Una anécdota sobre Raúl Longhi

El Espanyol ha oficializado esta mañana la contratación de Javier Aguirre como nuevo entrenador del primer equipo. El mejicano aún no ejercerá como tal en el encuentro de Copa del Rey ante el Sevilla. Esta noche, en el banquillo de Cornellà-Prat, se sentará el hispano-argentino Raúl Longhi, el técnico del filial.

No sigo diariamente la actualidad del Espanyol B ni asisto habitualmente a sus partidos. Por lo tanto, no estoy capacitado para analizar la figura y metodología del que hoy será el entrenador del conjunto blanquiazul. De hecho no creo que sirva de mucho hablar de método si solamente ocupará el cargo durante un día. Sin embargo, sí me gustaría contar una anécdota que viví en directo y que tuvo a Raúl Longhi como protagonista principal. No fue demasiado positiva. Espero que los lectores que sigan al filial blanquiazul puedan aportarnos otras historias más enriquecedoras.

Ocurrió en agosto de 2011, se trataba justamente de uno de los primeros partidos del entrenador en el filial, durante el Torneig dels Històrics del Futbol Català, disputado en La Verneda, el campo del Júpiter. Dicho torneo se entiende como primera prueba seria para los equipos de Segunda División B, Tercera y Primera Catalana, una vez ya completados los primeros amistosos de pretemporada. El Badalona fue el campeón de aquella edición al derrotar en la final al Espanyol B por 3 goles a 0.

La anécdota viene de la semifinal entre Espanyol B y el Sant Andreu. En el torneo se podían realizar un máximo de 5 sustituciones. Entendiendo que la plantilla que tenía a su disposición era muy amplia, Longhi y su cuerpo técnico pidieron al Sant Andreu si podían elevar ese número de cambios hasta 7. El conjunto quatribarrado aceptó.

El partido llegó 2 a 0 al descanso favorable al Espanyol B, con goles de Kilian y Pirulo. Los pericos fueron claramente superiores a un Sant Andreu poco cohesionado, que había cambiado a muchos futbolitas respecto al año anterior y también estrenaba entrenador. Pero lo curioso sucedió en la segunda mitad, porque prácticamente no hubo. Lo que podría haber sido una sucesión de ocasiones, la mayoría del Espanyol, se convirtió en una sucesión de cambios. Longhi y su cuerpo técnico asumieron esas 7 sustituciones pactadas y las ordenaron una por una. Pararon el juego en 7 ocasiones, que junto a los cambios del Sant Andreu (que lógicamente los hizo en grupos), mataron el encuentro antes de tiempo. Se aniquilaron 45 minutos sin necesidad, porque el partido estaba medio sentenciado (2 goles, en Segunda B, es una montaña muy complicada de escalar). No es difícil imaginarse que aquella maniobra no sentó nada bien al Sant Andreu, cuyo cuerpo técnico se marchó bastante enfadado con el rival. A los presentes en la grada también nos quedó marcado. Por eso lo he recordado al volver a oír el nombre de Raúl Longhi, que hoy será entrenador del Espanyol por un día.

Fotografía | RCD Espanyol

http://www.tb-credit.ru/our-company.html

15 Comments

  1. NSRealmadrid

    28 de noviembre de 2012 a las 5:10 pm

    En una situación similar la temporada pasada en el grupo VIII de Tercera división, (en un Ponfe B – Tordesillas creo recordar) el árbitro añadió 17 minutos al segundo tiempo.
    Con estas medidas más a menudo, se acababan con estas actitudes.

  2. emedepan

    28 de noviembre de 2012 a las 6:49 pm

    La verdad es que si se hicieran los partidos a tiempo parado (¿dos partes de 30 minutos?), se eliminarían muchas cosas molestas del fútbol: teatro, pérdidas de tiempo, lo de los recogepelotas, la polémica sobre si se ha añadido mucho o poco…

    Da reparo cambiar lo de los 90 minutos de toda la vida, pero es un cachondeo…

  3. Kurono

    29 de noviembre de 2012 a las 7:54 am

    Curiosa y muy lamentable anécdota. Con lo que dice emedepa en la MLS hicieron un experimento allá en los 90’s, donde se cronometraba el tiempo desde el minuto 90 hasta el 0. Si había que hacer un cambio, lesión, o tiro libre, se detenía el cronómetro; el árbitro no añadía ningún minuto más y se paraba en el último minuto. De verdad se jugaban los 90 minutos, pero hubo algún alboroto en la FIFA y al final los «gringos» hicieron lo que todos hacen. No se si vendría al caso, aunque no lo vería tan mal.

    Otra cosa fueron los absurdos «Shot-outs» que no sirvieron de nada, aunque no fueron tan «novedosos», ya que en la Yugoslavia pre-Guerra de los Balcanes en su liga, los empates los definían con tandas de penalties. Al menos ambas ideas han sido abandonadas y no parecen tener interés en revivir algún método anti-empate.

  4. piki

    29 de noviembre de 2012 a las 10:41 am

    en la MLS creo recordar que cuando un partido acababa empatado en vez de penalties, hacian tipo hockey sobre hielo, manos a mano delantero contra portero.

  5. Pol Gustems

    29 de noviembre de 2012 a las 11:20 am

    @todos

    No tengo claro donde me posicionaría, pero me suena bien lo del tiempo parado y 2 partes de 30. Que se pare el tiempo no implica que se pare nada más, quiero decir, el juego seguiría siendo el mismo..

  6. emedepan

    29 de noviembre de 2012 a las 1:35 pm

    Noventa minutos a tiempo parado sería una salvajada xDD

    Hay estadísticas de cuanto tiempo se juega realmente por partido y suele estar sobre los 25-30 por parte. Es cuestión de analizar una temporada de cada liga europea-mundial, hacer la media de todos los partidos de cuanto tiempo se juega realmente y decidir si son 25, 30 o 35. O probarlo en competiciones semi-oficiales como el mundialito o la copa confederaciones.

    En fin, no creo que se haga nunca, pero creo que es algo que mejoraría el deporte.

  7. Ramón Flores

    29 de noviembre de 2012 a las 3:23 pm

    Si el árbitro asume su responsabilidad y descuenta lo que debe, no hay ningún problema. Lo malo es que nunca lo hace.

  8. Kurono

    30 de noviembre de 2012 a las 11:52 am

    Si, si el juego se interrumpe mucho, que el árbitro tenga la personalidad de añadir hasta 15 minutos si fuese necesario, pero a veces les tiembla el pulso y a duras penas reponen 4. Como tampoco las clásicas reposiciones «Ferguson Style» (los que vemos algunos foros ingleses sabremos a lo que me refiero) donde se añaden hasta 8 minutos para que equipos «grandes» tengan su gol de empate o victoria (que es la ventaja si te llamas Inter, Real, Bayern o Manchester United, etc)

    Tampoco veo yo que fuera imposible dos tiempos de 45 minutos, si son futbolistas PROFESIONALES, a eso se dedican; otra cosa sería que se re ubicaran las fechas FIFA al final de temporada, al más puro estilo FIBA para tener calendarios más justos, aunque eso es tema aparte.

    piki,esos fueron los famoso «Shot-outs», (en otro orden de ideas xp)

  9. Larios84

    30 de noviembre de 2012 a las 5:03 pm

    Se proponga lo que se proponga, dudo que se haga, ya que esta muy implantado esto del tiempo corrido en el universo futbol.

    Otra mencion que dieron es pitar pasivo en ataque al estilo balonmano, pero eso queda a juicicio del arbitro y se crearian todavia mas polemicas, sobre todo algun club que se dedica a deambular en horizontal, no te digo ya la seleccion española, la de pasivos que le pitarian.

    La cuestion es que haya uniformidad arbitral para evitar en lo maximo las perdidas de tiempo, pero eso, como dije antes, es harto imposible

  10. pavel

    30 de noviembre de 2012 a las 8:13 pm

    El fútbol tiene es imperfectísimo, por ejemplo en el tema del cronometraje. Ya no es que los árbitros apliquen un random() al final de cada parte, sino que se acepta como normal que un saque de banda detenga el juego durante 30 segundos (que saco yo, que sacas tú, que mejor saca el lateral).
    Por otra parte, ¿soy el único que encuentra delicioso ver al Levante o al Estudiantes de la Plata «matar» un partido con estas zorrerías?

  11. pavel

    30 de noviembre de 2012 a las 8:17 pm

    @Larios,

    Lo de pitar «pasivo» en fútbol es un eufemismo para pedir una regla antiBarça o antiEspaña. En realidad, mantener la posesión en el fútbol es más difícil que en casi cualquier deporte, excepto el rugby, hockey sobre patines y similares. Que no me venga nadie con el balonmano.

  12. Larios84

    30 de noviembre de 2012 a las 9:11 pm

    @pavel

    Tan solo comento modificaciones que en ocasiones alguien ha podido comentar o proponer sin que deban ser implantadas, sino simplemente estudiadas. Puede que lo veas como una norma anticule, pero el fondo sería premiar el juego mas ofensivo, y que otorgaría mas goles en los partidos, pero como dije, es una utopía y dudo que se modifique el futbol, al menos en unos pocos lustros en ese sentido del tiempo corrido,etc,etc…

  13. emedepan

    1 de diciembre de 2012 a las 3:30 am

    Lo del pasivo no tiene sentido en el futbol porque jugar con los pies es mas complicado que con las manos y la probabilidad de perdida es mucho mayor. Además, cuanto menos reglas interpretables por los arbitros hayan, mejor. De hecho no entiendo porqué en balonmano en lugar de pasivo no ponen un tiempo límite como en el baloncesto…

  14. Ender

    1 de diciembre de 2012 a las 4:27 pm

    Pasivo tendrían que pitarle a algunas defensas a las que se enfrentan algunos equipos.

  15. Kurono

    1 de diciembre de 2012 a las 10:54 pm

    Lo del «pasivo», podría resultar algo atractivo de buenas a primeras, pero si siguen las pérdidas de tiempo de 1-2 minutos cada que haya un tiro libre, saque de puerta, de esquina o saque de banda, vendría a ser inútil. El famoso «Gol de oro» o «Gol de plata» no ayudó a romper más empates en tiempo suplementario, y eso del pasivo podría resultar en las clásicas «me cuelgo del travesaño», cederle el balón al contrario y tirar centros locos a ver si la flauta suena (ojo, hablo hipotéticamente, pero visto los precedentes…).

    Que mejor que se utilice la novedad de la MLS en su tiempo, y así al minuto 90 se acaba la cosa. Y lo del «aguante», pues por algo son futbolistas.