Caparrós cesa, el Mallorca apura opciones

Que a un entrenador abiertamente declarado de “resultados y clasificación” no terminen de respaldarle los números es un síntoma inequívoco de que su discurso está agotado. Si además, en la rueda de prensa que anuncia su destitución, el propio técnico reconoce que ‘era el momento‘ de que el club prescindiera de sus servicios, no cabe duda de que la decisión ha sido la correcta. El pelotón de fusilamiento de Joaquín Caparrós en el RCD Mallorca han sido los diecisiete escasos puntos de su casillero, incluyendo una demoledora racha final de seis puntos de los últimos cincuenta y uno en juego. Insostenible. Pensar que Caparrós dice adiós a la isla por sus discutibles alineaciones o por sus decisiones tácticas en algunos partidos es faltar a la verdad. En ese sentido, siempre gozó de la plena confianza de Llorenç Serra Ferrer. Todo es mucho más simple. El técnico de Utrera se va porque no ha sido capaz de lograr eso que él ofrece y de lo que supuestamente es casi una garantía: puntos.

Bien es cierto que al equipo balear le han penalizado enormemente las bajas acumuladas en la primera mitad del campeonato (Javi Márquez, Antonio López, Nunes, João Victor…), pero no lo es menos que ninguna de las sucesivas probaturas del técnico ofreció el más mínimo atisbo de esperanza y que tampoco con la vuelta de los lesionados al equipo se pudo cortar la sangría. Y para eso se supone que está el que ocupa el banquillo, para buscar soluciones y enderezar el rumbo de la nave cuando ésta enfile hacia el farallón. Además, la fragilidad defensiva exhibida en las últimas semanas añadía una dosis extra de desesperación a la grada. La pinta era, y sigue siendo hasta que se demuestre lo contrario, pésima.

La salida de Caparrós de la entidad balear, plena de emotividad como cada paso en la carrera del técnico, pretende servir de efecto revulsivo para un equipo que necesita una descarga eléctrica que reanime sus constantes vitales. Un año y un entrenador después, el RCD Mallorca ha vuelto exactamente al mismo punto en el que lo dejó Laudrup y lo cogió el utrerano. Asfixiado por el peso de la clasificación, penúltimo en la tabla, y boqueando en busca de oxígeno como un pez en un charco de barro. Caparrós es ya historia mallorquinista. Gregorio Manzano, de nuevo, espera.

En DDF| La fuerza, la garra, la lucha y la intensidad
En DDF| Cuatro años después*
En DDF| Mis motivos con Joaquín Caparrós

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

11 Comments

  1. Pingback: Caparrós cesa, el Mallorca apura opciones - Fútbol enpildoras.com

  2. xtaoth

    5 de febrero de 2013 a las 11:21 am

    Al parecer ya está confirmado Manzano. Los aficionados del Mallorca queremos hacerle tending topic en twitter como bienvenida, aunque si no os apetece leerlo todo, os lo puedo resumir en un “Pero en que co*ones está pensando Serra Ferrer!!”

    El cambio de entrenador estaba cantado. “La clasificación, amigo, la clasificación” (parafraseando a Caparrós) es lo que le ha matado. Todos (yo el primero) le dimos un voto de confianza, pero pocos han podido aguantar una racha bestial de resultados negativos. Le deseo mejor suerte a Caparrós allá donde vaya.

    … Ahora lo de Manzano, lo resumiré un poco …

    – Ya tenía la afición dividida en su día (yo era de los que le defendía)
    – Se hizo público su cortijo con su representante y eso no gustó nada a los aficionados (ya no me caía bien, pero le defendía por los resultados)
    – Tuvo declaraciones contra la afición que no sentaron nada bien (a pesar de que algo de razón tenía)
    – No lo renovaron porque el sueldo que tenía era insostenible (algo lógico y que apoyó la mayoría de la afición).
    – Denunció al Mallorca por impago (algo a lo que tenía derecho) e intentó forzar la disolución del club para cobrar antes de entrar en el concurso (algo que, estando en su derecho, consiguió unir a todo aficionado en su contra)

    Así pues, yo entiendo a Manzano, sus razones y su filosofía… Pero… ¿que co*ones hace volviendo aquí y que co*ones hace Serra fichándole de nuevo? La pitada que se oirá en el estadio (si va alguien) va a ser HISTORICA.

    Como dije en Twitter, me recuerda a la segunda etapa de Van Gaal, con todo el mundo en su contra, solo que estoy convencido es que, al lado de lo que ocurrirá con Manzano, al holandés le pusieron una alfombra de pétalos de rosa para entrar

  3. Cristian*

    5 de febrero de 2013 a las 11:49 am

    @xtaoth:
    Tu paralelismo con la segunda etapa de Van Gaal me parece que va bastante bien encaminado: el holandés había salido por la puerta de atrás, siendo el propio Gaspart uno de los que se habían quedado a pesar de la salida de Núñez, como dando a entender que no estaba Gaspart en la misma línea del airado entrenador. Y un club que llevaba unos años deambulando por aguas turbulentas, con un bajo rendimiento, buscando un faro con el que fijar el rumbo. Gaspart decidió aferrarse al único clavo ardiendo al que supo asirse, y un nefasto presidente acabó por hundir su barco, y el club entró en una nueva era de esplendor.
    No se qué pasa realmente en el Mallorca, pero ojalá puedan solventar su situación de una vez. Manzano es el eterno sospechoso de todo lo extraño, pero admitamos que en Mallorca, siempre conseguía reflotar la situación. ojalá, Manzano haya aprendido del pasado, o bien, el Mallorca pueda encontrar a su modesta versión de Laporta/Rikjaard y la situación vuelva a buen cauce…. (Y lo siguiente que escriba, al paso que voy va a ser una novela de aventuras marinas!!! xD)

  4. Miguelbuke

    5 de febrero de 2013 a las 11:51 am

    Que Caparrós tenía que salir del Mallorca es algo que estaba claro. Su despedida me deja con buen sabor de boca, lo que no me lo deja es que haya habido que despedirlo -es decir, pagarle el finiquito- cuando él mismo reconoce que no podía seguir y que le han dado muchas oportunidades. Otros, como Cúper, fueron mucho más nobles y consecuentes.

    Lo de Manzano es un giro del destino muy raro, pero, como le he leído hoy a alguien, “situaciones desesperadas exigen medidas desesperadas”. Acudir a Goyo es tener que elegir entre cortarte la mano ahora por gangrena o correr el riesgo de perder el brazo entero.

    En la última década y pensando a medio/largo plazo, al Mallorca sólo le ha funcionado Manzano y a Manzano sólo le ha ido bien en el Mallorca.

  5. Borja Barba

    5 de febrero de 2013 a las 12:20 pm

    @ xtaoth

    Gran y necesario comentario sobre la situación que encuentra Manzano a su llegada a la isla.

    O se ve muy capacitado para sacar esto adelante y recuperar el favor de la afición, o le gusta demasiado el dinero. La decisión es de muchísimo riesgo.

  6. Kurono

    5 de febrero de 2013 a las 6:47 pm

    Manzano, el gran problema que tiene es su manía de meter gente que tiene en común con su representante. No se a que vuelve ahí, pero es que tampoco tiene muchas ofertas. Lo de Caparrós, para diciembre ya entraba en dinámica muy negativa y para enero era prácticamente insalvable su trabajo. Creo que este año SI va a descender el Mallorca. Y es extraño, porque las sensaciones que daba el equipo entre febrero a octubre era que el Mallorca nunca iba a estar en el sótano con Caparrós; muy difícilmente pasarían del 9no puesto, pero tampoco se verían con el agua al cuello. Media temporada y el Mallorca es de los colistas y no juega a nada.

  7. pavel

    6 de febrero de 2013 a las 1:26 am

    Las segundas partes de los entrenadores me parecen terribles. Únicamente funcionan si el técnico es uno más del club (como eran Nando Yosu en Racing, Felines en el Rayo, Arsenio Iglesias en el Depor o el mismo Caparrós si volviese al Sevilla).

    Mirándolo por el lado bueno, por lo menos no ha venido Míchel.

    Ahora en serio, lo siento por el histórico Real Mallorca, pero nos vamos juntos al pozo.

  8. pronosticos de apuestas

    6 de febrero de 2013 a las 11:23 am

    Lástima que hayan tenido que destituir a Caparros, y digo que hayan, porque la situación era límite e incluso para un entrenador tan bueno como es él, no quedaba otra medida coherente. Demasiadas lesiones, plantilla corta, mala suerte… El casa es que llega Manzano y veremos si puede reinvertir la situación, porque el Mallorca es un clásico que no debería descender.

  9. Miguelbuke

    6 de febrero de 2013 a las 12:52 pm

    @Pavel

    Pues (no sé si lo sabías) Manzano ya va por la tercera etapa. De hecho la segunda fue bastante buena.

  10. pavel

    6 de febrero de 2013 a las 1:14 pm

    ^^Mmmm… curioso. Su segunda etapa creo que fue excelente, si mal no recuerdo. Pero esta nueva aventura tiene una pinta muy negra.

  11. Pingback: Noventa minutos para sufrir: Mallorca » Diarios de Futbol