Nueva York es la oportunidad

Apenas un siglo después de descubrir lo que hoy conocemos como Nueva York, una bolsa de abalorios por valor de 24 dólares fue suficiente para comprar a los aborígenes aquellos terrenos que ocupaban y renombrados como Nueva Amsterdam (zona a la que los holandeses renunciaron a cambio de Surinam, por lo menos Seedorf les devolvió parte de razón). Ahora ese puñado de dólares es la capital del lujo, la Gran Manzana, el deseo de todo aquel que no la conoce y el anhelo de los que ya visitaron la zona. Hoy en día, Nueva York es el mercado, y el fútbol se niega a dejar sin explotar a medio y largo plazo más allá de los ya existentes y decepcionantes Red Bulls. La influencia europea vuelve tras siglos, el balompié está más que decidido a conseguir un hueco en una parrilla donde el fracaso es la tónica común del panorama deportivo en la ciudad. Al fin y al cabo, 24 dólares, ni uno más y ni uno menos, dan para mucho.

Una de las ligas emergentes del fútbol mundial tiene a Nueva York como un pilar, los Red Bulls reúnen al futbolista mejor pagado del campeonato nacional (Thierry Henry) y representan una de las amenazas más serias al imperio de Los Ángeles Galaxy. La MLS está decidida, quiere expandirse a veinte franquicias y Nueva York representa la opción más lógica y probable por las posibilidades mercantiles que proporciona. Por encima de Red Bulls, si se asocia Nueva York y fútbol (‘soccer‘ para ellos) lo normal sería retroceder hasta Pelé y Beckenbauer antes que a Henry y Cahill. La historia de NY Cosmos despierta un no se qué entre los aficionados europeos, una sensación de que el impersonal fútbol moderno recuperaría un pedazo de su imagen de antaño, pero la MLS no tiene sentimientos. Los directivos son inteligentes, el mítico Cosmos no demuestra la opción más segura de cara a la expansión.

En esta situación hace aparición el dinero árabe, que aparece últimamente en todos los lugares del mundo excepto en nuestras carteras. La familia que encabeza la dirección del Manchester City, a falta de apuntalar como debe un proyecto ha decidido lanzarse a por otro. La propia MLS, que comercialmente exprime a los inversores como si de una liga grande se tratase, ha comprendido que el crecimiento potencial es enorme. El proyecto del FC New York supondría un reclamo de magnitudes descomunales, tanto para los Al-Mansour como para la propia MLS.

Las cifras son apabullantes, rechazar al Cosmos tiene un razón más económica que sentimental, unos 250 millones en la construcción de un nuevo estadio -actualmente NY no llena un estadio de soccer pues como para hacer otro…- sino que la tasa de expansión de la liga se sitúa en 100 millones de dólares. Ojo, por muy barato que esté el dólar al cambio, estamos hablando de cifras capaces de avasallar a cualquier estrella europea. En resumen, la Major League Soccer puede ser (en comparación con otras) nueva, pero no es tonta. Nueva York es una oportunidad comercial sin fin, hoy desaprovechada, que quieren aprovechar tanto los jeques como la propia competición.

Esta pasada semana se dieron a conocer los salarios de los jugadores MLS, cada vez más comedidos con los retiros dorados, que conforman un total de 89 millones de dólares. Es decir, el mantenimiento de todos ellos sale más barato que tentar, por ejemplo, a Cristiano Ronaldo. Llegados a este punto hay que relacionar conceptos, una franquicia nueva en NY requeriría una inversión de 100 kilos mientras que mantener a los profesionales de todo el campeonato supone unos 89 millones de dólares. En resumen, Don Garber (máximo dirigente de la MLS) se frota las manos. Dinero llama a dinero, Nueva York llama a los jeques y, en esa charla, la MLS tiene pinchado el teléfono para no dejar escapar una operación sin igual.

FC New York no es una opción tan glamourosa como el NY Cosmos pero la familia Mansour ya se encargaría de dar $u particular €ncanto al invento. El potencial de la MLS sería gigantesco, no sólo se podría pagar a todos los jugadores del torneo (en la MLS los jugadores son propiedad de la liga, no del club) sino que se daría un margen que podría suponer el empujón definitivo para hacer del fútbol norteamericano un campeonato de un nivel considerablemente más elevado que el actual. El potencial comercial de lo que en su día tuvo el valor de una simple bolsa de abalorios puede cambiar el panorama del balompié mundial, ¿Cuándo 24 dólares dieron para tanto? http://www.tb-credit.ru/zaimy-na-kartu.html

11 Comments

  1. Pingback: El Despertador Americano | Nueva York es la oportunidad РDiarios de F̼tbol

  2. bebetinho

    13 de mayo de 2013 a las 9:51 am

    Me cuesta creer que algún día el fútbol Norteamericano tenga nivel… son muchas intentonas y todas terminadas en fracaso.

  3. Requerido

    13 de mayo de 2013 a las 1:34 pm

    Es una pena que no investiguen bien sobre este tema antes de escribir. La MLS tenía al Cosmos como su primera opción desde que resurgió, pero los del Cosmos son mucho más ambiciosos que cualquier otro, y como la MLS no les garantiza la $ que quieren, decidieron competir contra la MLS – Absurdo. De hecho, van a jugar en la NASL, la liga de segunda división, y planean construir su propio estadio para competir más de frente contra la MLS, los Red Bulls y hasta el posible NYFC. Por favor, investiguen bien antes es escribir desinformación basada en publicaciones de prensa.

    Y bebetinho, me pregunto cuántos partidos de la MLS has visto? Seguramente en las últimas temporadas, lo podría contar con los pelos de un calvo.

  4. bebetinho

    13 de mayo de 2013 a las 3:19 pm

    Mmmm… he visto poquísimos, si acaso alguno de henry… y de ahí mi opinión. ¿Cuánta gente hoy por hoy se interesa o ve partidos de la MLS? Todo cristo sabe, ve, le llega información de las principales ligas europeas o de las ligas brasileña o argentina porque ahí juegan los mejores jugadores, y si no, al menos hay hinchadas y aficiones y clubes que reclaman nuestra atención. Pero, sin molestar a nadie, que sólo es mi opinión, la MLS no deja de ser como aquellas ligas japonesas de principios de los 90, de vez en cuando nos enteramos de un golito del Henry o Beckham de turno y poco más. Ojo! que no digo que no haya calidad o nivel, digo que no termina de explotar como interés mediático, y que queda muy a la sombra de otras competiciones de los EEUU. Ej de lo que digo: ni zorra idea de como se juega al Fútbol americano, pero te podría decir la mitad de los equipos que juegan en la NFL,…

  5. Diego

    13 de mayo de 2013 a las 3:42 pm

    «Los Red Bulls decepcionantes».
    Puede, pero aún con sede en Nueva Jersey, es el único equipo de Nueva York en la MLS. Si los Árabes del City llevan acabo este plan, no jugarían hasta 2017 (creo recordar), por lo tanto, si en cuanto a títulos, pero no a la hora de explotar la ciudad de Nueva York los Red Bulls me parecen decepcionantes.
    Creo yo, ¿eh? es tan solo mi opinion

  6. tubilando

    13 de mayo de 2013 a las 7:20 pm

    Entiendo la oportunidad de negocio que pueden representar los 100 millones del jeque, pero no que eso se traduzca en un salto cualitativo de la competición.
    La asistencia media de la MLS ronda los 18.000 espectadores por partido; la NBA tiene un poquito menos, pero sólo la suma de los salarios de unas cuantas estrellas del basket supera los 89 millones de los jugadores de la MLS. La diferencia es que la NBA vende en todos los continentes, la MLS, no. Y además, es complicado que lo haga a gran escala, porque Europa pesa mucho en fútbol, la Champions League no tiene rival. Luego, los países asiáticos más importantes tienen sus propios campeonatos profesionales (Japón, China…) La MLS para exportar debería vencer a R.Madrid, Manchester, Bayern, Barcelona… Y eso es imposible, a pesar de Nueva York. Es una situación parecida a la que vive el baloncesto europeo, que no puede hacer frente a la NBA.
    La MLS puede ser un buen campeonato, de consumo preferentemente interno, pero tiene competidores a los que no puede derrotar ni hacerles frente. Resulta difícil imaginar que el desenlace de la MLS suscite el interés de los play-off de la NBA, como sucede estos días.

  7. Almugabar

    13 de mayo de 2013 a las 9:40 pm

    Hola. La renacida franquicia de los NY Cosmos acaban de anunciar que se unen a recién creada NASL (segunda división, creada a partir de las anteriores USL-1 y USL-2) pero con miras a entrar en la MLS en poco tiempo. Los Puerto Rico Islanders también entran en la NASL. Muy buena pinta tiene… La

  8. Yuri

    13 de mayo de 2013 a las 10:42 pm

    Cuando Soriano era directivo del FC Barcelona también también se estudió la posibilidad de crear una nueva franquicia en la MLS en Miami (donde fracasó el Miami Fusion).

  9. Kurono

    15 de mayo de 2013 a las 8:43 am

    Es cierto que el Cosmos está en la NASL (segunda división), pero no hay ascensos ni descensos. ¿Se plantearían hacer al menos una segunda división completamente profesional donde descenderían los dos peores equipos de cada confederación? Porque de «meterse» de buenas a primeras a la MLS no se cual sería su repercusión, aunque bueno, es los Estados Unidos y ahí es donde surge el concepto de «deporte franquicia» (tan odiado en otras partes del mundo).

    New York es como un minimundo donde hay de todo para todos y un equipo de fútbol que aparte rememore al mítico Cosmos y encima sea una fuente de dinero, es una oportunidad excelente. Pero no es algo que compita contra el fútbol Europeo y en menor medida al Sudamericano, mucho más establecido y con más tradición. Lo único que se me ocurre para lograr crear una MLS más llamativa, sería fusionar la CONCACAF con la CONMEBOL y lograr que los mejores equipos de Méxio y Estados Unidos, junto a ligas de nivel medio como la costarricense u hondureña y la emergente liga panameña se batan a duelo regularmente contra los mejores clubes sudamericanos. Sería un gran beneficio para todos, porque la realidad es que el fútbol de Sudamérica se vende francamente mal y si, el brasileño tampoco se salva, mientras en CONCACAF el nivel es bajo, pese a sus buenísimas campañas de marketing de los mexicanos y norteamericanos.

    Creo que también se subestima a los «gringos». Este artículo habla del aumento en cuanto a espectadores en la MLS, ya superando a la «patria del fútbol» por autonomasia, Brasil. No hablamos de cualquier cosa, mayor asistencia promedio que Brasil, país donde el fútbol es religión y donde no hay un claro dominador en su liga a diferencia de España, Italia o Portugal. La antigua NASL murió por falta de fanáticos, los cuales solamente se decantaron por seguir al Cosmos y nada más, aquí hablamos que el Toronto FC, Los Angeles Galaxy, Dallas, New York Red Bull, Seattle, etc que tienen afición y esta crece y se interesa en el fútbol. Y son ambiciosos estos norteamericanos, desean llegar al nivel de una liga europea, van en camino si siguen mejorando. Ahora bien, lo que si sería bueno es que vayan a la Bundesliga y pregunten sobre su sistema de academias y organización, la cual produce jugadores y encima es competitivo, no irse a copiar los sistemas «deficitarios» que luego no salen las cuentas y solo terminaría siendo un «cementerio de elefantes» y sin jugadores propios.

  10. Hugo Charles (@HugoCharlesB)

    16 de mayo de 2013 a las 8:57 am

    Yo recuerdo con nostalgia al New York Metrostars, mas por lo llamativo del nombre y sus colores, en esos años no tenía cable para ver sus partidos pero con el nombre tenía, desgraciadamente en el tema de las franquicias les ha ido muy bien (nfl, mlb y nba corroboran eso) que los dueños no creo que se plateen un cambio de miras con la posibilidad del ascenso y descenso.

  11. Pingback: Cuando un gol lo resume todo » Diarios de Futbol