Caparrós no frena la sangría

El pasado 23 de septiembre Mallorca se iba a la cama con la satisfacción de ver a su equipo, contra todo pronóstico, durmiendo en posiciones de Liga de Campeones. Una racha inicial de tres victorias (Espanyol, Real Sociedad, Valencia) y dos empates (Málaga, Osasuna) situaba al renovado equipo de Joaquín Caparrós como una de las revelaciones del primer mes del campeonato. Una vez más, el nombre del técnico utrerano volvía a salir a escena. Con un equipo aparentemente diseñado para evitar el descenso pasando los menores apuros posibles y después de haber perdido a futbolistas decisivos como Iván Ramis, Chico o Chory Castro, el arranque de temporada presagiaba honores inesperados. Volvía a resaltarse el perfil de excelente motivador y de excepcional exprimidor de recursos escasos de Caparrós. Con Xim, se decía, un equipo diseñado para salvarse podría acabar sin excesivo problema en posiciones europeas.

Pero aquel partido ante el Valencia del 23 de septiembre no sólo trajo consigo la confirmación de una fantástica racha inicial. Rondaba el minuto 20 del choque cuando el tobillo izquierdo de Javi Márquez, emblemático fichaje bermellón, decidía mandar al futbolista catalán a la enfermería. Una baja inesperada y de complicada reparación. El doble pivote balear, clave en los buenos resultados del equipo, se venía abajo por la ausencia del exespanyolista. El quirófano y tres meses de baja. Drama.

Aquella fue la última victoria balear en esta Liga. Desde entonces, la racha es de cinco derrotas consecutivas. La última la de ayer en Riazor, en un partido en el que Caparrós volvió a fracasar en su intento de encontrar solución a la ausencia de su mediocentro, en la que desde aquel duelo ante el Valencia ha venido probando todas las combinaciones posibles con Tomás Pina, Pep Martí, João Víctor y Andreu Fontàs. Ninguna de las probaturas ha resultado satisfactoria y el Mallorca continúa echando por tierra un arranque de temporada que parecía prometer el cielo. Del estamos cabreadillos‘ de Getafe al nos vamos encabronados‘ de Coruña. Dos rachas radicalmente opuestas y una ausencia, la de Javi Márquez, decisiva.

Bilbao, 1977. Abogado. Una noche de lluvia y frío en (el viejo) San Mamés, una canción en el Riverside de Craven Cottage, un balón rodando por un descampado al caer la tarde. En Notas de Fútbol desde septiembre de 2005 hasta agosto de 2006. Cofundador de Diarios de Fútbol en agosto de 2006. borja.barba @ diariosdefutbol.com

13 Comments

  1. Miguelbuke

    5 de noviembre de 2012 a las 11:18 am

    La baja de Márquez personifica el rumbo que ha tomado el Mallorca. Él era el fichaje estrella del equipo (hasta la firma de Giovani) y sobre el campo actuaba como tal: Llevaba la manija del equipo, ordenaba con sus pases, tomaba responsabilidades a balón parado, y era intenso en defensa. No empezó siendo diferencial, pero estaba yendo a más hasta aquél partido contra el Valencia.

    Lo jodido es que no sólo se lesionó él, si no también su sustituto, Joao Víctor. No era brillante, pero hasta el momento cumplía, también podía lanzar a balón parado y con su perfil defensivo liberaba a Pina. Dos semanas después de lo de Márquez se rompió el ligamento anterior. Como resultado nos encontramos al cuarto centrocampista del equipo, Martí, muy mayor y destinado a un papel residual, teniendo que acumular muchos minutos y al nuevo fichaje, Fontàs, perdidísimo y sin saber dar lo que el equipo necesita.

    Para colmo, el jueves pasado también se rompió Uche, centrocampista del filial muy físico que le gusta bastante a Caparrós y venía de un calvarío de lesiones. El pobre tiene al menos para seis meses.

    Y eso que no he entrado a hablar de otros tres titulares lesionados para varios meses como son Nunes y Antonio López, además de la de Álvaro Giménez y las diferentes que se van dando (Arizmendi, Giovani, ahora Ximo…). Demasiado castigo para una plantilla de 23 jugadores (3 de ellos, porteros).

  2. Miguelbuke

    5 de noviembre de 2012 a las 11:27 am

    Fe de erratas: En el último párrafo debería poner “otros dos titulares”. Álvaro no debería serlo cuando se recupere.

  3. Borja Barba

    5 de noviembre de 2012 a las 12:03 pm

    @Miguelbuke
    ¿Uche tiene para seis meses?
    Pero venía de una lesión también de casi una temporada completa, no?
    Vaya desgracia.

  4. Miguelbuke

    5 de noviembre de 2012 a las 12:44 pm

    Sí, venía de pasar ocho meses en el dique seco por una rotura de ligamento anterior. El jueves fue su debut con el primer equipo -y su segundo partido, tras jugar con el filial- y tuvo la mala fortuna de romperse el menisco externo y la plastia que le pusieron en la operación de ligamento.

  5. Borja Barba

    5 de noviembre de 2012 a las 1:59 pm

    Vi la imagen en el partido, lo que no sabía es que había sido para tanto.
    Lo de las lesiones este año en Mallorca es para hacérselo mirar. ¿En Son Bibiloni hay césped u hormigón?

  6. Gontxo

    5 de noviembre de 2012 a las 3:22 pm

    Sobre todo lo del doble pivote, es que Javi Marquez era el único diferente. Martí, a un nivel muy preocupante, Fontas, Joao Victor o Pina no generan juego. Son destructores. Pina, tampoco crea juego aunque sea el más capaz de los 4. El problema, es que por mucho que sean destructores, esto no se traduce en seguridad defensiva. El equipo empezó bien pero comienza a hacer aguas atrás.

    Pero bueno. Yo creo que todavía no hay motivos de preocupación. Pesan 5 derrotas y ahora viene el Barça, pero Caparrós merece confianza. Se la ha ganado.

  7. xtaoth

    5 de noviembre de 2012 a las 3:29 pm

    De todas formas, son cinco partidos perdidos, pero hay que verlos también.

    Los dos primeros fueron el del Getafe y el del Granada. El primero, viendo los quince primeros minutos, estaba para sacar una victoria, pero expulsaron a Ximo Navarro (yo creo que es una entrada fuerte pero he visto muy pocas rojas directas por una entrada así) y 75 minutos en inferioridad no lo aguantas a no ser que seas Barça o Madrid.

    El segundo se fue bajando el nivel, pero volvió a ser decisivo un penalty y expulsión que, el penalty al menos, no era.

    De los otros tres partidos que quedan, estamos hablando de dos fuera de casa (Sevilla y Depor), que quieras o no, son salidas difíciles y otra en casa (Madrid) que bueno… para qué hablar.

    El problema han sido estas dos primeras derrotas, en las que han coincidido errores puntuales con las lesiones. Si se hubiese puntuado en Getafe y con el Granada, pues serían tres derrotas seguidas pero ninguna preocupante, a mi juicio.

    Lo peor es que ahora viene el Barça, y o hay sorpresón o será la sexta consecutiva. Todo el mundo mirará la estadística y verá las seis derrotas y el análisis (en la mayoría de casos) quedará aquí, cuando estoy convencido de que, una vez pasado el Barça, los resultados llegarán, quizás no como al principio, pero llegarán.

  8. pavel

    5 de noviembre de 2012 a las 7:22 pm

    Ayer vi en Riazor a un Mallorca paupérrimo. Únicamente salvo a Pina, que me pareció un jugador absolutamente dominante en el medio. Sin embargo, estoy de acuerdo con la opinión mesurada de Gontxo y Xtaoth. Caparrós es un valor seguro, y sus equipos juegan horrible pero con una disciplina admirable.

  9. Gontxo

    6 de noviembre de 2012 a las 4:26 am

    El del Depor fue con diferencia el peor partido Pavel. Incluso el 0-5 contra el Madrid resulta menos doloroso. Ayer nos e hizo nada. Yo salvaría también al central Geromel. Pero muy muy poco más.

  10. Pingback: Caparrós cesa, el Mallorca apura opciones » Diarios de Futbol

  11. Pingback: Noventa minutos para sufrir: Mallorca » Diarios de Futbol

  12. Pingback: Noventa minutos para sufrir: Mallorca | Deportes y Motor

  13. Pingback: Así fue la Liga: RCD Mallorca (18º) » Diarios de Futbol