Camisetas clásicas: adiós a los bluebirds

Ponte en situación. Tienes doce años y una habitación entera decorada con los colores azules de lo que más quieres: el Cardiff City. En la pared de tu cama has colgado una bandera muy grande con el escudo del club justo en el medio. Se ve perfecto en cuanto entras en tu cuarto. Los cojines tienen motivos del equipo galés y van a juego con el edredón. Del respaldo de tu silla de estudio cuelga una camiseta con el dorsal 30 de Aaron Ramsey, de cuando era el futbolista más ilusionante de la plantilla, aunque al final se fue al Arsenal. Y en la estantería hay colgadas tres bufandas: una es del 2010 del día en que casi subís a la Premier League, pero el Blackpool os sorprendió en Wembley; otra es de tu viaje a Londres para ver la final de la FA Cup de 2008, pero el Portsmouth os ganó; y la última, la más reciente y también azul, es del 2012 de la final de la Carling Cup, pero el Liverpool se impuso en los penaltis.

Seguir al Cardiff City no ha sido nada fácil. Dos derrotas en finales de copa y tres veces a las puertas del ascenso en los últimos cuatro años. Pero nada tan duro y tan doloroso como lo que ocurrió el pasado verano.

De la mano de Classic Football Shirts, la tienda especializada en camisetas antiguas, nos acercamos al fútbol con una perspectiva diferente, desde los uniformes con los que se ha construido la historia del deporte rey.

Los dueños de Malasia tomaron una decisión drástica.

Con el objetivo de expandir la imagen del Cardiff City a nivel asiático decidieron cambiar el color de la primera equipación: la camiseta cambiaría de azul a rojo, mientras que el azul original pasaría a ser la segunda equipación. Aquí se puede comprobar. Sin marcha atrás. Argumentaron que el color rojo era mucho más pasional que el azul y que causaría sensación en Asia. Si bien hay que apuntar que el rojo había sido, normalmente, el color de la segunda equipación a lo largo de su historia. Además, por si no había sido suficiente, al escudo original le añadieron un dragón, símbolo de Gales, para crear una fusión simbólica con el mercado asiático. El Cardiff, que desde sus inicios han sido conocidos como los ‘bluebirds‘, se han quedado huérfanos de nickname. De todas formas, es curioso que el estadio del club galés aún mantenga todas las butacas del color azul.

En el tema deportivo vuelven a estar por cuarto año consecutivo en la zona de playoffs de la Championship, segunda división, por lo que su asalto a la Premier League cada vez está más cerca. Si un día lo consiguen, salvo nuevo cambio, lo harán con una camiseta roja. Para entonces, ese niño de doce años que tiene una habitación decorada de sus recuerdos azules también habrá hecho hueco para la equipación del año 2012-2013, la primera en la que el Cardiff City viste de rojo.

Madrid, 1991. Periodista. Me gustan los partidos feos en campos sucios.

3 Comments

  1. josef84

    24 de diciembre de 2012 a las 12:43 pm

    De ejemplos de cambios drásticos de indumentaria está llena la historia del fútbol (Brasil, Levante, Juventus, Hércules…) pero es una pena que ocurran estas cosas por razones mercantilistas.

  2. Pingback: FA Cup Final: Los años de Kanu » Diarios de Futbol

  3. Pingback: Always be red - Diarios de Futbol