuro y Barça y Madrid se verán afectados por ello, pero sus dirigente tienen las mismas miras que el resto de dirigente que hay en España, así que tampoco creo que cambie nada… y por no hablar ya de la Federación Española y su «espectacular» gestión de la Copa y las divisiones inferiores (la segunda b igual es el peor modelo jamás visto para una competición deportiva)

  20. samurai

    5 de junio de 2013 a las 1:47 pm

    Excelente analisis, y grandisimo comentario de Kurono.

    Solo añadirle que durante la epoca de apogeo del Calcio, en la Liga tambien estaba el limite de 3 extranjeros en la alineacion, aunque puede que pudieran tener en plantilla 4 o 5. Hubo algun caso de alineacion erronea, me suena que Valdano cometio ese error.

    Tambien agregar, que durante estos años de apogeo de la Liga, mi queridisimo Athletic ha vuelto de sus cenizas, mas o menos, para llegar a un par de Finales de Copa, y una de Europa League (torneo que se ha revalorizado, no hay mas que ver lo competidos que son los grupos y la dificultad y CALIDAD de los equipos en las eliminatorias). Sumado al subcampeonato del 98, claro. ?Sera porque, siendo fieles a nuestra Filosofia, en tiempos dificiles para los demas, podemos demostrar lo que valemos :)?

  21. Mguel

    5 de junio de 2013 a las 2:34 pm

    Me parece que meter todos esos fichajes en el mismo saco es un poco complicado y, quizas, ventajista. Por un lado tenemos a gente como De Gea, Llorente, Javi Martinez o Iago Aspas que se van claramente a equipos de mayor nivel que los que militaban en España.

    Y por otro lado tenemos una serie de fichajes a ritmo de petrodolares que estan rompiendo el mercado y no solo en España. Habra que ver si el problema no lo tienen ellos dentro de un par de años cuando el jeque de turno se canse y haga una espantada como en el Malaga.

  22. samurai

    5 de junio de 2013 a las 3:12 pm

    Mguel

    A mi me encantara ver cuantas finales gana Llorente en su nuevo equipo. Dilapido 4 en el Athletic, y dudo que la Juve pueda ganar una CL contra un City sin Mancini, un Bayern que agrega a Guardiola, o los sempiternos United, Madrid, Barcelona y alguna sorpresa.

    No se, creo de verdad en la linea del post: esto es un paralelismo con el Clacio claramente. Y que venga el cataclismo YA (pero no a Oviedo Burgos o Guadalajara, sino a peces mas gordos), para que los que han apostado por la viabilidad a futuro, saneados, podamos competir en condiciones. No digo que nos regalen, sino competir. Y se puede, esta demostrado.

  23. Jaime

    5 de junio de 2013 a las 4:08 pm

    @Miguel

    Hombre, creo que Llorente puede que gane (nadie está seguro, pero no entra dentro de lo descabellado) alguna liga o copa italiana, además de participaciones en Champions League por lo menos hasta cuartos sin echar las campanas al vuelo. Creo que coincidiremos que en el Athletic lo tenía mucho más complicado (especialmente ganar la liga)…

  24. Mguel

    5 de junio de 2013 a las 4:16 pm

    No descarto yo a la Juve a nivel europeo, tuvo la mala suerte de cruzarse con el Bayern y ademas encajar uno de los goles mas rapido de la historia de la champions, pero creo que hizo mejor papel contra los alemanes (muchisimo mejor) que el Barcelona

  25. Chinochano

    6 de junio de 2013 a las 2:17 pm

    Yo creo que en el fútbol español, como en todos los ámbitos del país, hay un aire victimista, pesimista y catastrofista que sirve de muy poco.

    Para empezar. ¿Qué más da que la liga española deje de ser la mejor del mundo? ¿Acaso no disfrutaron los seguidores del fútbol español antes de 2000, la época en la que se supone que España ganó a Italia? ¿No podemos conformarnos con ser una de las mejores, y que otros tomen el testigo, porque nada es para siempre?

    Para seguir, ¿por qué todo el mundo se empeña en recomendar una liga europea tipo NBA? Es un despropósito total. ¿Querrían Madrid y Barcelona pasar de tener títulos asegurados casi todo el año a ser parte de una competición donde a lo mejor pueden llevarse uno cada 10 años, con suerte? Y si ellos fueran los que tuvieran la suerte de dominar, ¿para que querrían los equipos ingleses, italianos, alemanes, ser comparsas cuando en su país pueden ser equipazos?

    Más aún, ¿qué problema hay con que los buenos jugadores se cambien a equipos mejores? Ha pasado toda la vida, sólo que ahora hay más movilidad, y ya no tienen por qué soñar sólo con el Barcelona o el Madrid, también tienen a tiro la Juventus, el Bayern o los clubs de Manchester. ¿Le ha ido mal a la selección esta movilidad? Para nada.

    De hecho, hace cinco años, antes de la crisis, estábamos orgullosísimos de tener jugadores en el City o en el United, o en el Chelsea, o que Rafa Benitez entrenara al Liverpool campeón de la Champions. Ahora nos mesamos los cabellos diciendo que se nos van los mejores, que somos la ruina… Es como en el resto de sectores españoles: antes que un joven se fuera a Alemania a trabajar era símbolo de que era un tío apañao y atrevido, aventurero e intrépido. Hoy es símbolo de que es un pobre desgraciado que ha de emigrar, casi en patera.

    Lo único que tengo es que los españoles somos plañideros y excesivamente exagerados. Pasamos de «somos lo mejor del mundo, nadie nos puede» a «somos unos miserias». Por favor, moderemos nuestro ímpetu mediterráneo, no podemos vivir con los sentimientos tan a flor de piel cada día.

  26. Gallups

    6 de junio de 2013 a las 2:38 pm

    Vuelvo a repetir que me parece bastante inexacto que se hable de la Liga española como si fuese un paraíso de equipos punteros cuando cincuenta y tantos de los 82 títulos de liga disputados hasta la fecha han sido ganados por dos equipos. Y desde los 70 y principios de los 80 nadie (más allá del Valencia en dos ocasiones, Superdepor una vez y el Atlético del doblete) ha competido contra Barcelona o Madrid.

  27. Dante

    7 de junio de 2013 a las 2:26 am

    Aparte del distinto concepto de «buen futbol» que tienen españoles e italianos, la única verdadera diferencia se da en que mientras el español se niega a que en sus narices se cometan irregularidades, el italiano hace de eso un circo ya sea apoyando al imputado de turno (como a Balotelli) o condenándolo (cf. Targentopoli o el caso Tortora, quien de improviso fue «santificado» luego de muerto pero en vida lo trataron peor que al pedófilo Jackson). Por lo demás, son torneos sin mayor credibilidad ni seriedad caracterizados por federaciones sin mayor peso específico que permiten que las ligas que los organizan -a quienes le ceden toda la organización- sean en realidad gremios que siempre favorecen a quienes ejercen el control mediático (en España se conocen quienes presionan, en Italia -como en la política y la economía-, se protegen a milaneses y, aunque suene inverosímil, romanos). Por cierto, aparte del Juventus Stadium, el único estadio que será remodelado es el Friuli luego que el Udinese obtuviera el derecho de superficie por 99 años (en Italia el terreno es concedido por el estado, no puede ser adquirido como bien privado), los demás son solo trabajo virtual…

  28. Leon

    7 de junio de 2013 a las 7:44 pm

    Prisa pide rebaja en los contratos a sus 10 clubes
    «A Prisa no le salen las cuentas con el fútbol. La paz en la guerra del deporte rey ha pasado una factura de unos 678 millones de euros al año al grupo que preside Juan Luis Cebrián, entre el acuerdo con Mediapro (420 millones por temporada hasta 2015) y los derechos televisivos de diez clubes de fútbol (258 millones al año). La fuerte inversión no se está compensando con el incremento del número de abonados, que está muy por debajo de las expectativas del grupo audiovisual por culpa del alza del IVA y la recesión, por lo que se ha visto obligado a tratar de rebajar los compromisos con los equipos para reequilibrar las cuentas.»

    Se avecinan tiempos muy complicados para todo el fútbol español. Es cuestión de tiempo.

  29. sore

    8 de junio de 2013 a las 6:42 am

    Al hilo de lo que apunta Kurono, me parece que Messi y CR meten 40 goles al año precisamente porque la Liga ha bajado mucho, esto ademas hace que Madrid y Barcelona afronten sus partidos de Champions con ventaja sobre sus rivales extranjero y sobre los otros equipos historicos.
    En su dia el Madrid, el Valencia o el Barcelona tenian los cuartos el miercoles pero antes debian ir , por ejemplo , al Villamarin a lidiar con Denilson, Finidi y compañia. Por eso en aquella epoca un triplete era impensable porque si el Miercoles te matabas con la Juve, el Domingo el Celta de Karpin y Mostovoi te pintaba la cara.
    Hoy en dia se permiten jugar al trantan , no hay color, con el freno echado le ganan casi a cualquiera, esto a la larga mata el espectaculo y ya se esta viendo….
    Para mi actualmente ver un partido de Madrid o Barcelona en liga es un suplicio, el deporte sin emociones no vale absolutamente nada.

  30. Cristian*

    10 de junio de 2013 a las 11:13 am

    @sore,
    Las cifras goleadoras de CR7 antes de llegar a la Liga, no eran precisamente cortas en la Premier.
    Y puedes pensar eso si te hace sentir mejor, pero por poner un ejemplo, Messi sigue marcando casi al mismo ritmo en Champions, y ya es el segundo máximo goleador histórico de la competición, y cada año se acerca a ritmo frenético a la que parecía imposible cifra de Raúl. Y ojo, no hablamos de un jugador que marque 6 goles al rival débil de la liguilla clasificatoria, si no de un jugador que decide marcando goles en las fases eliminatorias , e incluso es capaz de golear en partidos de cuartos y semifinales.
    Que la disparidad entre Madrid y Barcelona con el resto de rivales, no cabe duda de que facilita engrosar más aún esas cifras, es cierto, pero con rivales competentes y muy fuertes, tampoco te extrañe ver a ese par de jugadores rondar los 40 goles. Fíjate que otros excelentes delanteros que juegan en la misma liga, no se acercan ni por asomo a semejantes cifras: Falcao, Negredo, Soldado, y antaño el Kun. Y espera que llegue cualquier otro cañonero surgido de cualquier rincón del Mundo, y dudo que compita de igual a igual con semejantes 2 ogros.