La venganza de Pizo

Ganamos la Final del 92 por el espíritu de la venganza de Pizo

No sabemos qué parte hay de leyenda y qué parte se ciñe a los límites estrictos de la realidad. Todo lo que rodea a la Final de Copa de 1992, que el Atleti birló al Real Madrid de la Quinta en su propia casa, ha ido otorgando a aquel partido un estatus de momento mítico en la tradición rojiblanca. Es la referencia dentro del imaginario colchonero a la que acudir ante citas como la de esta noche. Pero aquel inesperado cero a dos tuvo una particularísima intrahistoria. Una anécdota que acrecenta el carácter icónico del inolvidable partido.

Cuenta Paulo Futre que el mismo día de la final unos fuertes golpes en la puerta de su habitación del hotel de concentración lo despertaron con sobresalto a primera hora de la mañana. Detrás de la puerta, la furibunda e inconfundible voz del míster. Luis Aragonés, maestro del arte de la motivación, se desgañitaba fuera de sí.

Cuando el portugués reaccionó y se levantó de la cama, abrió la puerta al técnico que, entrando en la habitación como un poseso y situándose frente a su mejor jugador, le espetó: ‘Ahora míreme a los ojos y escúcheme bien lo que le voy a decir. ¿Sabe usted de los insultos y menosprecios que Míchel, Ruggeri y Gordillo dedicaron a su compañero Pizo hace unas semanas? ¿Sabe cómo lo humillaron? ¿Sabe que se burlaron de él gritándole desde su coche que era “su ídolo” y que querían un autógrafo suyo? Pues hoy vengaremos a Pizo. Esta noche esos tres se van a tragar las burlas hacia su compañero y va a ser usted, Paulo, el que les devuelva la humillación. Hoy no me puede fallar‘.

Aquella misma noche, Futre hizo el segundo de los dos goles colchoneros y fue, de la mano de Bernd Schuster, una cruel pesadilla para toda la zaga madridista. Había comenzado a disputar el partido nueve horas antes que el resto de los jugadores, justo en el momento en el que Luis lo había sacado a gritos de la cama. El espíritu de la venganza de Pizo Gómez, al que Aragonés supo recurrir en el momento preciso y de la manera más acertada posible, inyectó una dosis extra de motivación en un equipo que, en otras circunstancias, habría acudido probablemente a una derrota segura.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

16 Comments

  1. Álvaro Lamela

    17 de mayo de 2013 a las 3:05 pm

    Si mi memoria no falla, me contaron que aquella situación se produjo en la carretera de la Coruña. ¡Cómo pasa el tiempo!

  2. Borja Barba

    17 de mayo de 2013 a las 3:15 pm

    @ Álvaro

    Eso parece. No sabemos qué hay de leyenda y qué hay de verdad, pero la anécdota es brutal y muy definitoria de todos los personajes que intervienen en ella.

  3. Pepe Barro

    17 de mayo de 2013 a las 6:14 pm

    Pero eso, si fue verdad, fue por lo menos 2 años antes, porque Ruggeri dejó el Madrid en el 90

  4. Pulli

    18 de mayo de 2013 a las 1:52 am

    Luis Aragones es mi put… ídolo

  5. José Fernández

    18 de mayo de 2013 a las 10:56 am

    Hoy no va a haber post de esos de paren el fútbol que me bajo, porque lo de ayer tuvo tela. Pero claro, poniendo este post primero no queda mucho margen para después denunciar que el partido dio muchisima vergüenza ajena en muchos momentos. Aunque comparado con lo del trio calavera de comentaristas las burradas de ayer se quedan en anecdotillas sin mucha importancia; se impone un post con perlas de Sánchis ya, que las tiene para dar y regalar.

  6. dantzig

    18 de mayo de 2013 a las 12:16 pm

    Un saludo a toda la plantilla de DDF, que siempre disfruta con los títulos del Atleti.

  7. tubilando

    18 de mayo de 2013 a las 2:15 pm

    @3Pepe Barro. Bien visto. Es más, por aquel entonces Pizo estaba en el Español. Yo recuerdo haber escuchado relatar aquella historia a José María García y creo que se corresponde con la temporada de Tochack y el récord de goles en liga (89-90).
    Las historias o batallistas de los ex futbolistas no hay que tomárselas al pie de la letra. Hace poco vi a Rummenigge en Fiebre Maldini hablar de la histórica semifinal contra Francia en España-82. Pues bien, hablaba de aquel maravilloso centro del campo de los franceses y mencionaba, entre otros, a Luis Fernández, que no disputó aquel Mundial. Luis Fernández ganó la Euro84 y jugó el Mundial-86, pero no estuvo en 1982.

  8. Juan Heine

    18 de mayo de 2013 a las 2:17 pm

    Yo concuerdo con José Fernández, llevo tres años viviendo fuera de España y debió ser el primer partido que veía en este tiempo en tve, no puedo decir que sea ahora mismo con mis impuestos pero volver a constatar la acción del fororismo como la norma es triste. Lamentable tupido velo por distintos intereses de cada uno de los tres comentaristas sobre las tres agresiones de Cristiano Ronaldo. Fue divertida la re-retransmisión en directo a través de twitter de los miembros de DDF, aunque a Ramón Flores sólo pareció indignarle el grito de gol de Futre, ni una palabra de lo perpetrado por Sanchis, eso es cuestión de colores?

  9. Kurono

    18 de mayo de 2013 a las 11:05 pm

    Señores, debería haber un artículo sobre el campeonato de copa del Atletico de Madrid, el primer título nacional oficial ganado desde el doblete en el ya lejano 1996. El partido me lo vi casi completo, y al menos el arbitraje para mí fue bastante justo, no tuvo complicaciones hasta esos últimos 10 minutos muy turbios. Por supuesto que Cristiano Ronaldo rozó la expulsión en varios momentos del partido y que al menos en la jugada donde lo expulsaron, lo justo hubiera sido también expulsar a Gabi, que fue a cazar al portugués. De ahí en más, no concedió nada raro, no pitó penalti en las poquísimas jugadas que lo parecían, aunque si detuvo el juego varias veces, pero no creo que beneficiara o afectara en nada en el desarrollo del partido.

  10. pavel

    19 de mayo de 2013 a las 12:23 am

    Fantástica final, más por la carga emocional que por la calidad futbolística. El partido respondió 100% al modelo tantas veces visto en la Intercontinental: un grupo de buenos futbolistas (alguno de ellos excelso) con una competitividad extrema (Boca, Peñarol, Vélez, Estudiantes, etc), frente a un grupo de superestrellas menos adaptada a la agonía (Barcelona, Milan, Madrid, etc). Todo ello aderezado con mucha fortuna para el Atlético.

    Sobre la venganza de Pizo, es evidente que en los relatos de ex-futbolistas (y ciclistas) abunda la mixtificación. Pero es que sin algo de mixtificación no habría “Historias del calcio” ni fantásticos artículos de DDF, y los maravillosos relatos de Kapusczinsky serían tan apasionantes como un libro de geología. Yo me quedo con que la historia de Pizo fue cierta (nunca escuché a Míchel negarla), que (excepto el Buitre y Martín Vázquez) aquel Madrid de los 80 tenía una bajísima categoría moral y que el viejo Luis siempre fue un maestro de la motivación. Y que el Atlético es el Atlético.

    Termino la parrafada con los comentaristas de TVE. No es que sean parciales, es que nos toman a los espectadores por retrasados. A mí no me molesta que Sanchís sea educadamente forofo, siempre que opongan a otro forofo igual del equipo rival. A mí me molesta que Saúca, Rivero, anteriormente J.A. de la Casa y demás colonia de parásitos no sepan comunicar nada. Matías Prats senior nació para la narración, De la Casa, Rivero, Saúca y cía tienen la aptitud comunicativa para regentar un estanco y poco más.

    Bueno, muchas felicidades al Atlético.

  11. Ramón Flores

    19 de mayo de 2013 a las 5:49 am

    @Juan Heine No debes de seguirme mucho en twitter, porque si no me hubieras leído frecuentemente lo que opino de Sanchis, que me parece una vergüenza como comentarista.

    Saludos.

  12. laurupforever

    20 de mayo de 2013 a las 1:38 am

    Esta historia siempre me ha parecido uno de los mejores ejemplos de una de las principales virtudes que ha tenido Luis Aragones como técnico. Para mi, Luis ha sido uno de los entrenadores que mejor motivan y mentaliza a sus jugadores. Nunca lo he tenido por un gran estratega. Aunque en su momento fuera el entrenador que implantara “el tiki-taka” en la selección española, cosa que creo que hizo por sentido común dada la calidad y el perfil de los jugadores que tenía, los mejores resultados los ha conseguido en equipos ( Atl.Madrid, en todas sus etapas, Mallorca, Valencia….) basados en el juego directo, generalmente por banda, buenos fisicamente, serios en defensa y ordenaditos en el centro del campo. A nivel táctico es bueno, sabe crear automatismo y sus equipos están trabajados, pero no es brillante. Sin embargo, en el aspecto mental donde hace brillante su trabajo con equipos. Es por cosas como la anécdota con futre, la madurez que aportó a eto, el caracter ganador que implanto en la selección…. y así múltiples ejemplos. Me llama la atención pensar que el Cholo Simeone destaca por lo mismo. Para mi, la final del viernes la gana el Atlético por una cuestión mas mental que futbolística. Supo reponerse al tanto inicial del Madrid, no se puso nervioso cuando mas sufría y mas atosigaban los blancos (los tres balones al palo) y fue a por el partido justo en el momento perfecto. Los colchoneros estaban muy metalizados y concentrados, sabiendo en cada momento lo que tenían que hacer, y convencidos que el partido solo se ganaba dando el máximo esfuerzo posible. Habían mentalizado el modo de ganar el partido y estaban convencidos en ello. Eso es merito del Cholo, que al igual que Luis es otro grandísimo motivador. Es normal, habiéndose forjado en un club como el Atlético carácter nunca les va a faltar.

  13. dantzig

    20 de mayo de 2013 a las 9:04 am

    laurup, en los últimos derbies el Madrid arrollaba al Atleti con arreones de 10-15 minutos donde caía una oportunidad de gol cada uno o dos minutos. Por juego nos ganaban, pero también por intensidad.
    El viernes la intensidad la pusimos nosotros. Una intensidad parecidísima a la de la final del 92.
    El mérito del centro del campo del Atleti, de calidad bastante limitada, es descomunal. Su entrega, recuerda por cierto a la de Pizo Gómez, que acabó siendo el ídolo de la grada del Calderón precisamente por eso.
    Recuerdo un partido contra el Valencia en las cutre temporadas previas al Doblete, donde la grada se estaba entregando a muerte, en un partido horroroso, y Pizo terminó metiendo un gol de cabeza tirándose en plancha, se caía el campo.

  14. Pingback: Así fue la Liga: Atlético de Madrid (3º) » Diarios de Futbol

  15. D_A_0

    4 de febrero de 2014 a las 2:26 pm

    Ya que hace un copy-paste de lo que escribió Futre para Marca, podría al menos no cambiar el nombre de Hierro por el de Ruggeri.

    Y al resto de personas que comentan, no sé yo que parte de mito o leyenda tiene esto. Cuando lo cuenta Futre será una historia real, ¿no?

  16. Borja Barba

    4 de febrero de 2014 a las 8:08 pm

    @ D_A_0

    Y tanto que es un copy-paste. Por eso precisamente va en cursiva y entrecomillado.