Un poco más de Le Tissier

En el sur de Inglaterra, a menos de dos horas de Londres, está la ciudad de Southampton, cuyo equipo de fútbol explica y fundamenta su historia alrededor de un único nombre propio: el de su mejor jugador, el del icono que ha sostenido al club mientras jugaba y al que ha representado a lo largo y ancho del país desde el día que se retiró, limpio, impoluto, sin haber vestido una camiseta diferente a la de los Saints durante los dieciséis años que duró su carrera deportiva. Matt Le Tissier hacía muchas cosas bien, quizás demasiadas. Pero nada tan bien como tirar penaltis.

Portero contra lanzador. Un duelo. Todo el estadio mirando.

Lanzó 48 disparos desde los once metros. Metió 47. Un porcentaje tan alto, tan cerca de la perfección, que nos lleva a detenernos, como no podía ser de otra manera, en el único fallo, en la única vez que Le Tissier no celebró un gol de penalti.

Partido contra el Nottingham Forest, temporada 1992-1993. El Southampton llega tras una racha muy positiva de victorias y se encuentra cómodamente en la zona media de la tabla clasificatoria. En la portería rival, Mark Crossley, un chaval de 23 años con sólo una temporada de experiencia a sus espaldas pero conocido por su buen instinto para detener penaltis. Preparado para disparar, el de siempre, el que nunca falla, Le Tissier. Su chut lo despeja Crossley, con tan mala fortuna que el balón le vuelve a caer a Le Tissier. A puerta vacía, casi sin oposición, la tira alta. «Lo peor no fue fallar el penalti sino que el balón me cayó de nuevo a mí y la tiré fuera, me avergüenzo de aquel momento». El Southampton perdió aquel partido por 1-2, con goles de Nigel Clough y un joven Roy Keane. Le Tissier marcó para los locales, pero no fue suficiente. Terminó el curso con 15 goles y los Saints, que consiguieron sólo 4 puntos de 18 posibles después de aquel partido, finalizaron la liga en la 18º posición, únicamente un punto por encima del Crystal Palace, descendido.

Mark Crossley continuó su carrera en el Nottingham Forest, luego se fue al Fulham y al Stoke, entre otros, y terminó su carrera en el Oldham Athletic, a los 40 años, en la tercera categoría del fútbol inglés. En su historial no sólo está la parada a Le Tissier, mítica y casi imposible de encontrar en la red, sino el dudoso honor de ser el primer guardameta que se metió un gol en propia puerta desde la creación de la Premier League, donde guarda el mejor porcentaje de penas máximas detenidas: 8 de 14 (57%). Todo ello lo cuenta el propio Crossley en un artículo en The Guardian, asegurando que la parada a Le Tissier es de lo que más orgulloso se siente.

También siguió, evidentemente, la carrera profesional de Matt Le Tissier, bastante más exitosa a título individual, que se retiró en 2002 habiendo mantenido al Southampton en el primer nivel del fútbol inglés durante todos esos años, no sin complicaciones. Su último gol como profesional también fue el último del estadio The Dell, que dio paso a St Mary’s. Tres temporadas más tarde de que colgase las botas, descendieron. Y no recuperaron la categoría hasta el año pasado, en 2012, cuando subieron a la Premier League de la mano del trío formado por Adkins, Lallana y Lambert.

«No era el futbolista más en forma del mundo, no estaba mentalmente preparado para correr», reconoce Le Tissier. Tampoco pretendía engañar a sus compañeros: «Era un poco vago, no se tiraba jamás al suelo», recuerdan sobre ‘Le God’.

«Pero tenía esa técnica…»

Si antes no estaba en forma ahora lo va a estar menos, pero Matt Le Tissier vuelve al fútbol. En serio. El equipo de su ciudad, el Guernsey FC, una isla en el norte de Francia que es Dependencia de la corona británica donde se habla inglés y francés a partes iguales, y del que por supuesto Matt Le Tissier es presidente honorífico -su hermano Mark, además, es secretario del club-, va a jugar 17 partidos en el próximo mes debido a varios aplazamientos que han tenido lugar en la temporada. Están en el décimo escalón del fútbol inglés. Y quiere ayudarlos. A sus 44 años, Le Tissier ya lo ha avisado: «Estaré disponible para el próximo domingo 14 de abril, en casa, contra el Raynes Park Vale. No podré jugar los sábados [tiene programa de televisión] pero estaré disponible para cuatro o cinco partidos». En la web del Guernsey FC ya han oficializado su fichaje. ¿Y si el domingo le toca tirar un penalti?

A Le Tissier, sin estar en plena forma, le bastaba con su técnica, adorable, decisiva, para destacar y sorprender hace más de una década. Hace mucho tiempo.

Ahora sólo quiere un poco más. De fútbol. O de lo que sea.

En DDF: Premier Top Twelve
Web oficial: Guernsey FC http://www.tb-credit.ru/microkredit.html

8 Comments

  1. Javi

    11 de abril de 2013 a las 1:26 pm

    Pura magia y un placer para la vista todo lo poco que he podido ver de Le Tissier, pues solo tengo 26 años. Bajo mi punto de vista es el delantero que más goles bonitos ha metido a lo largo de su carrera y además de todo tipo. Destacaría la facilidad que tienen para mandar esos «cañonazos» con ambas piernas directos a la escuadra o pegados al palo donde el portero no llega. Pura técninca aunada con potencia que hacían de «LeGod» un delantero letal de cara a puerta aunque con poco movimiento. No era muy rápido ni siquiera tenía regate o habilidad especial para ello, pero el balón lo controlaba de una manera exquisita y a la hora de disparar a puerta creo que está entre los 10 mejores de la historia sin duda alguna.

    Grande por siempre es uno de mis jugadores preferidos 😉

  2. Tobal

    12 de abril de 2013 a las 4:45 am

    Los sudamericanos profesamos un especial afecto por este tipo de jugadores, que no se ensucian, no corren y pareciesen no estar en el partido hasta que la tocan y cambian todo. Para ejemplos hay de todos los colores, suelen ser más incomprendidos en tierras europeas (Riquelme por ej), pero los «sudacas» no podemos evitar amarlos.

  3. Fran

    12 de abril de 2013 a las 10:45 pm

    Un jugador que quiso ser cabeza de ratón

  4. Claro y meridiano

    13 de abril de 2013 a las 2:45 pm

    Javi, Le Tissier no era delantero

  5. Pingback: Un poco más de Le Tissier | Sport & Sport

  6. Kurono

    16 de abril de 2013 a las 11:21 am

    Le Tissier era un mediapunta con mucho gol, jugaba detrás de los delanteros. Una lástima que nunca tuvo jamás una oportunidad con la selección inglesa más que en partidos amistosos contra las Islas Feroe o similares;; eso si, Heskey hasta que se jubilara porque le dio la gana, sino es capaz que Roy Hodgson lo hubiera llevado a la Euro.

  7. Javi Costa

    16 de abril de 2013 a las 7:21 pm

    Álvaro el antiguo estadio del Southampton se llamaba The Dell, no The Den como citas en el artículo (éste es el estadio del Millwall).

    Un saludo

  8. Álvaro de Grado

    18 de abril de 2013 a las 6:17 pm

    Toda la razón, Javi, fallo mío, se me juntó con el partido del fin de semana…