Noventa minutos para sufrir: Mallorca

Cuatro equipos, cuatro partidos, tres posiciones para el desastre y una para gloria. El descenso a la Liga Adelante se juega este próximo sábado con Real Mallorca, Real Zaragoza, RC Celta y RC Deportivo inmersos en una lucha extrema por evitar ese remolino que acabaría con ellos directamente en el desagüe que conduce a las cloacas. Serán noventa minutos de tensión, plenos de sufrimiento y que acabarán de manera irremediablemente dolorosa para tres ciudades. Pocas veces la lucha por evitar el descenso de categoría estuvo tan reñida.

Cómo llega. Tras una temporada para el olvido, cambio de entrenador incluido, el RCD Mallorca parecía reforzado por su agónica victoria de hace dos semanas ante el Betis (1-0), pero la impotencia del inoperante empate a cero goles del pasado domingo en el Vicente Calderón devolvió a los baleares las peores sensaciones de unas jornadas atrás. Lo tuvo a su alcance ante un Atleti borracho ya de éxito, pero por momentos dio la sensación de que el equipo no se jugaba la vida en aquel partido. Escaso de intensidad, como durante toda la temporada, le faltó la capacidad de asumir la responsabilidad en el momento más crítico del año. Parece entregado a su suerte, pese a que no puede decirse que no haya tenido en su mano llegar a esta última jornada con, al menos, un mayor porcentaje de opciones de salvación.

Lo que necesita. Colista en la tabla, es el que más difícil lo tiene. Necesita ganar su partido y, además, que ninguno de los otros tres equipos metidos en el lío gane el suyo (el empate de Celta y Zaragoza también le favorecería en caso de victoria). Cualquier victoria local en los tres restantes partidos por el descenso, condena automáticamente al conjunto isleño a segunda división.

Condicionantes del partido. Mallorca entera lamenta la baja del delantero israelí Tomer Hemed, con rotura del tendón de Aquiles el pasado domingo en Madrid. Para colmo de males, el club balear no pudo conseguir queGio Dos Santos pudiera retrasar su viaje hasta Houston para jugar con su selección hasta el domingo, por lo que el mejor futbolista del equipo se perderá el partido más importante de la temporada, salvo giro radical de los acontecimientos. Sin el mexicano (cinco goles y ocho asistencias) y sin el israelí (once goles), la capacidad goleadora del Mallorca se resiente notablemente. Su mayor consuelo, a estas alturas, es haber llegado con vida a la última jornada del campeonato, donde puede pasar de todo. El mensaje que se quiere transmitir es el de que mientras hay vida hay esperanza, pero pocos creen en el milagro.

El rival. El Real Valladolid visita Mallorca con la tranquilidad de los deberes hechos y pensando ya en el diseño del equipo de cara al próximo curso. Ya pudo apreciarse en el partido del pasado domingo frente al Celta que la tensión competitiva de los pucelanos ha bajado varios enteros con respecto a semanas pasadas, por lo que podría ser considerado un rival asequible. Sin embargo, son estos partidos en los que un equipo se juega la vida y el otro no se juega absolutamente nada en los que las circunstancias de nerviosismo y ansiedad más suelen influir en los contendientes. Además, el ya anunciado adiós de Miroslav Djukic al banquillo castellano tras el último partido de la temporada podría ser aliciente suficiente para querer rubricar su etapa vallisoletana con la mejor imagen posible ante su gente.

En DDF| La fuerza de la confianza

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

7 Comments

  1. xtaoth

    31 de mayo de 2013 a las 12:04 pm

    Mi sensación con este partido es que hemos dejado escapar tantísimas oportunidades que, si nos salvamos, aunque iría a Lluc a agradecerselo a la virgen y montaría una fiesta del quince, sería lo más injusto que he visto en muchos, muchos años.

    Lo único que me consuela un poco es que, al menos, no estamos tan mal económicamente como otros años y, si no hay sorpresas desagradables escondidas en la contabilidad, la supervivencia económica en 2ª división podría ser factible. Dura, pero factible.

    Y digo es lo único porque este año ha sido un despropósito: la planificación deportiva (cuyas soluciones se centraban en ¡fichemos otro lateral izquierdo, seguro que así lo arreglamos todo!), la gestión del club por parte del consejo directivo más preocupado de meterse puñaladas entre sí, las lesiones que cercenaron el inicio liguero, la baja forma de los puntales de otras temporadas (Aouate, Nunes…), el fracaso en los fichajes…

    Todo lo que podía fallar, ha fallado. Y ahora, o funciona todo de golpe o será un triste fin a la época más brillante de un club que ha permanecido 16 años en primera cuando su anterior récord fueron tres temporadas…

  2. Borja Barba

    31 de mayo de 2013 a las 2:09 pm

    @ Xtaoth

    No tenía presente ese dato del anterior récord de permanencia de sólo tres temporadas. Eso deja claro cuál es el mérito, enorme, de estos últimos dieciséis años. Pocos equipos de Primera llevan actualmente tanto tiempo en la élite.

  3. javimgol

    31 de mayo de 2013 a las 2:48 pm

    Mi Pucela va a la isla salvado y sin 9 (supongo que Larsson será el delantero). Tampoco está Balenziaga y puede que algún canterano tenga minutos.

    En cualquier caso, veo rarísimo que el Pucela le robe algún punto al Mallorca. Por desgracia no les vale solo con eso…

  4. pavel

    1 de junio de 2013 a las 6:33 pm

    El Mallorca ha sido un club fundamental en la década prodigiosa del fútbol español. Desde Cooper hasta Aragonés, desde el lechuga Roa hasta Etoo, alumbrando a Luque y Tristán. Le veo muy pocas posibilidades, pero no tengo ninguna duda de que volverán pronto para dar color a la liga. Un saludo a los mallorquinistas del foro.

  5. Kurono

    1 de junio de 2013 a las 7:48 pm

    Es increíble pensar que el Mallorca, que tenía toda la pinta de que iba a salvarse con bastante antelación allá a principios de octubre (había renovado al técnico que mejores resultados le había dado de los últimos 3, tenía más o menos la misma base, los refuerzos no parecían tan malos), terminase siendo el colista durante todo el resto de la temporada, con cambio de técnico y prácticamente a la espera de un milagro.

    Se hará raro la Liga sin el Mallorca, un club que fue muy importante en el crecimiento de la liga española de la mano de Héctor Cúper (la última final de la Reccopa de Europa y el primer técnico en ganar un título en la isla con la Super Copa de España), Luis Aragonés (clasificación a Champions y el mayor puntaje de la historia del club) y Gregorio Manzano (campeón de la Copa del Rey). Quizá el buen amigo Gontxo nos haría un buen favor en comentarnos un poco de la temporada y como fue que el equipo terminó así, luego de haberse salvado sobradamente el año anterior.

  6. gontxo

    3 de junio de 2013 a las 12:37 am

    Hola

    Bueno… llegó ya con el resultado, el descenso consumado y el fin de 16 años magnificos. Una pena.

    La verdad es que yo no me atrevería a qué fijar como causa definitiva. Yo, que suelo ser bastante pesimista a cada inicio de año, este año estaba bastante tranquilo. El equipo no daba para grandes alardes, pero tras el buen hacer el año pasado, con Caparros desde el principio pensaba que el Mallorca tendría una temporada tranquila. Sin desplegar un gran juego, pero un equipo fuerte atrás, con Gio como estrella y con futbolistas como Bigas, Pina, Hemed, Pereira con un año más en Primera y mayor rendimiento…

    LAs 5 primeras jornadas el Mallorca sumaba 11 puntos. Todo parecía ir bien. Pero el equipo empezó a descomponerse. Fichajes de los que se esperaba mucho, no cuajaron. Javi MArquez salvó cotnadas ocasiones desapareció, Gio es el mejor jugador menos influyente que se haya visto en el Mallorca… Sus números son los que son, inferiores a un Arango, Ibagaza, o incluso un Chory Castro o un Bosko Jankovic… Puntales como Aouate o Nunes comenzaron un fuerte declive… De los que se esperaba ese paso adelante no se dio. Hemed mejoró números y Bigas se hizo un húeco, pero Pina, Pereira, Alfaro, no… Y el equipo comenzó una sangría defensiva irreparable… Nadie ponía fin y el Mallorca es el más goleado de su historia. Geromel, salía a cagada grave por partido, Anderson se diluyó y dio una imagen débil…

    Al final una racha de 6 putnos de 51 que te hunde en la miseria. Y no se daba con el remedio. El club aguantó a Caparros que parecía indiscutible, cuando hacía un cambio evidente… Ala, su sucesor Manzano, generaba más crispación. Y como siempre, se movió a bandazos. No dio con la tecla, cambió de sistema varias veces, y aunque recuperó a Alfaro y asentó el trivote al final, siguió haciendo cosas raras… Esa alineación en San Mames, apostar por un acabadisimo Antonio Lopez en la Romareda… y al final todo se va a la mierda por un miserable punto.

    El club sigue dividido, directiva, peñas, jugadores… Habrá que ver que hace. De momento buscar entrenador para Segunda y ver si se puede hacer un equipo, al menos para los 6 primeros… No va a ser fácil.

  7. Miki

    3 de junio de 2013 a las 12:37 pm

    Mucho ánimo a Gontxo y a toda la familia bermellona. Mucha suerte, y mucho ojito con la segunda q mira el Racing dónde ha acabado…

    Una pena, creo q el Mallorca era un equipo que no despertaba grandes odios ni simpatías en la mayor parte de aficiones, pero se le va a echar mucho de menos. ¿Un añito de infierno? Esperemos…