El ‘super-sub’

Hace no demasiado tiempo, ver pasar fines y fines de semana con futbolistas del nivel de Modric, Higuaín, Balotelli, Chicharito, Walcott, Villa o Alexis Sánchez en el banquillo era algo que no se nos pasaba por la cabeza ni por asomo. La concentración de jugadores de élite no estaba tan marcada como lo está ahora, o esa era la sensación, y el cambio entre el once titular y los suplentes era algo más diferenciado.

Pero el término ‘super-sub‘ (super sustituto) va un poco más allá. No vale con ser suplente sino que necesitas tener un impacto decisivo en cada oportunidad que tengas de salir al campo. Es decir, tu equipo te saca porque puedes darle la vuelta al panorama y porque ya lo has hecho alguna vez. Significa renovar la ilusión por un encuentro apagado que dura 90 minutos y al que, con suerte, le quedan más de 20.

El último en sumarse a la lista, al hilo de su impecable racha goleadora viniendo desde el banquillo, en modo ‘super-sub‘ estrella, es Edin Dzeko. El delantero bosnio del Manchester City lleva 6 goles entre Premier y Champions League, de los cuales 5 han sido como suplente. Su partido contra el West Brom, donde salió a falta de poco más de 10 minutos, terminó de perfeccionar la teoría: los de Mancini perdían 1-0, Dzeko marcó dos goles y los citizens se impusieron por 1-2. «Nunca fui un super-sub antes de venir aquí», se quejó Dzeko tan pronto como comenzaron las comparaciones de su rendimiento con el de un sustituto rompedor. «Solía jugar siempre desde el principio y también marcaba muchos goles. Jamás seré un super-sub, yo quiero jugar«.

Es inevitable tratar el tema sin mencionar a Ole Gunnar Solskjaer, quizás el ejemplo más perfecto de todo este entramado. En una entrevista reciente en Fiebre Maldini hablaron con el delantero noruego sobre su mentalidad de suplente y sus formas de aprovecharse de la situación: «Cuando entro en el campo tengo la ventaja de haber visto lo que estaba pasando«, explicaba el ex delantero del Manchester United. «En media hora tenía que trabajar como si fueran noventa minutos«. No extraña, por tanto, que fuese Solskjaer quien decidiese, en el minuto 93 y saliendo desde el banquillo, la recordada final de la Champions League de 1999 contra el Bayern Múnich.

Siguiendo el recorrido histórico por los ‘super-subs‘ llegamos hasta el pelirrojo David Fairclough, delantero inglés del Liverpool de finales de los años 70, considerado como uno de los mejores en la materia de revolucionar partidos. Más cercanos en el tiempo quedan otros como Santiago Solari, prototipo perfecto de jugador número doce en el Real Madrid o uno de sus compañeros, Guti, a quien todos le encomendaban el pase perfecto en el minuto 85 que sentenciase el partido.

Fotografía | Manchester City

Madrid, 1991. Periodista. Me gustan los partidos feos en campos sucios.

11 Comments

  1. Maese Orangutan

    3 de noviembre de 2012 a las 3:58 pm

    El gran Henrik Larsson del Barça, por supuesto. Sólo por debajo de Solskjaer.

  2. corSo

    3 de noviembre de 2012 a las 4:40 pm

    El «Macanudo» Pizzi !! jejeje también un auténtico especialista en la materia 🙂

  3. pavel

    3 de noviembre de 2012 a las 4:43 pm

    Interesante concepto este del super-sub, más abundante ahora que hace 10 años. Me acuerdo ahora de Juan Sabas, que hizo una buena carrera jugando sólo segundas partes. Cambiando de balón, también se me viene el caso del inolvidable Vinnie Johnson, «el microondas».

  4. Gontxo

    3 de noviembre de 2012 a las 5:02 pm

    En el Mallorca tuvimos a Carlitos.

    De todas maneras, esto se aplica para jugadores ofensivos. Habría que ver cuantos cambios numero 12 son para amarrar con otro centrocampista, que rara vez sale de titular pero acaba jugando practicamente los 38 partidos ligueros.

  5. Álvaro de Grado

    3 de noviembre de 2012 a las 7:23 pm

    @ Maese Orangutan

    Henrik Larsson también estaba en mi lista, pero al final no lo mencioné 🙂

  6. theblues

    3 de noviembre de 2012 a las 11:18 pm

    Otros supersubs que se me vienen a la cabeza…

    – Walter Pandiani: Revolucionó muchísimos partidos saliendo desde el banquillo en el gran Dépor de Jabo. Casi todos con el mismo guión: partidos atascados por el centro, en los que había que recurrir al centro desde las bandas casi constante. Salía fresco, y casi siempre cazaba una (algunos días, incluso, cazaba 3, como la histórica remontada al PSG). Aún las sigue cazando en el Villarreal, con su papel de «super-sub» estelar en Segunda.
    – Ryan Babel: Tuvo un año en el Liverpool (no sé si fue su primera o segunda temporada) que me pasaba algo muy curioso con él. Cuando era suplente, no entendía por qué no era titular. Cuando era titular, no entendía por qué no era suplente. Fue una campaña en que revolucionó varios partidos importantes entrando desde el banquillo, aprovechando su potencia, pero de titular, no convencía.

  7. xtaoth

    5 de noviembre de 2012 a las 3:34 pm

    …Y que nadie haya mencionado a Zickler… ¡Vergüenza! 😀

  8. robe

    5 de noviembre de 2012 a las 4:13 pm

    Tener a Dzko de «super-sub» es un lujo que solo puede permitirse el City, que pena, este tio esta para ser delantero centro titular de cualquier equipo del mundo. (quitando Madrid y Barça)

  9. emedepan

    5 de noviembre de 2012 a las 5:17 pm

    El super-sub del City debería ser Tévez, con Dzeko y Agüero de titulares. Y Balotelli en un paquete con dirección a otro equipo.

  10. pavel

    5 de noviembre de 2012 a las 7:14 pm

    @The Blues,

    En aquel año, 2001-2002, había un super-sub más escandaloso que Pandiani en el Depor. Nada más y nada menos que Roy Makaay, que fue suplente de Tristán aquel año -y Bota de Oro al año siguiente. Pocos equipos han tenido a un killer tan escandaloso en el banquillo. Ahora mismo, sólo la dupla Benzema-Higuaín resistiría la comparación, Tévez y Ballotelli son superpaquetones comparados con el Camarón de la Algaba y con el infalible francotirador neerlandés. Nostalgia.

  11. Pingback: Bosnia ya es adulta | Ecos del Balón