Iago no está aquí, Herrera ya tampoco

Aspas está en una nube, no está en la tierra, no está con el equipo

Paco Herrera, apurado y exigido por la pésima racha de resultados de su equipo, tomó una decisión drástica el pasado sábado en Getafe. De esas que, para bien o para mal, siempre acarrean consecuencias. Restando aún media hora para el final de un partido que los suyos ya perdían por tres goles a uno, decidió retirar del campo a Iago Aspas, el jugador más desequilibrante y decisivo de su plantilla. En caliente, un movimiento difícil de comprender. Tras la pertinente explicación del técnico y la consiguiente recapacitación, nada que no encerrase cierta lógica.

Aspas acumuló la nada despreciable cifra de ocho goles en las dieciocho primeras jornadas del campeonato, números que le colocaban como uno de los jugadores revelación del torneo. Desde entonces, desde aquel doblete ante el Valladolid de la decimooctava jornada, la nada. Romo en ataque, nulo en repercusión. ‘En una jugada hace un túnel y un control, pero todo se queda ahí. Eso no es fútbol. Hay que completar ese fútbol, terminarlo‘, suspiraba Herrera tras la derrota del Coliseum. Pedía a su futbolista ser más productivo. Como no podía ser de otra manera, el bache del jugador más resolutivo de la plantilla se lleva consigo a su equipo. Ya lo preveíamos en noviembre: la ‘Aspasdependencia‘ del equipo podría acabar degenerando en problema. El Celta acusa el pobre rendimiento del delantero de Moaña y se instala con todo merecimiento en plaza de descenso a Segunda, tras encadenar una pésima racha de dos puntos de los últimos dieciocho en juego. Urgen las soluciones y Herrera lo ve claro. O recupera a su mejor futbolista para la causa, o la misión se convertirá en imposible.

El modelo de futbolista que Aspas personifica es el del que cuelga toneladas de talento desde un cable de funambulismo. Lo mismo sale todo perfecto y la carga de talento llega hasta la otra punta del cable entre vítores y alabanzas, pero no es infrecuente que, al primer envite, el cable comience a tambalearse y acabe dejando al funambulista colgado del arnés de seguridad. Es inestable e inconstante por propia naturaleza. Es lo que tiene el genio. Si no se sabe conducir sobre carreteras heladas es muy probable acabar en la cuneta. El delantero celeste comenzó a perder el control de la situación el día que se filtraron supuestos intereses por sus servicios desde Inglaterra. Millones y reconocimiento internacional, ¡buah! ¡qué pasada! Pero aquel brillo no era otro que el del hielo de la carretera por la que transitaba. O así al menos lo creía Herrera, y no tenemos por qué dudar de quien lo trata a diario y lo conoce desde hace tres años.

Es el sino de los equipos pobres (y con esto me estoy refiriendo al 90% de la Primera división). En cuanto tu estrella se tambalea, el proyecto corre grave riesgo de irse a pique. Y no es complicado que la estrella se tambalee. Basta con filtrar un posible interés de cualquier club poderoso en su contratación para que, salvo en el caso de cabezas extraordinariamente amuebladas, su mente se ubique lejos de donde realmente debe estar. Y ya está el lío montado. Es precisamente de lo que se lamentaba Paco Herrera la tarde del sábado.

Como en la mayor parte de los casos, la cuerda celeste se ha terminado por romper por su extremo más débil. O, al menos, por el que más viable resultaba. Paco Herrera fue destituido de su cargo en el día de ayer y pocas horas más tarde se anunciaba a Abel Resino como nuevo técnico. La racha de resultados, el agobio de verse en posiciones de descenso a Segunda, el episodio Aspas… El celtismo, en su gran mayoría, había tomado la decisión hacía semanas. De nada sirvió el ascenso tras cinco años de purgatorio, ni el buen juego practicado en el primer tercio del campeonato, ni el contar con una plantilla limitada e inexperta en la máxima categoría. Las situaciones extremas no entienden de memoria. Sin embargo, la duda se extiende porque un cambio de dirección técnica nunca es garantía de un cambio de rumbo y las experiencias celtiñas en este sentido no son excesivamente halagüeñas.

En DDF| RC Celta: cinco años no son nada

http://www.tb-credit.ru/get.html

19 Comments

  1. MARIANO

    18 de febrero de 2013 a las 11:54 am

    me da mucha pena el celta es mi 2 equipo vamos celta que aun se puede

  2. Albinegro

    18 de febrero de 2013 a las 12:30 pm

    Abel Resino sustituye a Paco Herrera. En 2009 fue al revés en el CD Castellón. Las vueltas que da el fútbol.

    ¡Suerte y ánimos para el Celta!

  3. Motumbo

    18 de febrero de 2013 a las 3:15 pm

    Herrera creo que no convencía a nadie, Resino más de lo mismo. A mi al menos me pareció un entrenador bastante mediocre cuando estuvo en el Atleti (la papeleta tampoco era la más fácil, eso hay que admitirlo) y que casi consiguió cargarse la carrera de Ignacio Camacho.

    Sobre el Celta, al mal rendimiento últimamente del Caspas hay que añadir la grave lesión de Hugo Mallo, que además de las consecuencias futbolísticas creo que supuso un mazazo anímico importante. Otro jugador muy importante de la primera vuelta, Krohn-Dehli, también ha dado la sensación de estar atravesando un bajón físico en los últimos meses. A otros como Augusto creo que ya ni se les espera.

    Imagino que, entre unas cosas y otras, la situación actual del equipo resulta comprensible.

  4. pavel

    18 de febrero de 2013 a las 6:27 pm

    Ignoro si Herrera era un buen táctico, pero a mí me gustaba bien y me caía aún mejor, por lo menos por lo que mostraba en las ruedas de prensa. Aunque no consiguió que su equipo compitiese de verdad, ejerció bien de profesor para los jóvenes cachorros del seltiña, que crecieron una barbaridad bajo su mando. Me gustaría que el cambio de entrenador mejore la situación del Celta, merecen estar en primera -a estas alturas no los considero ni rivales para la salvación del RCD.

  5. Repoman

    18 de febrero de 2013 a las 7:50 pm

    Es jevi que Salva no sea contratado por facha, ¿no? Se ha significado mucho por sus ideas, pero tampoco creo que haya dicho que quiera meter a nadie en la cámara de gas.

  6. lovelesss

    18 de febrero de 2013 a las 7:57 pm

    Como celtista espero que todo acabe bien… pero nos veo en segunda. Sobre lo de Salva. Es absolutamente lamentable que desde ciertos medios estén alimentando ese bulo. Más mierda para mantener el tinglado político-deportivo, llenar páginas y echar espuma en tertulias rellenahoras de programas cutres. Paco García Caridad, una vez más, se está luciendo. Y Salva, ex-futbolista, aprovecha para chupar cámara.

  7. manwe

    18 de febrero de 2013 a las 8:54 pm

    Salva ha tenido siempre problemas en Vigo y es una persona con una ideología que choca frontalmente con una ciudad y un club como el Celta. Alguna vez ha declarado que sus ídolos eran pilotos nacionales y nazis, otra que si los militares tenían que dar un taconazo… No tiene nada que ver con ser español, como se está diciendo en algunos medios, porque ni Abel, ni Paco Herrera, ni Eusebio son chinos.

    Igual que no me imagino a Oleguer Presas de entrenador del Madrid, no me imagino a Salva de entrenador del Celta o del Athletic.

    Mucha suerte para el Celta!

  8. luiss

    18 de febrero de 2013 a las 9:04 pm

    El enfrentamiento en copa contra el Madrid hizo mucho daño al equipo , por cierto el presidente hace nada dijo que Paco era su entrenador incluso en segunda si se bajaba ……..

  9. Lasambadelfutbol

    18 de febrero de 2013 a las 9:20 pm

    Volvemos a los tiempos nefastos de gestión deportiva del señor Mourinho. Era cierto que a Paco Herrera se le estaba yendo el vestuario de madre desde hace unas semanas. Pero para una vez que tenemos a un técnico con estilo definido, lo largamos por la puerta de atrás y de manera lamentable. Lo digo porque siendo quien es Paco en este club, lo han ninguneado, lo han humillado y lo peor de todo es que se la han clavado por detrás y todo por unas declaraciones más que discutibles sobre temas que son simplemente deportivos. Porque si a dia de hoy un entrenador no puede decir que un jugador cuyo caracter siempre ha sido conflictivo, no está al nivel que de él se espera, apaga y vamonos.

  10. umouvinte

    18 de febrero de 2013 a las 11:01 pm

    Paco Herrera es un entrenador más bien malo, es un buen segundo entrenador que gestiona bien la motivación y otros aspectos psicológicos, tácticamente es nulo, sólo sabe jugar a una cosa. En las ruedas de prensa, nunca, nunca, nunca habla de fútbol y ha comtido muchísimos errores, algunos de ellos gravísimos.
    Como celtinha de semlpre que son, non me chegaba a hora de que o largaran, outra cousa é que Abel sexa unha boa opción.

  11. pavel

    19 de febrero de 2013 a las 12:26 am

    Excelente el señor Mourinho apartando a Salva del equipo. El señor Ballesta es tan libre de manifestar sus opiniones como los aficionados de repudiarlo.

  12. Kurono

    19 de febrero de 2013 a las 7:11 am

    Creo que este año no es de los gallegos. Y lo digo sin maldad, ya que el Deportivo la Coruña está de colista destacada y solo un milagro los saca de segunda y el Celta como que se está pegando el tiro en el pie. ¿Que cosas tiene este grupo de jugadores celtiñas que hace poco parecían tan estables?

    Lo de Salva Ballesta, no me extraña y francamente no me importa. Ha sido un mediocre con cierta suerte (pichichi un año si no ando mal) que se ha mantenido «vigente» con su polémica. Un pequeño peldaño abajo de Oleguer, otro tipo con suerte (levantó una Champions que casi la tira a la basura por su estúpida culpa). Además, ¿que ha demostrado Salva Ballesta como entrenador?

  13. Kurono

    19 de febrero de 2013 a las 7:15 am

    Lo cierto es que Herrera no dijo una mentira, Aspas está en modo «autista», lo poco que le vi la otra vez dista SIDERALMENTE a lo que apenas dos meses atrás había mostrado. Toque de atención, nadie crucifica a un técnico por criticar a un jugador cuando evidentemente está teniendo un juego horrendo; no es porque falló un gol o un pase, sino porque ya lleva una racha infumable.

  14. Uno

    19 de febrero de 2013 a las 9:56 am

    #13 No te discutiré que no sea nadie como entrenador, que no ha sido un crack mundial por supuesto, pero Salva Ballesta era un notable goleador. Como seguidor del Málaga lo he visto unas cuantas temporadas aquí y sacaba goles de la nada era un rematador nato y ni que decir tiene que no fué pichichi por suerte de hecho ha sido pichichi en primera y en segunda.

  15. Nipper

    19 de febrero de 2013 a las 4:02 pm

    Es curioso. Aquí en nuestra BBVA hay al menos una decena de franjirrojados simpatizantes o complacientes las ideas de asesinos y nadie se escandaliza si entrenan, juegan o lo que les venga en gana. Sin embargo, según el color del cristal con que se mira, lo de Salva es de aplauso. Un aplauso para vosotros, sí que sí, yo creía que la no discriminación por razón de ideología era de aplicación a todo el mundo y resulta que no, que sólo para los nacionalistas.

  16. Kurono

    19 de febrero de 2013 a las 5:33 pm

    #14 pues yo lo vi en su época del Valencia y me parecía un jugador bastante mediocre para su fama. Lo vi alguna que otra vez en ese Málaga pre-jeque que se metía a Europa y tampoco le veía la gran cosa, aunque si bastante mejor que en su era «ché».

    Como sea, Salva Ballesta se hizo fama mezclando la política con el fútbol, ahora le está cobrando una mala pasada. Al fin y al cabo, me trae sin importancia lo que dicen/creen/hacen los futbolistas, salvo cuando se trata de algo reñido con la ley, pero en este caso (o en el de Oleguer) pasa por andar ensanchando su carrera a base de política, ya que luego de los años cuando sus carencias fueron evidentes, se mantenían de alguna forma «vigentes» entre tanta polémica.

  17. Leon

    19 de febrero de 2013 a las 6:34 pm

    De acuerdo con Kurono. No vale ahora el cuento de «no mezclar futbol con política» cuando si hay un futbolista que se ha distinguido por mezclar futbol y política ha sido el tal Salva, que ahora se las da de doncella ofendida en su honor. Su historial está ahi y habla por él.
    Su experiencia como entrenador es nula y contra lo que vocean algunos no tiene ningún derecho, ni constitucional ni de expresión ni nada. El Celta, que es una entidad privada (y por el que no siento la menor simpatía dicho sea de paso, pero en esto lleva razón) no ha estimado que su perfil fuera conveniente y tiene perfecto derecho a firmarlo o a no firmarlo, como a otros 300.000 aspirantes a segundo entrenador. Sin dar explicaciones a nadie más que a sus dueños y socios.
    El que sí ha quedado retratado es Abel.

  18. Pingback: Noventa minutos para sufrir: Vigo » Diarios de Futbol

  19. Pingback: Así fue la Liga: RC Celta de Vigo (17º) » Diarios de Futbol