Holloway: alto y claro

«Mi mujer me ha dicho esta mañana que parecía muy feliz. He contestado que era porque tenía muchas ganas de irme de casa para empezar a trabajar. Creo que tendré que disculparme cuando vuelva a verla«.

Ian Holloway es un fenómeno.

El ahora técnico del Crystal Palace hace unos días que se despidió de la que ha sido su casa en los últimos cuatro años, Blackpool. Lo ha hecho en medio de la temporada, de una semana para otra y como consecuencia de varios movimientos de banquillo que se han producido en cadena. En sus cuatro temporadas en el Blackpool llegó a dos finales de playoff y consiguió un ascenso, aunque su andadura en la Premier League apenas duró un año. Ideó un equipo en torno a Adam, Vaughan y DJ Campbell que ascendió contra pronóstico y sorprendió durante varios meses al primer nivel. Hasta que les duró el fuelle. Pero Holloway va mucho más lejos.

La gran cualidad de ‘Ollie’ es su personalidad. Cualidad y defecto. Es un motivador como la copa de un pino y un opinador compulsivo. Sobre todo esto último, bien aderezado con ironía, crítica, simpatía o dureza según proceda. Es posible que a Wayne Rooney todavía le piten los oídos cuando se acuesta cada noche al lado de Coleen, acurrucaditos los dos, y le retumbe en su conciencia el speech que le dedicó Holloway cuando se rumoreaba con su salida al Manchester City. No hizo falta tirarle mucho de la lengua para que Holloway se estuviese tres largos minutos enumerando una lista de palos dirigidos hacia el futbolista inglés y la Ley Bosman. «How wrong is the game?«, lamentaba en defensa de su amigo Ferguson. «Si no quieres jugar para ese entrenador no renueves por cuatro años tu contrato, no tiene sentido alguno«.

En las primeras posiciones de su lista de highlights está el discurso sobre el Mundial 2022 de Qatar, a los que puso patas arriba en un momento de euforia e indignación. «Â¿Por qué no destituyen a Blatter? Creo que el mundo se ha vuelto loco«. Blatter, Platini, la FIFA, el calor meteorológico y el aire acondicionado se llevaron los titulares de un Holloway entonado, en su salsa y rozando todos los límites posibles.

Los jugadores del Blackpool debieron alucinar hace tres años cuando Ian Holloway dio la alineación el día del Boxing Day contra el Derby County. Bueno, lo de dar la alineación quizás es un poco impreciso. Así lo recuerda Ian Evatt, central del equipo: «Las tácticas de Holloway son una maravilla, especialmente cuando usa ositos de peluche. Los osos estaban organizados en el suelo con nuestra formación y cada uno tenía pegado el nombre del jugador titular. Si tenía tu nombre, estabas en el once. Fue muy divertido«. Ganaron 2-0. Buen ambiente y motivación, supongo.

Cuando saca la sátira a pasear pocos son capaces de igualarlo, pero si hay que entonar sensibilidad y vida paternal él es el primero en hacerlo. De su matrimonio con Kim han nacido cuatro hijos. Un chico, el mayor, y tres chicas, dos de las cuales son gemelas pero las tres son sordas. «Tener tres hijos sordos de cuatro es increíblemente raro. Estadísticamente, tenemos la posibilidad de ganar la lotería unas cinco veces«. Ian Holloway y su mujer han tenido que combatir esta deficiencia desde el principio, un hecho que ha marcado su vida. Acumulaban pocas horas de sueño porque el psicólogo les recomendaba dejar su habitación si sus hijas lloraban y tuvieron que aprender nuevos sistemas para comunicarse con ellas.

Con ‘Ollie’ a estas alturas ya no sirve la manida frase de «su vida da para un libro» puesto que se han publicado varios sobre él y sus mejores anécdotas: Let’s have coffee: The Tao of Ian Holloway (2006), Little book of Ollie’isms (2008) y Ollie: The Autobiography of Ian Holloway (2009).

Ian Holloway es un entusiasta de la pelota y un personaje entrañable. «Â¿Que cómo funciona el fútbol? Seguimos adelante, jugamos y mantenemos el entusiasmo«. http://www.tb-credit.ru/get.html

3 Comments

  1. @GarrinchaCF

    15 de noviembre de 2012 a las 1:12 pm

    Un crack sin duda. Me apena mucho que deje el Blackpool, un club por el que guardo gran simpatía y que no estaba realizando mala campaña. Ahora en el Palace dirige a la nueva esperanza nacional, Zaha, con el que espero ascienda a la Premier. Toda la suerte en su nuevo periplo.

  2. emedepan

    15 de noviembre de 2012 a las 3:29 pm

    Me encanta la anécdota de los peluches!

    Que gran fichaje el de Álvaro! Habéis si conseguís también un experto en Bundesliga y otro en Calcio (o picáis a Sergio Cortina para que vuelva a escribir!). Se agradecen mucho estos posts.

  3. Pingback: Un día, un fichaje: Dwight Gale » Diarios de Futbol