Camisetas clásicas: la típica excusa

Hasta hace bastante poco consideraba el «muchas veces me lío solo» de Amaranto Perea como una de las mejores excusas ante el mal rendimiento de un jugador. Me parecía brillante, sincera, humilde y divertida. Era como reconocer que, simplemente, había ocasiones en las que todo se torcía, que no siempre salía como uno quiere. O por ejemplo, en un ámbito más juvenil, esa típica respuesta con tus amigos de, bueno, no sé si salir, pero te llamo más tarde si me animo, ¿vale? Y una leche, ¿que me llamas, dices? Eso es que no vas a salir, no me cuentes historias a estas alturas.

Todavía, claro, no había escuchado lo de la camiseta gris del Manchester United.

Ésta es mucho mejor.

Los de Sir Alex Ferguson visitaron al Southampton en el año 1996 con su equipación gris, la que encabeza esta entrada. Es fea. Pero eso ya lo sabían antes de empezar. Lo que no se imaginaban es que al descanso se iban a ir con un 3-0 bien claro a los vestuarios, goles de Monkou, Shipperley y, cómo no, Le Tissier. Lee Sharpe, por aquellos días jugador del United, dijo: «Sentí que estábamos jugando rematadamente mal y que no podíamos excusarnos en otra cosa que no fuera en nosotros mismos». Entonces llegó la genialidad. El Manchester United salió en la segunda parte con una camiseta distinta, la azul que puedes ver un poco más abajo, y todo el mundo se preguntaba las razones. ¿Qué ha pasado aquí? ¿A qué se debe este cambio?

El partido terminó 3-1, gol de Giggs al borde del final.

En la rueda de prensa apareció Ferguson para responder la incógnita. Por fin se iba a saber el motivo por el que habían cambiado una equipación gris por una blanquiazul: «Estaba siendo muy difícil para mis jugadores ver a sus compañeros en la distancia, no se podían encontrar en el campo. No ha sido por algo supersticioso: este club estuvo 26 años sin ganar la liga y no pensamos en cambiar la camiseta roja. No tiene nada que ver con la superstición», argumentó él.

¡Que no se encontraban! ¡Fantasmas!

(Risas).

El Manchester United retiró esa camiseta y no la volvió a utilizar, lo que desencadenó fuertes disputas con la marca Umbro. Con la gris habían perdido cuatro y empatado uno de los cinco (o cuatro y medio, en realidad) partidos que jugaron. Sin ella ganaron los cuatro partidos restantes de liga y se alzaron con la Premier League.

Como casi siempre han hecho, básicamente.

Pero, esta vez, con una excusa memorable.

Camisetas Clásicas: Manchester United
En DDF: Glory, glory Man United http://www.tb-credit.ru/articles.html

4 Comments

  1. Sergio de Plasencia

    16 de mayo de 2013 a las 12:19 pm

    Conocía la historia de que habían vetado la camisa gris y como todo el mundo pensé que era cosa de superstición, no conocía la respuesta de Ferguson, jajajaja que grandes los del United.

  2. emedepan

    16 de mayo de 2013 a las 3:06 pm

    Vista esa camiseta, la segunda del Barça ya no me parece tan fea. Parece la tapicería de un coche de los 80.

  3. Full Norbert

    16 de mayo de 2013 a las 10:22 pm

    Jajaja, qué grande!

  4. Kurono

    17 de mayo de 2013 a las 9:16 pm

    Vaya historia sobre esta horrible pijama de mal gusto, magnífico, así no la volveremos a ver en muchos años. Me se que Irureta mandó al exilio aquella equipación de color naranja y azul después del 8-3 que le propinó el AS Monaco de Deschamps y Giuly.