Historia de una rivalidad: Leeds y Manchester United (parte 2)

La historia dice que en un enfrentamiento entre Manchester United y Leeds los primeros son favoritos. De lo que no habla la historia ni las estadísticas es de los sentimientos de muchos futbolistas con respecto a su rival. No mencionan el nombre de su oponente y se refieren a ellos con el término ‘scum‘ (escoria) en el mejor de los casos. Es una rivalidad inexplicable: “El Liverpool y el Manchester United se detestan pero existe respeto y admiración entre ellos. Nada de eso ocurre entre United y Leeds“, comentó Pat Crerand, jugador de los red devils en los años 60. Algunos se entregaron a los colores de su equipo, otros pasaron sin pena ni gloria y, cómo no, hubo alguno que se pasó al eterno rival. Esto es lo que dijo Gordon McQueen: “Pregunta a todos los jugadores del país en qué equipo les gustaría jugar y el 99% dirá el Manchester United. El otro 1% son unos mentirosos“. Correcto. Él cambió el Leeds por Old Trafford en febrero de 1978. Como tantos otros.

Del Manchester United al Leeds

Johnny Giles: Uno de los mejores jugadores que ha dado Irlanda en su historia. Cambió el Manchester United por el Leeds en 1963 y se convirtió en un emblema de los segundos en los años 60 y 70. Matt Busby dijo de él: “Venderlo al Leeds y no darme cuenta de su potencial como centrocampista fue el mayor fallo de mi carrera”.

Gordon Strachan: Dejó el Manchester United en 1989 para ir al Leeds, entonces en la Second Division. De la mano de Vinnie Jones y compañía ascendieron en 1990, capitaneó al equipo y en 1992 ganaron la First Division por encima del Man Utd.

Lee Sharpe: Llegó al Manchester United como una joven promesa, pero la banda izquierda se la quitó Giggs en cuanto empezó a despuntar. Tras muchas lesiones en su carrera dejó Old Trafford por el Leeds en 1996 por una cantidad de 4’5 millones de libras, que se convirtió en el precio más alto pagado por un jugador en Elland Road.

Otros: Freddie Goodwin en 1960, Brian Greenhoff en 1979, Danny Pugh en 2004 y Liam Miller (cesión) en 2005.

Del Leeds al Manchester United

Gordon McQueen: Así recuerda uno de los encuentros entre ambos equipos: “En una charla pre-partido contra el Leeds en Elland Road, Ferguson me dijo: ‘entra al campo, consigue un buen resultado y sal tan rápido como puedas porque no somos bienvenidos aquí“. Llegó al Manchester United en 1978. Pero aún hay más: “En mi primer partido de vuelta en Elland Road con el United ellos estuvieron vendiendo camisetas de “Judas” y cantaron ‘scum’ cada vez que tocaba el balón“. Precioso todo.

Eric Cantona: Aitor Lagunas lo cuenta así en la revista Panenka: “El enfant terrible francés, con su glamour y su charme, personaliza la nueva era de la Premier tanto como el bad boy de ‘Gazza’ simboliza la vieja, herrumbrosa y adorable First Division. ‘En aquellos años, el fútbol inglés era un desastre. Pero se reinventó a sí mismo y Cantona hizo lo mismo a nivel personal. Él solo no define la Premier League pero esta competición es lo que es gracias a Cantona’, proclama Auclair, biógrafo del marsellés. Incluso su incidente de 1995 con aquel aficionado ayudó a la internacionalización de la nueva marca. ‘Fue la primera imagen verdaderamente global de la Premier, que paradójicamente -pese a tratarse de un gesto violento- colaboró en la creación de una renovada iconografía’, apostilla Auclair.”

Rio Ferdinand: En el verano de 2002, tras una gran actuación en el Mundial, uno de los mejores centrales que ha dado Inglaterra en la última década cambió el Leeds por el Manchester United por el módico precio de 29 millones de libras. El defensa más caro de la historia y el actual capitán del equipo de Old Trafford.

Alan Smith: Nacido en Leeds, icono de una época e ídolo de un club. En 2004 descendió a Segunda y lloró a más no poder, se besó el escudo sin saber que sería su último partido en el equipo, a pesar de haber asegurado días antes que jamás jugaría en el Manchester United. El problema no fue que quisiese irse, sino la situación económica del Leeds, explica Peter Lorimer: “La razón por la que tuvo que irse al United fue que estábamos muy presionados por el dinero, y en esa situación desesperada de que ellos eran el único equipo que pagaría esa cantidad de dinero que necesitábamos, tuvimos que vender“. 7 millones de libras tuvieron la culpa de su marcha. Alan Smith se pasó al bando contrario. Se convirtió en Judas para los hinchas del Leeds. Las lesiones y demás historias terminaron casi con su carrera. Años después fichó por el Newcastle y actualmente está jugando en League One en el MK Dons.

Otros: Joe Jordan en 1978 y Arthur Graham en 1983.

Fotos: The Guardian

Madrid, 1991. Periodista. Me gustan los partidos feos en campos sucios.

5 Comments

  1. Raúl

    28 de diciembre de 2012 a las 2:46 pm

    Alan Smith, que prometedor era y al final quedó en nada, comenzó como delantero y acabó como centrocampista, gran fichaje durante muchos años en el “Football Manager”.

  2. Balan Gonzalez

    29 de diciembre de 2012 a las 11:36 am

    Cuales eran las diferencias más significativas entre la antigua First Division y la Premier??

    Saludos.

  3. pavel

    29 de diciembre de 2012 a las 4:17 pm

    No entiendo el motivo de la fascinación que el United despertaba, incluso en la decadencia de los 70 y 80. Aparte del accidente de Munich, ¿hay algo más que hiciese a ese club tan especial, aún siendo muchísimo menos que el Liverpool a nivel deportivo?

  4. Brian Contreras

    2 de enero de 2013 a las 7:12 pm

    Pavel:

    Lo que hicieron los Busby Babes en los 60 no tuvo precedentes, en aquel entonces se convirtieron en el mejor club inglés y junto a el Madrid de Puskas fueron los primeros clubes legendarios que tuvo el fútbol europeo. Tras ver a Best, Charlton, Foulkes, Law y además los fallecidos en el desastre de Múnich, toda Inglaterra apoyaba a los Red Devils, y su hinchada creció desmesuradamente. Si te preguntas cual es la razón de esa popularidad en esos años oscuros desde el 70 al 90, es simple… es algo llamado ‘lealtad’.

  5. Kurono

    10 de enero de 2013 a las 12:54 pm

    Pues Brian, el Manchester United tiene su hinchada numerosa, fiel y leal, pero es bastante falso que su apoyo se mantuviera más o menos alto durante los “años oscuros”. El Liverpool era el club más poderoso de Inglaterra en esa época y dominaba la Liga, Copa y Europa. Brian Clough y su Nottingham Forest (y el Aston Villa) lograron evitar que el dominio fuese absoluto, pero resultaron contendientes temporales, nadie les tosía, hasta que la tragedia de Heysel lo acabó todo. Los “Glory hunters”, tan odiados como comunes en las islas apoyaban al Liverpool; pero esos mismos “Glory hunters” han tenido épocas de apoyo al Chelsea, Arsenal, Everton o Manchester United.

    De todas formas, los “Red Devils” fueron siempre queridos (la “generación perdida” en MÜnchen, grandes jugadores como Law, Best o Charlton han sido las mayores imágenes del club), no así el Leeds que era un equipo de violentos marrullerons; no por nada Clough duró un santiamén en ese club luego de la salida de Don Revie a comandar a la selección de los tres leones (y con frases de leyenda como “Pueden tirar sus medallas en el cesto de la basura porque las ganaron robando”)

Déjanos un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>